La cantante ha sucumbido a la tendencia que arrasa entre las 'influencers'.

La cantante ha sucumbido a la tendencia que arrasa entre las 'influencers'.

Famosos LOOK ARRIESGADO

Primero sin bragas y ahora sin sujetador: el regreso de Chenoa a 'El Hormiguero'

La cantante se ha mostrado segura y atrevida en su vuelta al programa de Pablo Motos. El año pasado lo hizo con transparencias en un lado y esta vez con un vestido que dejaba intuir más de lo esperado.

Noticias relacionadas

Chenoa (42 años) pasó la noche del jueves en El Hormiguero junto a su compañero de Tu cara me suena, Carlos Latre (39). Pero la protagonista indiscutible fue la cantante. Y es que lo volvió a hacer. El estilismo que escogió para la ocasión mostró de nuevo, tal y como le ocurrió hace un año, más de lo esperado.

El 26 de enero del año pasado ya llamó la atención de la audiencia e incluso de Ángel Llàcer, quien le acompañaba en ese momento en el programa de Pablo Motos, por su atuendo. Chenoa lució en 2017 un mono negro con transparencias en los laterales, lo que permitía atestiguar que no llevaba bragas ni ningún tipo de ropa interior en su parte inferior.

Chenoa, en 2017, y en su visita de este jueves.

Chenoa, en 2017, y en su visita de este jueves.

Para este inicio de 2018 ha preferido utilizar vestido. Un ceñidísimo diseño en color beige oscuro-dorado que aparte de marcar cada una de sus curvas también marcaba algo más: Chenoa se marcó un braless. Una tendencia muy apoyada por las influencers y personalidades del mundo celebrity, que se basa en no llevar sujetador y que el estilismo lo evidencie.

Lejos de preocuparse por lo que se le pudiera notar o no, Chenoa se mostró divertida y muy participativa en el programa. La cantante rió, jugó, se levantó, bailó e incluso saboreó una mascarilla facial. Se entregó al máximo al show y se mostró muy "humana" -como su último single-, tanto que se mostró al natural en todos los sentidos.

Descubrimos el braless de Chenoa nada más comenzar su entrevista sentada junto a Motos, pero el año pasada tuvimos que esperar hasta que se levantó y bailó al son del ritmo de alguna de las secciones del programa para ser testigos de sus transparencias y de su opción libre de ropa interior. Es lo que tiene querer presumir de cuerpazo, que a veces hay que prescindir de algunas prendas para que look brille más. Tú sí que vales, Chenoa.