Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas en Nueva York en un montaje de JALEOS.

Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas en Nueva York en un montaje de JALEOS.

Famosos DESDE LA DISTANCIA

Luis Alfonso de Borbón: yo, en Nueva York con famosos; y tú, en el Valle de los Caídos

El Gobierno ha aprobado la exhumación de Franco para el 10 de junio y su bisnieto se refugia rodeado de 'celebrities' en la Gran Manzana.

Noticias relacionadas

La discreción es una de las máximas que Luis Alfonso de Borbón (44 años) siempre ha abanderado y que su mujer, Margarita Vargas (35) ha llevado a rajatabla, al menos en lo que a su vida privada se refiere. Todo lo contrario de su madre Carmen Martínez Bordiú (68), que no cesa en lavar la ropa sucia en los patios de vecinos más lucrativos y mediáticos. Sin embargo, la actitud del hijo de la nietísima cambia radicalmente en cuanto entra en juego la lucha por la memoria de su bisabuelo Francisco Franco, y más aún tras la aprobación de la exhumación del dictador, algo por lo que enérgicamente siempre se ha proclamado en contra, como portavoz absoluto de la familia. Pero la mayoría de meses del año, el Valle de los Caídos le queda muy lejos, concretamente a 5.767 kilómetros, pues tiene su refugio temporal en una exclusiva zona de Nueva York.

Luis Alfonso en el Valle de los Caídos en su visita a la tumba de su bisabuelo.

Luis Alfonso en el Valle de los Caídos en su visita a la tumba de su bisabuelo.

La familia Borbón-Vargas ha encontrado en la Gran Manzana su escondite perfecto para vivir su fama y riqueza sin que nadie les eche nada en cara, lejos de cualquier polémica que suscite el tema actual de los restos de Franco. Allí, en el barrio del Upper East Side de Manhattan (el más exclusivo de la ciudad) poseen un lujoso apartamento con impresionantes vistas a la isla y a pocas manzanas del Hospital Presbiteriano Lenox Hill, donde nació hace poco más de un mes su cuarto hijo, Enrique de Jesús.

Desde el comienzo de la Gilded Age (periodo en la historia de Estados Unidos de la década del 1870 a la del 1890), el Upper East Side se convirtió en el asentamiento perfecto de las mastodónticas mansiones de las todopoderosas familias americanas como los Rothschild, los Rockefeller, los Vanderbilt o los Astor. Sin embargo, la especulación inmobiliaria obligó a demoler la mayoría de estos palacios para construir dos tipos de apartamentos de lujo que en función del régimen de propiedad se dividen en condominios y cooperativas.

Ver esta publicación en Instagram

Querida @margaravs, Muchísimas #felicidades por estos 14 maravillosos años que he disfrutado junto a ti, habiendo podido formar una hermosa #familia, con nuestros tres #hijos y el que viene, que me hacen tan dichoso. Le doy #gracias a #Dios por haberte puesto en mi #camino y espero que nos conceda muchos más, para poder seguir disfrutando de este #sueño hecho #realidad. #Tequiero Chère @margaravs, Mille #félicitations pour ces 14 merveilleuses années que j'ai passé avec toi, ayant pu former une belle #famille, avec nos trois #enfants et le prochain à venir, qui me rendent si #heureux. Je remercie #Dieu de t’avoir mis sur mon #chemin et j'espère qu’ il nous en accorde beaucoup plus, pour continuer à profiter de ce #rêve devenu #réalité. #Jet'aime Dear @margaravs, Many #congratulations for these 14 wonderful years that I have enjoyed with you, having been able to form a beautiful #family, with our three #children and the next, that make me so #happy. I thank #God for having put you in my #way and I hope you grant us many more, to continue enjoying this #dream come #true. #iloveyou

Una publicación compartida por Luis Alfonso de Borbón (@luisalfdeborbon) el 5 de Nov de 2018 a las 3:03 PST

Aunque Nueva York no es su residencia oficial, ya que desde 2010 Luis Alfonso y su familia viven junto a otras celebridades en una mansión en la urbanización La Finca (Madrid), los Borbón-Vargas también tienen ilustres vecinos al otro lado del charco. En el Upper East Side viven conocidos apellidos y abunda el dinero nuevo. Por ejemplo: en las avenidas principales como Park Avenue están Caroline Kennedy Schlossberg (61), hija de Jackie y John F. Kennedy; la actriz Drew Barrymore (44); Alice Walton (69), heredera de los grandes almacenes Wal-Mart y una de las mujeres más ricas del planeta; Jennifer López (49) y su prometido, Álex Rodríguez (43), acaban de poner en venta su propiedad por 15,5 millones de euros; y la pintora y productora Maria Cooper Janis (81), hija de Gary Cooper, y su marido, el célebre pianista Byron Janis (90), son uno de los vecinos más respetados.

