Desde el comienzo de la cuarentena, María Teresa Campos (78 años) ha extremado las medidas de seguridad para evitar un posible contagio de Covid-19. Por ello, se ha refugiado en las casas de sus hijas, Carmen Borrego (53) y Terelu Campos (54), para no pasar estas largas semanas de confinamiento en soledad. Y, a pesar del arropo de su familia, la presentadora ha explicado que le está resultando especialmente duro porque la ha cogido baja de fuerzas.

Noticias relacionadas

"Estoy bien, todo lo bien que se puede estar en una situación como esta. Está resultando más duro para mí porque me ha cogido débil psicológicamente hablando. Hay cosas que no supera uno en un día o en dos", ha desvelado en Conversaciones en Fase Zero.

María Teresa Campos, en el nuevo programa de Risto Mejide.

Una dura situación que le ha servido para reflexionar y para poner en valor la importancia de la gente que la rodea, sobre todo sus hijas. "Tengo que dar muchísimas gracias por tener la familia que tengo. Primero estuve con Carmen y luego me dijo Terelu que me viniera aquí", ha señalado, "mi ángel de la guarda son mis hijas y mi familia". 

Tal y como ha explicado la presentadora en varias entrevistas durante la cuarentena, en casa también mantienen las medidas de seguridad para evitar un posible contagio porque ella es una persona de alto riesgo. "Algunas veces a mí me parece una exageración, pero por las tardes jugamos a un juego francés, me hace ponerme una mascarilla y unos guantes de esos de látex... que no veas lo que es barajar las cartas con eso", ha señalado Risto Mejide (45).

"Aquí no entra nadie en esta casa. Mi zona es abajo donde está mi dormitorio y el baño. A la cocina no me deja entrar, y si viene alguien no me deja verlo", ha añadido la presentadora. 

Carmen Borrego y Terelu Campos han sido un apoyo fundamental para María Teresa Campos durante estas semanas de confinamiento. Europa Press

Unas precauciones cuidadas que le hacen valorar mucho más la vida que tenía antes y las pequeñas acciones cotidianas que pasaban desapercibidas en nuestro día a día. En especial recuerda lo último que hizo antes de confinarse: Fui a los grandes almacenes a comprar algo por si me faltaba, de ropa o de maquillaje y luego así ya me quedaba en la casa", ha asegurado con cierto tono de humor. 

María Teresa Campos ha explicado, además, que durante este tiempo de confinamiento está reflexionando sobre cómo está afrontando la sociedad este duro momento: "Vivimos en el miedo y no se puede vivir en el miedo, pero ahora no hay otra ya que el virus se ha apoderado de todos nosotros", ha explicado. 

Carmen, positivo en Covid-19

El coronavirus ha golpeado duramente a la familia Campos después de conocer que Carmen Borrego ha dado positivo en Covid-19. La hija de María Teresa estaba sufriendo unos fuertes dolores musculares y una gastroenteritis aguda cuando decidió someterse a un primer test que confirmó que había contraído la enfermedad, según desveló Lecturas. 

Carmen Borrego ha dado positivo en coronavirus.

Su situación no reviste gravedad, y actualmente se encuentra aislada en su casa de Majadahonda batallando sola contra el coronavirus. Su mejor apoyo en estos momentos está siendo su marido, José Carlos Bernal, que se ha volcado en su cuidado para que siempre tenga todo lo necesario durante este dura lucha. 

Siguiendo las estrictas medidas de prevención que han marcado las autoridades para el cuidado de enfermos de Covid-19 en sus domicilios, Borrego y Bernal no tienen ningún tipo de contacto. La hermana de Terelu Campos permanece encerrada en su dormitorio y para comer o recibir cualquier cosa que necesite su marido le deja una bandeja de comida en la puerta.

Sola en su habitación y alejada de su hermana y de su madre (con quienes mantiene una gran relación), la lucha contra esta enfermedad la ha afectado anímicamente y fuentes de su entorno han señalado que está muy baja de moral y especialmente preocupada por su madre. 

[Más infromación: La lujosa casa de Carmen Borrego: rincones inundados de fotos y decoración recargada y clásica]