Pedro Sánchez junto a su mujer en un montaje de JALEOS.

Pedro Sánchez junto a su mujer en un montaje de JALEOS.

Famosos EN ALMERÍA

El 'apartamentito' de Pedro Sánchez en Mojácar: así eran sus vacaciones modestas

Después de ser investido como presidente, JALEOS ha tenido acceso a unas imágenes que demuestran cómo vivía sus asuetos cuando no era presidente, así como los sitios que solía frecuentar en el pueblo andaluz. 

La vida del flamante presidente, Pedro Sánchez (46 años), y la de su familia ha dado un giro de 180 grados en los últimos días. Después de que el pasado viernes 1 de junio fuera investido, por primera vez en la historia, como jefe de Gobierno tras la moción de censura contra el Partido Popular, el día a día del socialista es otro y, de entrada, ya duerme en el Palacio de la Moncloa.

Sin embargo, JALEOS ha descubierto, a través de unas imágenes exclusivas, cómo han sido sus vacaciones familiares en Mojácar hasta el año pasado. Unos años tranquilos, discretos, sin grandes lujos y con amigos de 'clase media'

Sin duda, las de este año se verán modificadas; ya no serán los días de asueto de un simple político, sino las vacaciones oficiales del presidente del Gobierno. Fue en el año 2001 cuando el hasta ahora líder del PSOE adquirió en el pueblo de Mojácar un humilde apartamento que, en su momento, era un antiguo hotel convertido en urbanización por una constructora catalana. No, nada de chalés apartados del mundo. Un simple piso con comodidades accesibles a todos los bolsillos. 

Según ha podido conocer JALEOS, esta vivienda la adquirió Sánchez años después de conocer este pueblo andaluz de la mano de su tío, con el que pasó varios veranos. Desde entonces, quedó prendado del lugar y de sus vistas y, aprovechando una ganga de 120.000 euros, Pedro y su mujer Begoña se hicieron con este piso en un bloque de apartamentos, enclavado en una montaña, llamado Victoria Building

Se trata de una construcción sencilla en la que, al menos desde el exterior, se aprecia la nada ostentación que se le presupone a un político de su envergadura. Un edifico típico de la costa, que sigue la estética del boom inmobiliario: sin grandes complicaciones arquitectónicas y colores claros. Sin embargo, pese a esto, la vivienda dispone de unas impresionantes vistas tanto al pueblo de Mojácar -cuyo uno de sus encantos es la edificación en blanco y de una sola planta, muy al estilo ibicenco-, como a sus playas.

Pedro Sánchez recorre las calles de Mojácar en 2014

Además, el bloque de apartamentos dispone de piscina en su ático. Pese a que Pedro y su familia podrían haber optado por una casa a pie de playa, prefirieron alejarse del barullo habitual que se respira en verano. La familia Sánchez Gómez tiene en el pueblo sus lugares predilectos para comer y hacer ocio -de hecho, tienen a varios matrimonios amigos-, pero es en la zona de playa donde más se los suele ver. 

Su 'segunda casa' Aku-Aku y la polémica foto 

En concreto, en el chiringuito Aku-Aku son recibidos como en casa. Son ya muchos años de familiaridad, cariño y compadreo. La dueña del local, María, es amiga de la familia desde hace muchos años y toda una socialista de pro. Allí, Pedro, su mujer y sus dos hijas, Ainhoa y Carlota, disfrutan de las delicias culinarias de María. Sobre todo, de sus paellas a la orilla del mar. Esta hacendosa mujer todavía recuerda el revuelo que se levantó en 2016 cuando la familia Sánchez acudió, una vez más, a su sitio de confianza. La connotación era clara: se decía que Pedro estaba "desaparecido" tras la victoria en lar urnas del PP y el sorpasso que sufrió su partido. 

Pedro con unas gafas de sol oscuras y una gorra calada para pasar lo más inadvertido posible, estaba charlando con su mujer en torno a una mesa con buena comida. Esa instantánea se publicó en las redes sociales y, en su momento, María salió en defensa de su amigo Sánchez. Para esta mujer el revuelo fue absurdo y explicó cómo ocurrió todo. 

Una joven, hija de un militante socialista, le pidió un selfie al líder del PSOE, que no tuvo problema para que le fotografiaran junto a su esposa Begoña. Más tarde, la joven compartió la instantánea por whatsApp con un grupo de amigos. Unas horas después la foto se publicó en Twitter y se montaba el gran lío en las redes sociales. Hoy en día esto es una anécdota del pasado para el chiringuito Aku-Aku, que siempre será la 'segunda casa' para Sánchez pese a los indiscretos paparazzi. La pregunta que más se repiten sus buenos amigos almerienses es: ¿veraneará este 2018 allí como presidente del Gobierno? 

[Más información: Lo que debes saber de Begoña Gómez, la 'presidenta']