Los protagonistas de esta semana tienen nombre y apellido: Cayetano Rivera (42 años) y Karelys Rodríguez (26). El torero es un rostro de sobra conocido en el panorama nacional, pero su amiga fue durante horas todo un misterio al que solo se le ponía cara gracias a las fotografías que mostraba la portada de la revista Semana. Esas imágenes, mudas pero expresivas, han sido durante días las más deseadas por el gran público y la comidilla de las tertulias del corazón en platós de televisión y en bares y hogares de toda España.

Noticias relacionadas

Al fin, el miércoles 4 de diciembre a las cinco de la madrugada la citada publicación mostraba en su página web la ansiada portada. "Cayetano Rivera, con una amiga en Londres", se podía leer en su titular principal. Las fotografías de la primera plana probaban la complicidad entre el diestro y la joven abogada debido a un semiabrazo en el que él aparecía cogiéndola de la cintura. Pero en el interior de la revista había más. La pareja de amigos se encontraba disfrutando de un tiempo de ocio y charla en el Royal Quarter Cafe, un bar de cristaleras muy cercano al Bukingham Palace, tomando una cerveza (él) y un vino blanco (ella). Lo llamativo de esas instantáneas es la forma en la que ambos se miran y se tocan; y todo ello quedó registrado en la cámara del fotógrafo inglés que captó el momento. De esta manera, lo que se antojaba como una jornada de reunión -¿amistosa?- por 11'40 euros, que es lo que costaron sus bebidas, se transformó en una ardua negociación económica que haría estallar uno de los escándalo amorosos más sonados del panorama rosa español.

Portada de la revista 'Semana' con las polémicas fotografías.

Las fotos se convirtieron en el tema más comentado de las tardes de Sálvame durante días y tras su publicación, JALEOS puede desvelar los datos monetarios que se manejaron en el proceso de compraventa de las mismas. Según deslizan fuentes conocedoras del asunto a este medio, en un principio la parte gestora de las imágenes solicitó un desembolso de alrededor de 50.000 euros a quien quisiera adquirirlas. Sin embargo, durante las negociaciones se valoró que tal reportaje no obtendría un valor mayor a los 20.000 euros, una cifra igualmente alta (aunque fue comprada por menos) que no hubiera sido posible si no fuera por las continuas tardes de tertulia, adivinanzas, y datos a cuentagotas que se llevaron a cabo desde el plató de Sálvame en los días previos a la compra.

Este modo de actuar del programa hizo que el interés del público por conocer al protagonista de las imágenes se acrecentara cada día más, y esta curiosidad creada en el espectador consiguió inflar un precio que en un principio no tenía excesivo peso pues en las fotografías no existía en sí una prueba fundamental de "deslealtad", que fue como se vendió el tema en su origen.

Además, el descuido de Kiko Matamoros (62) durante el pasado 29 de noviembre al mencionar el nombre de "Cayetano y esta chica" que hizo saltar todas las alarmas y al que las redes sociales pusieron apellido empeoró la situación. Entonces, Cayetano Rivera emitió un comunicado en el que anunciaba "su firme intención de poner en manos de la justicia el asunto y a todo aquel que colabore en la difusión de las citadas especulaciones".

Ese movimiento público del torero hizo que las imágenes tuvieran que tratarse de otro modo, con mayor cuidado, y limitando la definición de la relación a una simple "amistad", lo que volvió a desinflar las expectativas y el precio.

Finalmente, según lo que se hace llegar a este periódico, el acuerdo entre las partes y la compraventa se fraguó en torno a los 15.000 euros, una cifra nada reseñable para las imágenes de una portada. Sin embargo, su impacto y las cifras de venta de la revista sí se consolidan con altos números, lo que concluye con una negociación muy a favor de Semana, cabecera que posee la exclusividad de las polémicas fotografías.

Cayetano junto a su esposa Eva González, y Karelys Rodríguez, en una imagen de sus redes.

Además, aunque en un primer momento se desechó la posibilidad de que existieran más instantáneas sobre la quedada entre Karelys y el marido de Eva González (39), tal y como ha informado Pilar Vidal, directora de la revista Corazón, en Espejo Público, el fotógrafo estaría intentando vender más material de ese encuentro esta vez por un valor de 5.000 euros.

[Más información: La otra preocupación de Cayetano Rivera: la identidad de la persona que encargó las fotografías]