Terelu Campos (54 años) ya respira tranquila tras varios meses de plena incertidumbre. La colaboradora de Viva la vida al fin ha podido empezar a hacer su mudanza, gestión que quedó paralizada y aplazada debido a la pandemia por el Covid-19 y su respectivo tiempo de confinamiento. De todo ello ha sido testigo JALEOS en primicia.

Noticias relacionadas

Esta situación de bloqueo sorprendió a mediados de marzo a Terelu como a tantos miles de ciudadanos que iban a comenzar una nueva etapa en otro hogar cuando el coronavirus se asentó de forma virulenta en España. Así lo explicaba ella misma en su programa donde confesaba ante Emma García (46) que todavía no podía mudarse a su nuevo apartamento: "Tengo en puertas una mudanza pero ahora es inviable que pueda irme la semana que viene. Estoy haciendo limpieza de armarios, así cuando pueda hacerla tengo todo preparado".

Tras 10 meses con el cartel de 'Se vende', Terelu consiguió vender su lujoso ático en Aravaca por 1,4 millones de euros. Ahora, la hija de María Teresa Campos (78) vivirá en un piso en la misma localidad y pagará más de 2.000 euros al mes de alquiler. Pero antes de que la colaboradora dé comience a vislumbrar la que será su nueva vida en esta vivienda, ha tenido que sacar sus muebles preferidos y elementos decorativos así como enseres personales del que hasta ahora era su hogar -en el que ha pasado el confinamiento durante un mes junto a su madre-.

El camión llegaba este miércoles por la mañana a Aravaca y estacionaba frente al gran portón de entrada de la casa de Terelu. Por ese arco de acero iba y volvía un trabajador cargado con los muebles más especiales de la colaboradora. JALEOS ha conseguido en primicia las fotografías del momento. Un colchón, varias cómodas, sillas de diseño, banquetas altas... como si de un catálogo se tratase, el hombre de camiseta verde cargaba a sus hombros decenas de artículos con el sello Campos.

Algunas de las piezas han llamado mucho la atención. Terelu ha sacado de su ático un elemento decorativo con forma de tronco de árbol, tampoco ha querido olvidarse del robot de cocina ni de las tumbonas de la terraza. Y a ella, que le encanta broncearse pero teniendo cuidado de no exceder su piel al Sol, también ha hecho acarrear con la sombrilla al mozo de mudanza, desde su casa hasta el interior de ese camión que ha atesorado por unos horas los enseres más importantes de Terelu Campos.

Su ático de lujo

El pasado mes de julio de 2019 Terelu se vio obligada a poner a la venta su impresionante ático de Aravaca y durante meses fue su mayor quebradero de cabeza, hasta el punto de que perdió la esperanza por venderlo, y se  negaba por todos los medios a bajar el precio. Se valoró en 1,4 millones de euros como precio de salida y la colaboradora necesitaba que esa cifra se respetara porque necesitaría de forma imperiosa liquidez. Por este motivo, el pasado otoño, sin tener aún noticias de ningún posible comprador sólido, la situación la tenía "muy inquieta y desesperada".

Finalmente, y cumpliendo con sus deseos, la hermana mayor de las Campos ha vendido el ático que tantos recuerdos guarda para ella a una pareja "muy simpática y sensata", por lo que asegura que la deja en buenas manos. Ahora, con los muebles esenciales ya fuera de la vivienda, elegirá cuáles quiere llevar a su "una nueva casa, más pequeña y amoldable a sus necesidades".

[Más información: Terelu Campos, desesperada, pone a la venta una nueva propiedad]