Julio Iglesias en imagen de archivo.

Julio Iglesias en imagen de archivo. Gtres

Famosos A TRAVÉS DE SU DEFENSA

Julio Iglesias, por fin, rompe su silencio sobre la paternidad de Javier Santos

Según el letrado de Santos, el recurso del cantante se basa en argumentos tan "endebles" como la prohibición de reabrir un proceso judicial y la supuesta ilicitud en la obtención de la muestra de ADN. 

Después de tantos meses solicitándoselo, Julio Iglesias (75 años) ha hablado, aunque a través de sus abogados. La defensa del cantante ha dado un paso al frente y ha presentado un recurso contra la admisión a trámite de la demanda de paternidad que interpuso el valenciano Javier Sánchez (41), quien insiste en que es su hijo biológico. En esta ansiada apelación por parte de Iglesias se cuestiona la forma en la que se obtuvo la prueba de ADN y también la reapertura de un proceso que, según asegura, ya fue juzgado. Argumentaciones que se entienden desde la otra parte como "débiles y sin fuerza para prosperar". Según ha facilitado este miércoles el bufete de Fernando Osuna, que representa al demandante, el requerimiento del intérprete se basa en argumentos "endebles", tales como la prohibición de reabrir un proceso judicial y la supuesta ilicitud en la obtención del ADN a partir de restos arrojados a la basura en su residencia de Miami por parte de detectives privados.

Osuna junto a Javier Santos.

Osuna junto a Javier Santos. Gtres

La primera prueba, a golpe de detective

El letrado de la parte demandante, Fernando Osuna, ha intentado tender puentes por todas las vías necesarias en este tedioso proceso. De hecho, asegura haber hablado en más de una ocasión con el abogado de la otra parte, diálogos que nunca llegaron a buen puerto. Colisionaban en el encono y la negativa. "Mantuvimos dos conversaciones en menos de siete días, nosotros pedíamos que se le reconociera pero al no acceder decidimos demandar", explica. El letrado hace referencia a septiembre del año pasado cuando presentaron en Valencia la demanda de paternidad contra Julio Iglesias en la que aportaban una concluyente prueba de ADN. 

Aquella prueba la consiguieron gracias a un detective privado, quien siguió durante un día al varón mayor de los Iglesias-Preysler, hasta que en la playa recogió una botella de agua de la que había bebido el cantante y se utilizó en la demanda. El resultado salió positivo. "Tenemos esas pruebas que nos dan cierta credibilidad y con ello muchas posibilidades de ganar y muy pocas en contra", detalla el abogado. "Ya me ha hecho mucho daño, quiero que se haga cargo porque él sabe que es su hijo", ha sentenciado en más de una ocasión la matriarca, Edite. La lucha de Javier Sánchez y su madre se ha alargado durante veinte años. ¿Surtirá algún cambio este recurso de Julio Iglesias? Solo el tiempo lo dirá. 

[Más información: El supuesto hijo de Julio Iglesias: "Sé que no voy a ver ningún duro"]