Hace menos de un mes que Kiko Hernández (43 años) colgaba el cartel de 'Se vende' a una de sus propiedades en Madrid y ya ha rebajado el precio de venta considerablemente, según ha podido conocer JALEOS en exclusiva. Parece que el colaborador de televisión tiene prisa por deshacerse de esta impresionante casa, que se encuentra en uno de los barrios más castizos de la capital. El piso, situado en la zona de Chamberí, se vende actualmente por un precio de 725.000 euros. 70.000 euros menos que su cantidad de venta inicial fijada en 795.000 euros.

Noticias relacionadas

Se trata de una vivienda que cuenta con 151 metros cuadrados repartidos en una sola planta. "Magnífica vivienda exterior muy luminosa, en quinta planta, situada en Luchana", reza el anuncio en un conocido portal inmobiliario. "Dispone de un amplio hall, gran salón de 30 metros con grandes ventanales que llenan este espacio de mucha luz natural. Tres habitaciones con armarios empotrados. Dos dobles (una, con vestidor privado) y una individual. Dos baños completos, (uno, en suite principal) y una cocina independiente totalmente equipada.

Otras de las características del inmueble son sus techos altos de 3,5 metros y suelos de espiga. Cuenta con calefacción central para el invierno y aire acondicionado para el verano. En el precio de venta se incluye el trastero

La finca donde se encuentra es "un bonito edificio clásico en esquinazo con chaflán y portal representativo". Además, los vecinos cuentan con portero físico. Su excelente ubicación, en un barrio con mucha historia y rodeado de todo tipo de servicios, la convierte en una oportunidad magnífica para los compradores.

A través de las imágenes del anuncio del piso, Kiko Hernández ha dejado patente el estilo que le gusta para su hogar. Espacios amplios, con enormes ventanales por donde penetre la luz, son algunos de los requisitos del madrileño a la hora de escoger un lugar para vivir. A pesar de que el piso se encuentre vacío, por el color de las paredes y de los muebles, se presupone un gusto por la decoración moderna. Techos blancos con acabados de moldura en escayola, pintura gris para el resto de las paredes, muebles blancos y suelos de madera es el patrón que se sigue en todas las estancias de la casa.

Obsesionado con la privacidad

Kiko Hernández vive actualmente en un chalet en una de las urbanizaciones a las afueras de Madrid con sus hijas, Jimena y Abril, nacidas por gestación subrogada. La seguridad de las pequeñas siempre ha sido una especie de obsesión para el ex gran hermano, más aún desde que unos ladrones entraran en otra de sus propiedades madrileñas y robaran numerosos objetos de valor y unas grabaciones.

Kiko Hernández en una imagen de archivo. Gtres

Después del robo en 'Villa Chatín' y de la filtración de su número de teléfono móvil en televisión, Kiko envió un comunicado a todos los medios de comunicación para 'blindar' la privacidad de las menores. "Las dos hijas, menores de edad, tienen el mismo grado de protección que cualquier otro menor, independientemente de que su padre sea una persona conocida en los medios por su trayectoria profesional. D. Kiko Hernández no va a permitir ningún tipo de seguimiento ni acoso, ni persecución de reporteros o fotógrafos cuando esté acompañado de sus hijas".

Tras el polémico paso de Kiko por la tercera edición de Gran Hermano -la única presentada por Pepe Navarro (68)- se convirtió en colaborador de diferentes programas hasta llegar a Sálvame, donde lleva 11 años. Actualmente compagina su trabajo en el programa de Telecinco con sus ensayos de teatro. Hernández está a punto de cumplir su sueño de ser actor de teatro. El próximo 18 de septiembre debutará en el Teatro Municipal José María Rodero en Torrejon de Ardoz con la obra Distinto.

[Más información: Kiko Hernández pone a la venta su impresionante piso de Madrid: sabemos por cuánto]