Adriana Abenia, en una foto de sus redes sociales.

Adriana Abenia, en una foto de sus redes sociales.

Famosos REIVINDICACIÓN PÚBLICA

Adriana Abenia, muy aplaudida en redes tras un monumental 'zasca'

La presentadora ha mostrado en su Instagram su cuerpo posparto y tras recibir muchas críticas decidió contestar de manera contundente.

Adriana Abenia (34 años) está de lo más feliz desde que el pasado mes de julio diese la bienvenida a la pequeña Luna, su primera hija fruto de su relación con Sergio Abad. Desde entonces, la colaboradora de televisión está atravesando una etapa muy buena y disfruta del aprendizaje diario que le está regalando la maternidad.

[Más información: Adriana Abenia muestra cómo ha quedado su cuerpo tras dar a luz]

Hace unos días pudimos ver a Adriana sacar su lado más reivindicativo en Instagram donde posaba en bikini orgullosa de su tripita posparto, mostrando su postura en contra de los que exigen a las mujeres recuperar su figura nada más dar a luz. Esta imagen y reflexión fue muy aplaudida por multitud de usuarios que se mostraron partidarios de esta opinión.

Sin embargo, no es la única lanza a favor de las mujeres por parte de Abenia. En esta ocasión ha vuelto a ser aplaudida en redes sociales tras responder a una usuaria que a través de Twitter le escribía: "Es una vergüenza que a tu hija que es chica no le pongas pendientes. VERGONZOSO".

Como no podía ser de otra forma, Adriana Abenia ha respondido este comentario, callando bocas y explicando el porqué de su decisión: "Prefiero que, como los chicos, sea ella quien decida el día de mañana si quiere perforarse el cuerpo. También le he puesto hoy un body azul precioso. Como ves, aquí se está mejor que en tu caverna".

bebe adriana

bebe adriana

Tinet Rubira, Director de Operación Triunfo y muy conocido por los seguidores más incondicionales del programa, ha querido lanzar un dardo a favor de la colaboradora, aplaudiendo su respuesta: "Mi madre de 86 años no tiene las orejas perforadas porque su padre, mi abuelo que nació en 1900, creía que los pendientes eran símbolo de esclavitud".