Olivia de Borbón (45 años), hija del sexto duque de Sevilla, Francisco de Paula de Borbón y Escasany (76) y de Beatriz von Hardenberg (72), está totalmente destrozada tras la repentina muerte de su hermana pequeña. Cristina Elena de Borbón fallecía el pasado 13 de febrero en el hospital madrileño Puerta de Hierro tras sufrir un accidente del que no han trascendido datos y sobre el que la familia ha preferido no entrar a comentar. 

Noticias relacionadas

"Como imaginarás, estamos devastados", declara Olivia a JALEOS en las que son sus primeras declaraciones a un medio de comunicación tras el fatídico revés que acaba de sufrir su familia. Dentro de esta difícil situación hay una persona aún más afectada. Ella es Beatriz, madre de Cristina y Olivia, que se encuentra delicada de salud y esta trágica circunstancia, como es natural, no ha hecho más que agravarla.

Olivia de Borbón y su marido, Julián Porras, en el funeral de Cristina Elena de Borbón.

"Cualquier cosa que queráis (los periodistas), prefiero que contactéis conmigo y no con mi madre, que se encuentra delicada de salud", subraya Olivia a este diario cuando se interesa por su progenitora. La aristócrata, que fue, además, directora de la revista Vogue, no pudo tan siquiera viajar desde Marbella, ciudad en la que vive desde hace años a Madrid, para dar el último adiós a su hija pequeña. 

El histórico apellido de Olivia la vincula directamente con la Familia Real española. Sus lazos de sangre están ahí, aunque para encontrar el nexo de unión entre Felipe VI (52) y ella haya que viajar hasta finales del siglo XVIII, principios del XIX. Este medio ha preguntado a la empresaria si desde la Casa Real en nombre de los Reyes -reinantes o eméritos- han enviado algún mensaje de cariño por la muerte de Cristina y la respuesta de Olivia ha llegado cargada de prudencia y discreción: "Hemos recibido condolencias de todos los que nos aprecian: amigos y familiares".

La fortuita muerte de Cristina

Las hermanas Olivia y Cristina de Borbón en un evento juntas.

Hace exactamente 20 días se conocía la noticia de que Cristina de Borbón von Hardenberg, la hija menor del duque de Sevilla y la alemana Beatriz von Hardenberg, encontraba la muerte a la temprana edad de 44 años tras sufrir un accidente. A pesar de ser la hija menos mediática del exmatrimonio, Cristina siempre estaba al lado de su hermana mayor, Olivia, y era muy habitual verlas juntas en Marbella.

La marcha de Cristina ha dejado destrozada y en shock a la alta sociedad española y en concreto a sus familiares y amigos más directos. Hace apenas unos días, Olivia retomaba su actividad en las redes sociales exclusivamente para dedicar unas emotivas palabras de su hermana fallecida. Una bonita misiva en la que subrayaba los rasgos más destacados de su personalidad y con la que rememoraba sus momentos de complicidad como hermanas. 

"Mi querida Cris, siempre te decía que cuando sonreías iluminabas este mundo. Tu alma pura y tu bondad estaban por encima de todo. Yo te recordaré así. Eres parte de mi y siempre te llevaré conmigo. Sé que ahora estás en un sitio maravilloso donde no faltarán las risas y la alegría. No tengo ninguna duda que estarás cuidándonos como siempre has hecho.... pero te voy a echar de menos cada segundo. Sé feliz, mi ratona", comenzaba el texto.

Y concluía con un agradecimiento a todos aquellos que le han demostrado su cariño y amor en estos momentos tan difíciles: "Quiero dar las gracias a todas las personas que nos han acompañado y que han estado pendientes de nosotros. A todos los que me habéis mandado mensajes y a todos los que habéis rezado una oración por mi hermanita".

Beatriz von Hardenberg junto a sus tres hijos: Olivia, Francisco de Paula y Cristina.

Cristina: una mujer alegre y una gran 'chef'

Cristina Elena de Borbón tenía una empresa de catering que llevaba su nombre y era la encargada de poner el sabor a los eventos más exclusivos de la jet set española e internacional. Al ser preguntada si su apellido la ayudaba a la hora de colarse en estas grandes fiestas como profesional de la gastronomía, ella siempre respondía con lo siguiente: "Ayudarme no me ayuda. La gente tiende a pensar que lo mío es un capricho…. Por muy Cristina de Borbón que sea, si fastidio un plato y el cliente no vuelve por el restaurante, es culpa mía, y quien se resiente es el dueño o el chef".

La aristócrata estudió el degree de Communications en el The CIS -College for International Studies- en Madrid, mismo centro universitario donde están matriculados actualemente Felipe Froilán (21) y Victoria Federica de Marichalar y Borbón (19). Rápidamente se cambió a la rama de turismo, que tampoco terminó de convencerla, por lo que decidió continuar con sus estudios, esta vez en el Institute of Culinary Education, en la ciudad estadounidense de Nueva York.

Sus redes sociales eran un escaparate de alegría, uno de los adjetivos con los que sus íntimos se referían a ella, "una mujer muy alegre". Sin embargo, una petición de la familia ha provocado que su cuenta de Instagram haya sido inhabilitada en las últimas horas. 

[Más información: Muere Cristina de Borbón tras un accidente a los 44 años de edad]