Pablo Iglesias, en un montaje de JALEOS.

Pablo Iglesias, en un montaje de JALEOS.

Famosos TÚ AL CONGRESO Y YO AL CHALET

Pablo Iglesias, solo en casa: biberones, pañales y otros consejos para no fracasar en el intento

Pablo Iglesias (40 años) volvía al trabajo el 3 de septiembre tras dos meses pendiente de sus hijos 24 horas al día en el Hospital Materno Infantil después de que nacieran de forma prematura a las 26 semanas de gestación. Pero tres meses de lucha de los pequeños Leo y Manuel y del equipo médico obraron el milagro. Los mellizos llevan desde el 8 de octubre en el chalet de La Navata, el domicilio familiar de los Iglesias Montero, e Irene (30) ha sido la encargada de permanecer con ellos ese tiempo debido a su baja por maternidad, pero este martes ha vuelto al trabajo y será su pareja el que la releve en casa.

Ahora le toca el turno al líder de Podemos en el día a día de los mellizos, en estar pendiente de ellos a cada minuto, de despertarles, darles de comer, limpiarles, cuidarles, revisar sus movimientos y avances... una tarea que nada tiene que ver con los plenos del parlamento ni los mítines, para ser padre en práctica hace falta organización, paciencia y algunos truquitos. Así que desde JALEOS nos hemos propuesto darle a Pablo algunos consejos que le ayudarán en su nueva etapa 'solo en casa' con sus dos hijos. Al frente de todo lo que pueda pasar y de las exigencias propias de un bebé, pero por doble.

Leo y Manuel tienen seis meses de vida, tres meses desde que cumplieron su periodo completo de semanas de gestación. Sin embargo, después de recibir el alta, se presume la buena salud de los pequeños y serán un foco de virus y enfermedades como cualquier recién nacido. Mocos, toses, bronquiolitis, otitis.. son algunas de las enfermedades más habituales en bebés, prácticamente es un ritual para los padres primerizos.

Irene Montero y Pablo Iglesias, en el Congreso días semanas antes de dar a luz.

Irene Montero y Pablo Iglesias, en el Congreso días semanas antes de dar a luz. Gtres

A todas las complicaciones de salud que puedan darse -que se solucionan con una visita al médico, amor y medicinas-, también están los temas del día a día que no son un quebradero de cabeza menor. En la lista de consejos básicos para padres en apuros cabe destacar la importancia de la alimentación y el modo de administrarlo. Los pediatras recomiendan la lactancia a demanda, es decir, no darles leche si los pequeños no lo piden, y es que tienen estómagos pequeños, por lo que lo ingieren poco a poco y por breves tomas. La forma de dar el biberón también es relevante, pues ha de estar inclinado para que el bebé no ingiera aire. Si tras la toma expulsa algo de líquido, no hay que preocuparse, suelen hacerlo para controlar cuanto les cabe.

Pero los mellizos y gemelos tienen además otros puntos a tener en cuenta también el tema alimentario, porque lloran más que otros bebés cuando están hambrientos ya que tienen que esperar su turno. Para que esto no ocurra, al dar el biberón se debe ponerlos en frente, sobre un cojín, y darles la leche al mismo tiempo. Lo ideal sería que cada mellizo tenga su ritmo de toma, que se le dé solo cuando lo pida e ir poco a poco acercando sus horarios.

No obstante, para el resto de tareas con todos los bebés se actúa igual. Coja papel y boli si no quiere fallar, Iglesias. Para el cambio de pañal, que a veces es como realizar un máster, hay que tener en cuenta que las nalgas son la parte más delicada de los pequeños. Por eso es importante cambiar en pañal a menudo para evitar que la zona se irrite y limpiar con suavidad y secar bien. Del mismo modo, el aseo es esencial. Es bueno ayudarse de una pequeña bañera los primeros meses y usar agua tibia. Abrir al inicio el grifo de agua caliente y luego el de fría, nunca al revés.

El momento paseo tampoco hay que descuidarlo. Normalmente se viste de más a los bebés por miedo a que cojan frío, pero siempre se peca de exceso. Si tienen demasiado calor pueden sufrir un sofocón y sudar y alterar su temperatura. Los bebés son más resistentes de lo que se suele pensar. En los paseos como cuando se les va a coger en brazos hay que tener en cuenta que la cabeza del niño necesita apoyo, porque cada vez que se les cae la cabeza a un lado se asustan.

La lista podría ser infinita con consejos y pautas, pero lo más esencial es vivir el día a día, observar con los cinco sentidos y preocuparse. Aunque existe también un 'comodín de la llamada' que podría usar Iglesias en casos extremos de desesperación: llamar a Verdeliss (33). A la espera del nacimiento de su séptimo vástago, la pamplonesa es una gran experta en bebés, por lo que una conversación con ella es para los padres primerizos toda una master class. Pero de lo que no hay duda es que Pablo e Irene cumplen a rajatabla la labor de atención y preocupación por Leo y Manuel. Así que seguro que al líder de Podemos no le irá mal en su nueva aventura de papá 24/7.

[Más información: Leo y Manuel, los mellizos prematuros de Irene y Pablo salen adelante]