Shakira (41 años) vuelve a convertirse en la protagonista de muchos de los titulares de la prensa, y no sólo en nuestro país, sino también en el país mexicano. Allí celebró un concierto el pasado viernes, en el que deleitó a más de 50.000 personas con sus canciones mas emblemáticas. Todo ello bajo un clima muy lluvioso.

Noticias relacionadas

Pero, en esta ocasión no han sido sus temas musicales lo que más ha marcado el show que ofreció en el Estadio Azteca. Un fan -y no cualquier fan- subió de manera inesperada al escenario con el objetivo de sacarse una foto con la artista. La actitud de Shakira con los miembros de la seguridad fue sido aplaudida y criticada a partes iguales.

JALEOS ha podido hablar por teléfono durante quince minutos con el fan más famoso del momento, para preguntarle cómo vivió ese momento en primera persona. El chico en cuestión se llama Axel Escobar. Tiene veintisiete años y se desplazó desde Cancún a México solo para disfrutar de 'su musa'. Ha conseguido que su rostro se haya hecho conocido entre el entorno de la cantante. Y lo que es más difícil, su momento subiendo al escenario se ha hecho viral en todo el mundo: "pensé que me iban a detener o que tendría que pagar una multa para no entrar a prisión".

Lo tenía todo planeado y sabía muy bien cómo tenía que medir cada paso. Fue avanzando desde las últimas filas hasta la primera. Sabía que, o lo hacía, o se arrepentiría toda la vida de no haberlo hecho: "subí al escenario al final del concierto para que no me echaran y de esa manera perderme el concierto. Pude haberme resbalado y lastimado porque estaba lloviendo, pero yo ya había pensado en todas las posibles consecuencias".

"Sé que a mucha gente le puede parecer algo descabellado, y pensarán que estoy mal de la cabeza. Evidentemente esto tiene un riesgo, pero a mí no me importó lo que pensaran los demás. Solo quería mi foto con ella y lo conseguí".

Asegura que, si tuviese que resumir lo que vivió y sintió durante el minuto que estuvo en el escenario, no encontraría las palabras precisas. Fue todo muy rápido y muy intenso para él, y eso es algo que no olvidará nunca: "Nada más subirme fui corriendo a abrazar a Shakira. Ella no contaba con que la iba a abrazar. Nos hicimos la foto, y al poco aparecieron tres o cuatro agentes de seguridad. Me agarraron para sacarme, y Shakira les dijo que no se preocuparan, que yo siempre le había tratado bien y que me dejaran en paz, dándoles una palmada en la espalda". 

A continuación, Axel fue obligado a abandonar el estadio. Cinco minutos después lo hacían las 50.000 personas asistentes al concierto. Una vez terminado el concierto comenzó su momento, y es que nunca se hubiera imaginado que acabaría convirtiéndose en el anónimo más famoso por un día: "No me creo la repercusión que está teniendo todo esto. No obstante, no lo he hecho con la intención de hacerme famoso".

De su breve pero irrepetible experiencia, el de Cancún ha sacado varias cosas en claro: "Pensé que Shakira no era tan humilde, pero sí lo es". Lo que también afirma es que si le regalasen una entrada para otro de sus conciertos, no iría. El se considera "fanático" pero no un fan número uno que va a todos sus conciertos, porque cree que "ya disfrutó de su momento".

Por último, y no por ello menos importante, le hemos preguntado por lo más importante, después de atreverse a 'irrumpir' en el escenario durante un concierto ante 50.000 personas... ¿Qué significa el nombre de Shakira para este fan tan especial? Lo cierto es que, lejos de decir que la colombiana es su artista favorita, ha asegurado lo siguiente: "Para mí Shakira es la representación de todos los latinos. No es una simple artista".

[Más información: Shakira hace su confesión más dura en pleno concierto en Madrid]