Después de que Kiko Rivera (36 años) desvelase que había visto en Cantora los objetos personales que su padre, Francisco Rivera Paquirri, les dejó en herencia a él y a sus hermanos mayores, Francisco (46) y Cayetano Rivera (43)-y que Isabel Pantoja (64) declaró que habían robado-, los hijos de Carmen Ordóñez emprendieron acciones judiciales para que la tonadillera les entregase unos enseres que les pertenecen por ley. Una batalla de años que se reactivó tras el especial Cantora: la herencia envenenada. 

Noticias relacionadas

De este modo, Joaquín Moeckel -abogado de los hermanos Rivera- anunciaba recientemente que habían decidido presentar un requerimiento notarial para que constase de modo oficial que piden formalmente a Isabel Pantoja los objetos de su padre, que les pertenecen según la última voluntad expresada por Paquirri en su testamento. Hace dos días, Moeckel acudía a presentar dicho requerimiento al despacho de una notaria en Medina Sidonia, que se desplazaba poco después a Cantora para entregar a la artista el documento oficial. 

Isabel Pantoja en una imagen de archivo. Gtres

Pantoja, que tenía 48 horas para responder a este requerimiento notarial, lo ha hecho poco antes de que expirase el plazo. Y, para sorpresa de todos y según ha desvelado ¡HOLA! en exclusiva, la tonadillera se ha negado a entregar los enseres, asegurando que los objetos que vio Kiko el pasado 2 de agosto en Cantora no pertenecen a Francisco y a Cayetano, sino a ella misma y a su hijo.

De este modo, la tonadillera, que "continúa en sus trece", se ha negado a contestar a este requerimiento notarial "porque está covencida de que esos objetos le pertenecen y sigue pensando que tiene la razón", se ha informado en AR, por lo que se avecina una nueva batalla en los tribunales entre Isabel Pantoja y los hijos de Paquirri y Carmina Ordóñez.

Una información que la citada revista ha completado después de hablar con fuentes cercanas a la tonadillera. Y es que, según añade la publicación, Pantoja se niega a este requerimiento y aduce que la petición de Francisco y Cayetano se basa en un documento privado firmado en 1987 y que la artista no recuerda. Por tanto, al no recordar aquella rúbrica, la cantante se remite a la escritura de partición de la herencia de Paquirri, en la que no aparecen estos enseres de valor sentimental, sino solo los económicos

El misterio del 2 de agosto

Kiko Rivera en imagen de archivo. Gtres

En Cantora: la herencia envenenada Kiko Rivera reconoció que la relación con su madre sufrió un punto de inflexión el pasado 2 de agosto. Ese día pasó algo que todo lo cambió, y fue Jorge Javier Vázquez (50) quien se atrevió a contarlo después de recibir un mensaje autorizándole. "Me cuentan que en Cantora el 2 de agosto se abrió la habitación de Paquirri, que estaba siempre cerrada, y Kiko vio que estaba absolutamente todo lo de su padre. Cuando en su día se denunció el robo". Hay que recordar que Isabel Pantoja alegó que habían robado esas pertenencias como pretexto ante la solicitud de los hijos mayores de Paquirri, Francisco y Cayetano, quienes reclamaron durante años sus bártulos. Por tanto, se apuntó en el programa que, presuntamente, se habría cometido una "obstaculización a la justicia y denuncia falsa". Kiko tan solo aseguró entonces: "Para mí esto es súper fuerte. La puerta estaba abierta por casualidad. Lo único que sé es que en ese momento entré en estado de shock. Yo había entrado en varias ocasiones en esa habitación y allí no había nada. Durante toda mi vida he pensado que ahí no había nada". 

Aquella noche, y de manera totalmente sorprendente, Francisco Rivera llamó al programa para agradecer a su hermano pequeño todo lo que estaba haciendo por la memoria de su malogrado padre. Roto de dolor, embargado por la emoción y sin poder evitar las lágrimas, Francisco aseguró lo que sigue: "Estamos contigo, estás siendo muy valiente. Todo esto nos ha separado durante mucho tiempo, espero que esto se termine. Hay, por desgracia, mucho más. He estado callado por respeto a ti, hermano, para que no pasaras el sufrimiento y el dolor que hemos pasado nosotros. Te agradezco que estés ahí dando la cara". Y antes de colgar el teléfono, Francisco Rivera hijo se sinceró: "Yo ya sé esto hace muchos años, a mí no me estáis contando nada nuevo. Lo he sufrido en silencio y por respeto a mi hermano. Papá estaría muy orgulloso".

[Más información: Kiko Rivera y el cordón de oro de Paquirri: las pruebas que ponen en entredicho su historia]