Pasaban las 23:00 horas de la noche de este viernes cuando Kiko Rivera (34 años) reaparecía en una conocida discoteca de Madrid para presentar su nuevo single, llamado Mentirosa. Posó en el photocall y atendió amablemente a los medios durante casi diez minutos. Así, el hijo de Isabel Pantoja (62) regresa a la misma discoteca en la que, una semana antes, no quiso posar junto a su hermana Chabelita Pantoja (23 )en el día de su cumpleaños. 

Noticias relacionadas

Pero esta vez sí lo ha hecho, y ni él, ni el enorme cartel de presentación con su rostro, han pasado desapercibidos. Sobre las 23:40 horas, Kiko entonó su nuevo single para las 150 personas que allí se dieron cita. Lo más destacado de la noche fue su riguroso playback. Eso sí, intentó disimularlo cuanto pudo, con un sonido bastante creíble.

Kiko Rivera posando junto a sus bailarinas. Gtres

Pasadas las doce de la noche solo los más 'privilegiados' tuvieron acceso a su pase más íntimo. 80 personas se concentraron en el mejor reservado de la sala. JALEOS ha tenido acceso a la fiesta con Kiko Rivera Dj en cabina. Todos han bailado sus canciones, pero, sin duda, su mayor fan ha sido su mujer, Irene Rosales (28). Esta no pasó por el photocall "para evitar quitarle protagonismo a su marido", pero ejerció como invitada de honor en la fiesta, ya que estuvo bailando todas sus canciones.

Tanta fue la comodidad que sintió Kiko en su noche de estreno que acabó sintiéndose como en casa. El hijo de la tonadillera no dudó en fumarse un cigarro dentro de la discoteca mientras pinchaba uno de los hits del pasado verano. Esto sorprendió a alguno de los allí presentes, que lo observaban con cara de incredulidad.  

Además de su mujer, Chabelita fue de las primeras en llegar al lugar. Lo hizo en la compañía de Omar Montes (30), del que no se separó en toda la noche. Ambos estuvieron en una constante actitud cariñosa, y aunque sus rostros no reflejaban una excesiva felicidad, así lo manifestaron sus actos. Tanto fue así que, tal y como se aprecia en la fotografía, compartieron escenario con Kiko, como si de una bonita estampa familiar se tratase.

Isa Pantoja y Omar en la cabina con Kiko Rivera. JALEOS

Mientras este deleitaba a los asistentes con buena música, Isa y Omar no paraban de darse besos y arrumacos ante la presencia de amigos y conocidos. También tuvieron tiempo para hacerse fotos y vídeos con todo el que se lo pedía. La fiesta terminó en la planta de abajo a altas horas de la madrugada.

Por último, aunque se especuló con la posible presencia de Isabel Pantoja, esta no asistió, ni por asomo, al evento. Pero, tal y como aseguró el propio Kiko, ambos mantuvieron una conversación telefónica previa al acto. En ella la tonadillera le mandó todo su apoyo y le dio algunos consejos a tener en cuenta de cara a su actitud con los medios de comunicación.

[Más información: Isabel Pantoja e Irene Rosales emprenderán acciones legales contra Dulce]