Pablo Motos (52 años) se ha trasladado hasta Requena (Valencia), su localidad natal, para dar el último adiós a su madre, Amelia Burgos, que fallecía este martes horas antes de que presentara El Hormiguero. 

Noticias relacionadas

En las imágenes de este duro momento, se puede ver a un Pablo Motos triste y con el rostro serio. Vistiendo de estricto luto, ha escogido unas deportivas de color negro, un pantalón básico y un gran abrigo de plumas con el que protegerse de las bajas temperaturas que están asolando España estos días. 

Pablo Motos en el entierro.

El detalle más llamativo de cómo ha aparecido en el entierro son las grandes gafas de sol oscuras bajo las cuales intentaba ocultar su mirada. ¿La razón? Cuando en un momento dado se las quitado para conversar con unos de los asistentes, se ha visto que tenía los ojos rojos y ligeramente hinchados. 

El entierro ha tenido lugar en la Iglesia del Carmen, a la que ha acudido gran parte del pueblo para despedir a Amelia. Familiares y amigos cercanos que le han dado el pésame al presentador y que no han dudado en arroparlo en este duro momento. Especialmente su esposa, Laura Llopis, que no se ha separado de él en ningún momento. 

Pablo Motos en el entierro. Gtres.

Hay otros que, a pesar de querer acompañar a Pablo Motos en este duro momento, no han podido viajar hasta Requena. Sin embargo, han tenido un bonito detalle con el presentador, con numerosas flores y coronas entre las que destacaba la que le mandó Alejandro Sanz (49) y su familia, a quien le une una gran amistad. 

Detalle de la corona de Alejandro Sanz. Gtres.

Esta relación ya quedó patente cuando falleció el padre de Pablo Motos el 11 de enero de 2016 tras una larga enfermedad. El cantante se encontraba como invitado en El Hormiguero, y quiso tener un detalle con el presentador  en ese duro momento: "Yo sé que es un día muy especial para ti, pero el jefe (señalando al cielo), está orgulloso de ti, seguro", comentaba. 

Amelia, una gran conocida para el público

La madre de Pablo Motos era de sobra conocida para el público de El Hormiguero, ya que desde 2012 Amelia era colaboradora del programa. Entraba por teléfono y charlaba con los famosos haciendo gala de su humilde salero.

Un desparpajo y una simpatía que le valieron el sobrenombre de 'La Amelia', como era conocida, y que consiguió enamorar a la audiencia que no dudaba en dejar constancia de este cariño en las redes sociales. 

Durante su aparición en el programa, eran constantes las bromas entre madre e hijo. El propio Motos llegó a bromear que consiguió que trabajara para él porque le hizo "un contrato millonario que no pudo rechazar", porque ella "puede hacer lo que le de la gana, que para eso es la madre del jefe". 

Razón por la que no dudó en dedicar a Amelia el programa de este martes: "Me quiero despedir y quiero... a ver si soy capaz de decirlo. Hoy le quiero dedicar este programa a mi mamá, que ha fallecido esta mañana. ¡Para ella!", dijo el comunicador con el rostro compungido mientras Laura Pausini (44), la invitada de esa noche, le consolaba. 

[Más información: Los orígenes humildes de Pablo Motos: sus padres, pluriempleados para cuidar de sus dos hijos]