En la Quinta Avenida, además, siguen residiendo Woody Allen (83); Carlos Slim (79), el hombre más rico del mundo; y el empresario ukraniano Leo Blavatnik (61), que posee varias mansiones y pisos en esta zona.

Woody Allen, en Nueva York.

Woody Allen, en Nueva York.

En algunas de las calles más importantes que cortan estas avenidas tienen parte de su patrimonio Madonna (60), Carolina Herrera (80), el empresario Roman Abramovich (52), el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg (77) y el actor Samuel L. Jackson (70), que ha colgado el cartel de se vende por 11,5 millones de euros. En el pasado también vivieron en este ilustre vecindario los actores Robert Redford (82), Patricia Neal, Lena Horne, o el diseñador Óscar de la Renta.

Aunque parezca increíble, muchas celebridades no han podido vivir en el lugar de sus sueños porque el tipo de copropiedad no se lo ha permitido. Éste es el caso de las cooperativas, ya que la comunidad de propietarios ha de dar el visto bueno a los futuros propietarios en función de su cuenta corriente, su fama o su profesión, y jamás han de vulnerar la ley de derechos humanos de la ciudad que incluye la orientación sexual, la raza, la edad, la discapacidad o el estado civil.

En el Upper East Side, Barbra Streisand (76) fue desestimada en varias ocasiones, como en el 1107 de la Quinta Avenida por querer construir un estudio de grabación, en el 1021 Park Avenue no se le permitió por su vida extravagante, o en el emblemático 740 de Park Avenue, paradigma de la ostentación construido por el abuelo de Jackie Kennedy, que nunca ha deseado personajes mediáticos.

La actriz hollywoodiense no ha sido la única. Esta comunidad también le negó su entrada a Elizabeth Taylor, la periodista Barbara Walters (89) y el cantante Neil Sedaka (80). Al jeque catarí, Sheikh Hamad bin Jassim bin Jaber Al-Thani (propietario del 10% de El Corte Inglés) le han impedido comprar en el 907 de la Quinta Avenida; a Ronald Perelman (76), dueño de Revlon, y al empresario hotelero Steve Wynn (77) también se les ha denegado residir en el mismo edificio del 820 de la Quinta Avenida.

Asimismo, al expresidente de Estados Unidos Richard Nixon se lo impidieron en varios inmuebles. No sólo por su escándalo político, sino también porque le acompañaba un fuerte dispositivo de seguridad.

Al otro lado de Central Park se encuentra otro barrio exclusivo, el Upper West Side, donde destaca su principal avenida, Central Park West (CPW), paralela a la Quinta Avenida. En esta prestigiosa dirección se elevan algunos de los edificios más distintivos de la ciudad, como el Dakota, donde Yoko Ono (86) sigue viviendo tras el asesinato de John Lennon, y donde Cher (72), Billy Joel (69) o Antonio Banderas (58) y Melanie Griffith (61) fueron rechazados porque la comunidad no quería tener en su puerta principal a los paparazzi las 24 horas del día. Por eso, la ya divorciada pareja de intérpretes compró un apartamento en The Prasada, actualmente a la venta por 7 millones de euros.

El edificio San Remo visto desde el Central Park.

El edificio San Remo visto desde el Central Park.

En otra conocida cooperativa, el San Remo, también fueron rechazados Calvin Klein (76) y Madonna (60), que finalmente tuvo que comprarse un brownstone (casa particular de varias plantas de color rojizo); y eso que décadas atrás fue el hogar de Marilyn Monroe o Rita Hayworth.

La caprichosa Mariah Carey (49) no fue admitida en The Ardsley cuando quiso comprar el tríplex de Barbra Streisand debido a sus frecuentes cambios de humor que siempre ilustraban los tabloides. Otros nombres que han tenido más suerte son Sting (67), Denzel Washington (64), Robert de Niro (75) y el oligarca ruso Dmitry Rybolovlev (52) que habitan en el condominio ubicado en el 15 CPW, considerado uno de los más caros del mundo.

[Más información: Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas dan la bienvenida a su cuarto hijo]