Mario Vaquerizo, en una imagen de archivo.

Mario Vaquerizo, en una imagen de archivo. Gtres

Famosos CONTESTA A LA ACTRIZ

Mario Vaquerizo se la devuelve a Leticia Dolera: “No entendió nada”

La actriz criticó unas declaraciones que el marido de Alaska hizo sobre el acoso sexual. Él dice a JALEOS que no se arrepiente de lo que dijo.

Se considera un cómico. Reparte alegría. No quiere responsabilidades. Evita aleccionar. Y odia las polémicas. Sin embargo, en los últimos días, Mario Vaquerizo (43 años) ha protagonizado un buen lío por una declaraciones que concedió a Diario Sur sobre el acoso sexual: "El acosador, a la cárcel y la que se deja acosar, tonta por no haber cortado el rollo".

Alega que hay algo de descontextualización porque la conversación duró una hora cuando habló con el periodista en la sala Fortuna del Casino de Torrequebrada (Benalmádena, Málaga), pero no se arrepiente. Acto seguido, la actriz Leticia Dolera (36) arremetió contra él: "Esto es cultura de la violación".

[Más información: Leticia Dolera señala a Mario Vaquerizo: “Esto es cultura de la violación”]

Mario está perplejo. El polifacético artista confiesa a JALEOS que "ni me retracto ni Leticia entendió nada. No hice nada malo. Ella tiene el derecho a decir lo que quiera. Lo respeto y no estoy molesto. Me conoce muy bien porque soy muy amigo de su pareja, Paco Plaza (44), que dirigió a Elsa Pataky (41) en Romasanta cuando yo la representaba. Paco y Leticia son maravillosos, compartimos mucho mundo y si ella hubiera tenido algún problema me habría llamado. Pero no ha entendido nada".

Mario Vaquerizo en un evento.

Mario Vaquerizo en un evento. Gtres

El marido de Alaska (54) sufrió abusos de pequeño porque le tiraban piedras y hoy en día le llaman maricón, se meten con él por llevar tacones y por pintarse como una mujer. "Todo es muy simple. Cualquier tipo de acoso es deleznable. El acosador de cualquier tipo, ya sea sexual, político o laboral ha de ir a la cárcel, pero las personas que lo sufren no lo han de seguir permitiendo. Lo han de cortar, explicar y denunciar porque sino van a permitir que todo siga. Anda que… pues va y dicen que estoy haciendo apología de la violación...", le explica a su amigo Manuel Bandera (56), que no se había enterado de lo ocurrido.

Ambos saborean sus cervecitas en el teatro Tívoli de Barcelona, donde promocionan la tercera temporada de la comedia musical El amor sigue en el aire, que estará en cartel el 1, 2 y 3 de diciembre. Pero más que amor, lo que hay es sexo, y mucho. El ambiente está muy caliente desde que Hollywood se ha convertido en la hoguera de las vanidades. "No hay que ser políticamente correcto. Hemos avanzado mucho y la libertad de expresión es un bien del que carecimos durante mucho tiempo", sentencia mientras mueve su larga melena de un lado a otro.

A sus 43 años no piensa cambiar. Y eso lo sabe muy bien Alaska, su 'Olvi', con quien piensa viajar en pocas semanas a Las Vegas para celebrar que hace diecinueve años que se conocieron. A lo largo de su aventura amorosa ha habido momentos de pasión, días de hielo y enfados que duraban días sin hablarse, "pero eso es bueno porque significa que la relación está viva".

El matrimonio está atravesando una época muy buena a nivel profesional, está ganando dinero a espuertas y lo invierte en propiedades inmobiliarias, como la casa que le acaban de comprar a su amiga y compañera de teatro, Bibiana Fernández (63). Pero no siempre fue así, ya que casi todos han pasado "épocas de desierto", como muy bien lo ha definido Manuel Bandera que, al acabar la serie Bandolera, estuvo más de dos años y medio sin trabajar.

Mario Vaquerizo y Manuel Bandera.

Mario Vaquerizo y Manuel Bandera. Luis Fernando Romo.

El protagonista de Las cosas del querer (1989) afirma que "fue una época muy dura y como a Bibiana le pasaba algo parecido porque sólo iba un par de días a la semana al programa de Ana Rosa, le pedimos a Dunia Ayaso (53) y Félix Sabroso (52) que nos escribieran algo para ir de bolos", afirma a JALEOS Manuel, y así nació la primera versión de El amor está en el aire, a la que después se unieron Mario y Alaska. En esta conversación distendida, Mario puntualiza que en la vida de los famosos no todo es dorado: "A mí no me ha pasado, pero cuando Alaska se separó de Dinarama, le echaron de la compañía y tuvo que empezar a autoeditarse sus discos con Fangoria. Ella también tuvo esa época de desierto". De lo que no cabe duda es de que cuando crees en lo que haces, acabas triunfando.