María José Campanario en imagen de archivo.

María José Campanario en imagen de archivo. Gtres

Famosos EL JUICIO QUE LO CAMBIARÁ TODO

La fecha clave para la reaparición mediática de María José Campanario

Según ha podido conocer JALEOS, la odontóloga cerrará un tedioso proceso judicial el próximo 13 de marzo. Hablamos con su abogado. ¿Vía libre para una exclusiva?

Hace tiempo que María José Campanario (39 años) ve luz al final del túnel. Su mayor estímulo es una fecha clave que la odontóloga tiene en su calendario: el próximo 13 de marzo. Ese día se celebrará un juicio muy relevante para la mujer de Jesulín de Ubrique (45); no tanto por el contencioso, que también, sino porque simbolizará el fin de ese tedioso proceso judicial que inició hace un tiempo en favor de su honorabilidad; desde ese momento en que vio mancillada su imagen y optó por el más opaco de los silencios. Sin embargo, María José querría y podría hablar muy pronto. JALEOS se ha puesto en contacto con el abogado de Campanario, Antonio González Zapatero, para arrojar luz sobre la importancia de ese litigio. 

¿Por qué es tan importante ese juicio del próximo 13 de marzo?, inquiere este periódico. Al otro lado de la línea, González Zapatero resuelve: "A raíz de ese juicio acabará todo para María José, al menos en esas cuestiones". En otras palabras, será el principio de la nueva Campanario. "Ese día el juicio es contra un periodista que habló de una enfermedad de María José mientras estaba ingresada", aclara el letrado. Y es que, aquel otro conocido contencioso que inició la mujer de Jesulín contra Kiko Hernández (42) tras desvelar este en Sálvame que ella coleccionaba recortables de Belén Esteban (45) en cajas, ya se celebró: "Fue hace un mes y ese tema está pendiente de sentencia".

Campanario en imagen de archivo.

Campanario en imagen de archivo. Gtres

Dejando patente estos extremos, lo que se traduce del juicio celebrado y del que viene en camino es que María José alcanzará, por fin, su 'libertad' mediática. Podrá hablar sin cortapisas, los frenos que, precisamente, le instó González Zapatero: "Fui yo quien le aconsejé no hablar públicamente, no era lo más adecuado teniendo en cuenta el proceso abierto que tenía". Ahora, todo está a punto de tocar a su fin y, según la información que maneja este medio, la odontóloga quiere desquitarse: "Ella tiene ganas de romper su silencio en su revista de cabecera después de tanto tiempo. De aclarar cosas y defenderse". Es más, hay quien se atreve a asegurar que su reaparición mediática tendrá lugar "antes de que acabe el mes de marzo". Será su momento, ese en el que pondrá en orden todos los flecos sueltos de su vida privada que se han desgranado en los platós de televisión. Habrá que ver si aborda esa supuesta crisis definitoria con Jesulín o esa polémica grabación de su marido nada más romper con la Esteban y que ha visto la luz recientemente. Demasiadas incertidumbres, ¿a golpe de talonario? 

María José, en busca de un trabajo

María José junto a su marido Jesulín en imagen de archivo.

María José junto a su marido Jesulín en imagen de archivo. Gtres

A finales del año pasado, JALEOS tuvo acceso a una información vital sobre la vida laboral de Campanario: pretendía cambiar la ubicación de su trabajo, que en ese momento estaba en Sevilla, por una "algo más cerca de su casa" y adaptado a su inestable estado de salud. Lo cierto es que los últimos achaques provocados por la enfermedad que padece -fibromialgia- la han llevado al ingreso hospitalario hasta en diez ocasiones en los últimos tres años.

"El tema de la fibromialgia tiene vaivenes pero ahora se encuentra en un sitio donde la están tratando muy bien", señalan a este periódico fuentes de total solvencia. Es por eso por lo que María José, en cuanto volvía a casa de alta, pedía reincorporarse de inmediato a su puesto de trabajo, ubicado en Sevilla capital. No es esta una ciudad fácil a la que acceder desde Arcos de la Frontera, cuya distancia son 90 kilómetros -180 entre la ida y la vuelta- y casi una hora y media en coche. "Lo de Sevilla le venía muy mal. Su intención es dejarlo porque es una pasada. Quiere dedicarse a la odontología infantil y que su puesto de trabajo esté más cerca de casa". 

"Ella conduce pero ha habido una temporada que por la medicación tampoco estaba en condiciones al cien por cien como para trabajar todos los días y a esa intensidad". Quienes conocen a María José hablan de ella como una mujer "muy trabajadora y valiente" pero el hecho de que tuviera que conducir hasta la capital de Andalucía desde Los Arcos Gardens, la urbanización en la que vive, suponía una preocupación para su entorno.

[Más información: María José Campanario reaparece después de su último ingreso hospitalario]