Este miércoles se hacía pública en una revista del corazón la noticia de que Enrique Ponce (48 años) está grabando un disco en el que colabora su amigo Julio Iglesias (77). Sin lugar a dudas, se trata de una información cuanto menos sorprendente, aunque solamente para aquellos que no conocen y frecuentan al diestro de Chiva. Para los que sí, son sabedores de la pasión de Ponce por la música. Siempre le gustó cantar y su entorno, en celebraciones, lo ha jaleado para que amenizara veladas. 

Noticias relacionadas

Sus amigos, que los tiene y muy buenos y fieles, aseguran que cuenta con una voz "melodiosa" y "trabajada". Y es que, Enrique no solo es uno de los mejores toreros vivos que hay en España y allende los mares -en breve cruza el charco para hacer las Américas-, también se ha ocupado y preocupado por trabajar duro su voz, por perfeccionar, por mejorar. La música, el cante, es otro hobby cuando no está en la plaza. Ahora bien, ¿por qué se ha atrevido con un disco? ¿Cuánto tiempo lleva pergeñando este proyecto? ¿Cómo se gestó la colaboración de Julio Iglesias? JALEOS conoce más los detalles a raíz de la exclusiva de Diez Minutos

Se trata de un proyecto que Enrique venía meditando bastante tiempo. La idea del disco "surgió hace alrededor de un año", y lo que en un principio sonó improbable tomó forma. Su entorno se lo había dejado caer en varias ocasiones, pero él nunca lo tomó en consideración. Hasta que quiso lanzarse a la aventura. Junto a su profesión, y el golf, el cante le llena su tiempo libre. Lo consultó con los suyos; Paloma Cuevas (48) lo animó primero -"ella ha escuchado varias canciones"-, y Ana Soria (22) después. Cada una en su tiempo, como se explica a este periódico. Se metió en el estudio y comenzó a cantar, a probar, maqueta aquí, maqueta allá. 

Cuenta quien bien lo trata y conoce que en los últimos meses, confinamiento incluido, "se ha dedicado a ultimar detalles del disco", que "ya está listo", y Ponce se encuentra en disposición de negociar con algunas discográficas. Según la información que maneja este medio, son fundamentalmente dos las que están sobre la mesa: Universal Music -de la que es presidente Narcís Rebollo (50), pareja de Eugenia Martínez de Irujo (51)- y Sony. Esta última adquiere mayor vigor y sentido para Ponce, ya que es la misma de Julio Iglesias. Se cuenta que el cantante internacional "ha estado asesorando" a su amigo Ponce, y que su participación en el disco -cuyo nombre y dedicatoria "van a sorprender bastante"- fluyó en una conversación "informal entre amigos".

Ana Soria y Enrique Ponce en una imagen tomada este pasado verano. Gtres

Se conocen, se quieren y se admiran uno al otro. En las próximas semanas, se asegura, "se conocerán todos los detalles del disco" oficialmente. En otro orden de cosas, una fuente de total solvencia confía a este periódico que Enrique Ponce "piensa mucho en su futuro más allá de las plazas". Esa podría ser una de las razones por las que ahora, y no antes, se haya lanzado al disco. Eso sí, se hace constar que "aún hay Ponce para rato en el ruedo"

Además, se confirma que ha cerrado un contrato con la firma El Capote para la gestión y comercialización de los aceites que llevan su nombre. Esta empresa, de un tiempo a esta parte, no habría registrado los beneficios esperados y "se espera mucho" de esta alianza o fusión. Conviene recordar que El Capote es la misma empresa textil que desea contar con la imagen de Ana Soria. "Esta negociación está cerrada ya", se cuenta, a la espera de una confirmación oficial por parte de los interesados. En otro plano, en el sentimental, se aclara que Enrique y Ana, efectivamente, cuentan con una casa alquilada en Almería que está equipando, como avanza Semana, pero su residencia fija "estará en Madrid"

Enrique no firma el divorcio

La firma del divorcio está estancada: Ponce sigue sin firmar. Todo indica que, como llega a este periódico, será "durante estas semanas" cuando se rubrique la estampa del diestro. La de Paloma ya está estampada. Hace unos días, el periodista Jesús Manuel Ruiz explicaba que esta medida, la de no firmar el divorcio, era tomada por algunos matrimonios que optaban por quedarse "en la separación judicial", que es el paso previo al divorcio. De este modo, según se relató, la expareja, en caso de querer volver en un futuro, no tendría que contraer matrimonio de nuevo.

Una línea de hipótesis que casaría con la decisión de Paloma de no facilitar la nulidad eclesiástica, que por otro lado nunca se le reclamó. De momento, no existe versión oficial ante la ausencia de firma de Ponce. Este periódico ha hablado con un amigo del torero, quien se limita a argumentar el alto nivel de trabajo de Enrique: "No ha parado y no ha tenido hueco". Tiempo al tiempo. 

Por su parte, Ana Soria estudia su primera oferta para ser imagen de una marca de ropa. Como es lógico, las firmas luchan por tener en exclusiva a las personalidades e influencers más cotizadas del momento. Y a nadie se le escapa que la joven almeriense que ha enamorado al diestro de Chiva es el fichaje del momento. Cotiza al alza. De hecho, son muchas las propuestas que ha tenido sobre la mesa. Todos quieren tener a Ana Soria, desde revistas y programas de televisión hasta photocalls y marcas de renombre. Ese ha sido el caso de El Capote. Desea fichar al reclamo del momento. 

[Más información: La decisión de Paloma Cuevas sobre sus hijas y el desconocido apoyo que ha tenido tras la ruptura]