Terelu Campos (52 años) y Olvido Hormigos (46) tendrían más cosas en común de lo que, seguro, a ellas mismas les gustaría. La exconcejala de Los Yébenes y la hija de Teresa Campos han contado sus intimidades sexuales en televisión y han protagonizado la portada de la revista Interviú. A simple vista, han trazado pautas parecidas en su vida a nivel de exposición. Sin embargo, el público no las juzga de la misma manera. Existe una gran diferencia. ¿Por qué?

Noticias relacionadas

"A mí ellas -Terelu y María Teresa Campos (76)- me han hecho sentir como una guarra e indigna muchos veces. ¿Ahora quién es la indigna?", se defiende Hormigos (46) en conversación con JALEOS acerca del 'Poli Deluxe' más sexual de Terelu Campos en Sábado Deluxe.

Cuando la mayor de las hermanas Campos se sentó en el plató para realizar las confesiones sexuales más insospechadas, en las redes sociales eclosionaba un ardiente debate paralelo: ¿por qué el sexo de Terelu era más "entendible" y "elegante" que el de Olvido Hormigos?

Olvido Hormigos Gtres

Este medio le ha formulado la misma pregunta a Olvido: ¿qué diferencia hay entre su testimonio y el de Terelu Campos? "Siempre me han considerado una friki, ellas siempre se han puesto como en otra categoría superior a mí y me han juzgado. Yo el programa no lo pude ver y no sé muy bien lo que dijo, pero me parece muy fuerte que ella haya accedido a hablar de esas cosas. ¿Qué ha cambiado en Terelu?", se pregunta la concejala socialista de los Yébenes cuando se le informa de las preguntas más picantes a las que tuvo que responder la colaboradora de Sálvame. 

P-¿Por qué crees que Terelu hace ahora esto?

R-¿Por qué lo hará? Será por dinero, porque verla con una porra en la boca y hablando de lo que hace en un avión con su novio me parece insólito.

P-¿Qué crees que opinará realmente María Teresa sobre el polígrafo?

R-¡Cómo cambian las cosas! Ella, que en su programa hablaba en esos términos de mí. Yo no veo mal que se hable de sexo, es lo más normal, pero en ellas es raro cuando han ido siempre de dignas.

P-¿Te arrepientes de haber contando esas cosas sexuales en televisión?

R-Hay cosas de las que no me siento orgullosa, pero he contado mi vida. 

María Teresa junto a su hija Terelu Gtres

Un vídeo erótico que le cambió la vida

El nombre de Olvido Hormigos saltó a los medios de comunicación cuando hace cinco años envió un vídeo erótico que zarandeó los cimientos del panorama político y social. Las imágenes de la edil masturbándose en un vídeo casero -que en un principio iba dirigido hacia su amante- corrieron como la pólvora por los móviles de miles de españoles. 

En ese momento, Hormigos dejó de ser una desconocida concejala para copar los titulares de la prensa nacional. Contra todo pronóstico, se despojó de su intimidad y tuvo que sufrir un escarnio público. Tanto, que incluso llegó a dimitir de su cargo como concejala. 

Desde entonces, la vida de Olvido no ha vuelto a ser la misma. Tras el escándalo se prodigó por los platós de televisión para contar sus pormenores matrimoniales. Incluso, no dudó en acudir a programas junto a su marido Jesús para anunciar que no estaban juntos, ni dormían en la misma cama ni practicaban sexo. Eso sí, cohabitaban en la misma casa como "amigos". Estas declaraciones se entendieron como un escándalo, pero no tan desproporcionado hasta que posó en Interviú y escribió un libro sobre sexo. Olvida ya era un personaje. 

Olvido Hormigos posando en su casa Silvia P. Cabeza

Este verano, EL ESPAÑOL pudo entrevistarla en su casa de los Yébenes. Pasando revista por aquellos años tan complicados, Hormigos llegó a asegurar que se planteó quitarse la vida si no hubieran existido sus hijos: "Muchas noches me acostaba y pensaba en tomarme unas pastillas para no amanecer al día siguiente".

En dicha entrevista, la toledana calificó a su marido como "un hermano" para ella y reconoció que la familia de este no le dirige la palabra desde el escándalo. ¿Cambiaría algo de aquella época? "Si pudiera dar marcha atrás no daría a enviar ese vídeo". Seguramente, ahora el mayor deseo de Olvido sería volver a ser anónima.