Rafa Nadal (33 años) y Xisca Perelló (31) descuentan los días para verse convertidos en marido y mujer, tras un noviazgo de 15 años. Poco dados a hablar de su vida privada, los detalles de su enlace se han ido conociendo poco a poco, y después de conocer la fecha de su boda, el próximo 19 de octubre, se desvelaba el enclave en el que tendrá lugar la celebración: en una exclusiva finca de Pollença. Así, el futuro matrimonio ha decidido contraer matrimonio en este enclave paradisíaco, para posteriormente trasladarse a Sa Fortalesa donde se celebrará el banquete.

Noticias relacionadas

Con el afán de protegerse de los flashes y mantener su privacidad a raya -la discreción ha sido el leitmotiv de la pareja-, y la de los cerca de 500 invitados que se espera que asistan al enlace, los de Manacor se han decantado por una de las fincas más impresionantes de Mallorca: Sa Fortalesa, un castillo del siglo XVII situado en la península de la Punta Avançada de Pollença. Se trata de una lujosa propiedad construida en 1628, que ya ha sido escenario de otras grandes bodas de deportistas como la del futbolista Gareth Bale (30) o la del jugador de baloncesto, Rudy Fernández (34).

Rafa Nadal y Xisca en una imagen tomada en 2012. Gtres

Está previsto que a la boda acudan personajes de gran importancia en el mundo del deporte, de la cultura y de la política, así como algunos compañeros de profesión como Feliciano López (37) o Fernando Verdasco (35), ambos junto a sus parejas; y deportistas de élite como Pau Gasol (39) o Iker Casillas (38), entre otros.

Lo cierto es que esta elección no es baladí, ya que responde a la perfección a la seguridad y el celo que intenta imponer los novios: es muy complicado acceder a este enclave sin permiso, pues se trata de un espacio privado extremamente vigilado y controlado. Sin embargo, se puede llegar a los terrenos de la finca de tres maneras distintas: por tierra, mar y aire. Entre sus prestaciones, la finca dispone de un aeródromo por el que, presumiblemente, aterrice el rey emérito Juan Carlos (81), uno de los invitados más insignes. 

Uno de los puntos por los que este enclave es uno de los más exclusivos de Mallorca es por el precio que hay que desembolsar por él. Y es que, no todo el mundo puede pagar el saldo que cuesta el alquiler de este lugar. Ahí, un día de celebración rondaría los 40.000 euros. La propiedad dispone de 87.000 metros cuadrados y sus construcciones interiores abarcan cerca 20.000 metros cuadrados. 

A principios de año se conoció que Rafa Nadal y su novia desde la infancia habían decidido contraer matrimonio. La noticia se hizo pública a través de una revista, un hecho que no terminó de gustar al tenista, siempre tan receloso de su intimidad. "No voy a contar nada, ya me ha molestado bastante que saliera hoy en prensa...", aseguró en su momento a un diario mallorquín.

"Quieres preguntarme sobre la boda, ¿verdad?", continuó Nadal a los reporteros sonriendo. "Entiendo que hagáis vuestro trabajo, pero no voy a decir nada". El tenista pidió a los periodistas que comprendieran que nunca ha informado "de nada de esto", y que no va a hacerlo ahora. Justo en 2017 corrió el rumor de que la pareja había contraído matrimonio en la más estricta intimidad, enlace que fue rápidamante desmentido por el entorno del tenista español más internacional. 

Su historia de amor 

Fue durante la etapa escolar de Xisca cuando conoció al deportista: la hermana del tenista, gran amiga de Perelló, les presentó. Una amistad que le acabó uniendo a Nadal desde que en 2005 comenzaran a salir formalmente, algo de lo que tan solo era consciente su entorno más cercano. Y es que, ni siquiera muchos de sus compañeros de carrera lo sabían. Fue, de hecho, en la graduación de la joven cuando la relación comenzó a ser más conocida. 

[Más información: Xisca Perelló ya ha elegido diseñadora para su boda con Rafa Nadal]