Eva González (39 años) y Cayetano Rivera (42) están pasando, sin lugar a equívoco, una de las peores etapas de su vida a nivel personal después de que vieran la luz esas imágenes del diestro paseando por Londres con otra mujer. Fue la semana pasada cuando la estabilidad, al menos mediática, saltaba por los aires para uno de los matrimonios más sólidos del panorama nacional. Tras las fotografías, vino el enfado público de Cayetano y la ansiada reaparición de Eva; luego, la estampa familiar y el comunicado de la amiga de él. 

Noticias relacionadas

Todo de seguido y en cascada en un margen de siete intensos días. El puente de la Constitución lo empezaron juntos camino de Sevilla, pero luego se separaron físicamente: ella se fue a París y él a una boda solo. De estos planes, la información que maneja este medio es que Eva se fue a París "para alejarse del barullo mediático y tomar distancia", pero que, no obstante, era un viaje consensuado en pareja. 

Con todo, de esta suerte de triángulo -Karelys Rodríguez (26), Cayetano y Eva-, solo esta última continúa callada. Ni para bien ni para mal: nada ha salido de su boca. Ni una mínima referencia, tan solo se ha podido traducir algo a través de sus gestos en su reaparición pública tras el escándalo. En esa línea, JALEOS ha podido conocer que ese hermetismo tan vasto se ha hecho extensible a su entorno: nadie habla sobre el tema. Las fotos en Londres son tabú. Y si se atiende, se tira de prudencia. Ni siquiera sus amigas conocidas han roto su silencio.

Se apunta a este medio que esa es la forma "de proteger, ayudar y apoyar" a Eva en estos complicados momentos. Porque, por encima de todo lo que se ha dicho, e incluso de las presumibles explicaciones que haya recibido de parte de su marido, "no es plato de buen gusto para nadie" esta situación. No se sale de lo políticamente correcto, pero Eva sigue callada. Y es ese silencio el que continúa teniendo en vilo a algunos medios de comunicación. En este punto, cabe decir que ese mutismo se ha instaurado también en las redes sociales del matrimonio, que llevan días inactivas. Ninguno postea nada, cuando hasta la llegada del escándalo eran más o menos asiduos a compartir con sus seguidores su quehacer diario.

La última publicación de Cayetano en Instagram data del 26 de noviembre, un día antes de que vieran la luz las imágenes que todo lo cambiarían, y en Twitter no publica desde que dejó patente que todo lo pondría en manos de la justicia. Por su parte, Eva se asomó por vez última a Instagram el 28 de noviembre -en plena polvareda mediática tras las imágenes-, pero no para pronunciarse: tan solo para promocionar una marca publicitaria. Y en Twitter solo se ha dedicado a retuitear cuestiones acerca del programa La Voz Kids. ¿Hasta cuándo durará el silencio?

Eva González y Cayetano Rivera en su primera reaparición tras el escándalo. Gtres

El comunicado de la amiga que no aclara la relación

Fue el pasado lunes cuando Karelys Rodríguez emitió un comunicado después de las informaciones que se han vertido sobre su persona en los medios. En el mencionado escrito se apuntaba a que estas informaciones "solo suponen el inmiscuirse en vidas ajenas, escudriñando su vida privada y carentes del más mínimo interés general, que doña Karelys no tiene ninguna obligación jurídica de soportar". Con todo, los letrados solicitan que se retire toda información sobre su representada y detallan que este "acoso mediático" está perjudicándola a nivel personal y profesional, a la vez que supone un menoscabo en su honor e intimidad.

Cayetano Rivera en montaje JALEOS junto a Karelys Rodríguez.

Muy agobiada y superada por el interés mediático, la joven estudia emprender acciones legales contra los medios de comunicación que continúen hablando y, sobre todo, injuriando sobre su persona. Entiende la joven que no es un personaje público y que esas imágenes "vieron la luz en contra de su voluntad", tal y como apunta a este medio alguien cercano a ella y que bien la quiere: "Ella jamás lo habría consentido y nunca lo ha buscado. Jamás quiso ser famosa ni entrar en ese mundo". Así y todo, se explica que Rodríguez desea por todo los medios frenar este río informativo. ¿Por qué nadie zanja de una vez por todas las especulaciones? ¿Por qué tanto el diestro como esta mujer se afanan únicamente en preservar su honor y el de los suyos? ¿A qué se debe esta reserva? 

[Más información: Karelys y Cayetano Rivera, una relación personal que ninguno de los dos explica abiertamente]