Carmen Franco en imagen de archivo.

Carmen Franco en imagen de archivo. Gtres

Famosos MISA FUNERARIA

La última despedida de Carmen Franco, entre amigos y familiares cercanos

El clan Martínez Bordiú se reunirá esta semana en la Iglesia de San Francico de Borja donde tendrá lugar el evento religioso para honrar a la hijísima. 

Dos semanas después del fallecimiento de Carmen Franco a causa de un cáncer, el jueves 11 de enero a las 20 de la tarde tendrá lugar la misa funeraria en la iglesia de San Francisco de Borja. A este evento religioso acudirán numerosos amigos y familiares cercanos de la hijísima para estar presentes en el último adiós a Carmen Franco.

La nonagenaria falleció en la casa de Hermano Bécquer en Madrid y dos días después sus restos ya descansaban en la cripta de la Catedral de la Almudena, donde se encuentran los otros miembros del clan Martínez-Bordiú. 

A los pocos días de que falleciera la matriarca del clan Franco, muchos de sus amigos y familiares más cercanos ya se acercaron a la catedral de la Almudena para despedirse de la hijísima. Su nieto Luis Alfonso de Borbón (43 años) y sus hijos Carmen (66) y Jaime Martínez-Bordiú (53) fueron los primeros en llegar. Este último fue el encargado de cargar con la urna con los restos de su madre, que caminaba en el centro, 'escoltado' por su hermana y su sobrino. Eran las diez menos cuarto de la mañana, pese a que la cita estaba prevista para las diez y media.

A la catedral, decorada con dos grandes ramos de flores blanco, también acudió Pocholo Martínez-Bordiú (55) junto a Enrique Ponce (46), su mujer Paloma Cuevas (55), y el padre de ella Victoriano Valencia. Todos ellos con rostro serio y vistiendo estricto luto. 

Los hijos mostraban su profundo pesar por la pérdida de su madre, a la que la gran mayoría estaba muy unido. Hay que tener en cuenta que la familia fue un apoyo fundamental de Carmen Franco durante su enfermedad. 

La vida de la hijísima

Carmen Franco creció en un ambiente estricto: la educación, los modales, las relaciones... Durante su infancia nunca fue considerada como una persona independiente con entidad por sí misma, sino que siempre fue 'la hija de', aunque tampoco extraña poniendo de relieve que era la única descendiente del 'generalísimo'. Era una muñeca que su padre moldeaba para erigirla como lideresa de la propaganda fascista. 

Sin embargo, cuando creció su situación tampoco fue diferente, y es que pasó a ser 'la mujer de' Cristobal Martínez-Bordiú, quien se casó con Carmen para sellar un braguetazo, como su propio hijo José Cristóbal reconocería años después en una entrevista. Después de la boda, el matrimonio ejerció como embajadores de Franco en el extranjero, disfrutando incluso de un pasaporte diplomático hasta 1986, momento en que se les caducó. 

Juntos tuvieron siete hijos: Carmen, María de la O -Mariola- (65), Francisco (63), María del Mar -Merry- (61), José Cristóbal (59), Arancha (55) y Jaime. 

[Más información: Carmen Franco, la última de El Pardo: recuerdos de la niña del dictador al final de una vida]