Adriana Abenia en los Premios 40 Principales de 2013.

Adriana Abenia en los Premios 40 Principales de 2013.

Famosos SUCEDIÓ EN 2013

La otra vez que Adriana Abenia dijo: "¡Tierra trágame!"

A la presentadora se le ha escapado un pecho en un photocall, pero hace unos años ya sufrió un percance similar con otro vestido.

Noticias relacionadas

No es la primera vez que a Adriana Abenia (33 años) un vestido le juega una mala pasada. Si este viernes la presentadora se convertía en noticia al mostrar sin querer un pecho durante la presentación de los Premios GQ, hace unos años vivió un momento parecido en otro photocall. En 2013, la maña fue una de las invitadas a la fiesta de los Premios 40 Principales y se le rompió el vestido que llevaba. La mala suerte fue tal que el diseño se agrietó justo por la parte del trasero dejando al descubierto una parte del mismo.

[Más información: El arriesgado vestido de Adriana Abenia le juega una mala pasada]

Para el evento de los 40, Adriana se decantó por un vestido negro ajustado y con encaje por debajo de la rodilla. Como complementos, una cartera de mano y unos zapatos a juego en color fucsia. Por aquel entonces llevaba flequillo y la melena más dorada que ahora.

Adriana Abenia en los Premios 40 Principales en 2013.

Adriana Abenia en los Premios 40 Principales en 2013. Gtres

Aquel día no hubo nadie que le avisara y estuvo durante toda la fiesta mostrando sus partes. "Fue un chino el que me avisó cuando llegué a casa. Pensaba que venía venderme cerveza, pero lo que quería decirme es que tenía el vestido roto", asegura en una entrevista a Look. Fue uno de esos momentos en los que cualquier persona quiere que la tierra le trague, pero tanto en aquella ocasión como en la que acaba de vivir la reacción de Abenia ha sido la misma. Se lo ha tomado con total sentido del humor e incluso se ha atrevido a bromear. En su cuenta de Instagram ha publicado una imagen de su último descuido asegurando que seguro esa foto le acompañará durante toda su vida.

El último descuido de Adriana Abenia, en imágenes