Cristina Pedroche (30 años) pisó este miércoles por la noche el plató de El Hormiguero y lo hizo, como siempre, bailando al son de la música. Optó por un mono corto de brillos en tono granate para su look ante Pablo Motos (53), y es que en vísperas de Nochevieja, cada elección de vestuario de la presentadora es mirado con lupa para ver con qué tendencia podrá sorprender la noche del 31 de diciembre en la Puerta del Sol.

Noticias relacionadas

Pero no ha hecho falta hacer cábalas ni cálculos. La propia Pedroche ha desvelado en el programa un detalle o, mejor dicho, definición del vestido que da bastantes pistas: "Es un vestido que Beyoncé (37) podría ponerse en cualquier concierto. Este es el año que más he arriesgado, pero, a su vez, es el más diferente que he llevado respecto al resto de vestidos. Es el más Pedroche".

Cristina Pedroche junto a Pablo Motos.

La colaboradora de Zapeando ha contado que en su nueva apuesta "no va a ir recatada como dicen algunos, ni desnuda como otros piensan". Pero no faltarán las transparencias, como en años anteriores: "Si algo no falla, para qué cambiarlo".

Son ya más de 11 meses preparando el vestido y su presentación, por lo que nada se ha dejado a la improvisación: "Desde enero de este año ya trabajaba en el proyecto, pero en agosto tuve la idea definitiva. Y ella tiene claro que se sentirá guapa y sexy con lo que se ponga: "Cualquier cosa que me ponga, lo hago sexy. Ser sexy no se cuestión de una trasparencias o un escote. Puedo ir sexy con unos vaqueros. Cuando bajo a hacer yoga, me siento súper sexy. Es una cuestión de actitud. Para mí es sexy".

[Más información: ¿Quién es quién? Cristina Pedroche imita a Georgina Rodríguez]