Helena Revoredo en una imagen de archivo.

Helena Revoredo en una imagen de archivo. Gtres

Famosos HUELGA EN EL AEROPUERTO DE MADRID

Los Gut Revoredo, la rica familia que tiene en vilo la seguridad de Barajas

Helena Revoredo, presidenta de Prosegur y una de las mujeres más ricas  del mundo, tiene que resolver la huelga que han planteado sus trabajadores.

Si hubo largas colas en el aeropuerto de El Prat con la huelga que afectó a Eulen, en Barajas la situación se repetirá en Noviembre. Los 750 vigilantes de Prosegur están llamados a la huelga todos los sábados y domingos a partir del 11 y 12 de noviembre debido al caos organizativo e la empresa. 

Sin embargo, ¿quién se encuentra detrás de la famosa compañía de los grandes camiones blindados amarillos? Helena Revoredo (70 años) lleva dirigiendo la compañía desde que falleció su marido en 1976, y con este trabajo duro ha conseguido convertir a su familia en una de las más ricas de España y ella se encuentra en la lista de las mujeres más ricas del mundo

Llegó al poder por accidente

Helena, hija de un empresario argentino, conoció en su país de origen (Argentina) a Herberto Gut Beltrán, quien sería su marido y el fundador de Prosegur. Se marcharon a España en 1975, donde terminaron fundado esta compañía. 

Helena junto al rey Juan Carlos I.

Helena junto al rey Juan Carlos I. EFE

Todo parecía ir bien para la familia: tenían cuatro hijos, los negocios marchaban magníficamente convirtiéndose en un referente en el sector, eran una cara más dentro de los círculos más exclusivos de España... Sin embargo, todo eso terminó en 1997 tras un trágico accidente de tráfico. El padre de familia falleció a los 51 años cuando el Mercedes 500 en el que viajaba junto a otras tres personas (entre ellos José María Alcañiz, el entonces director de El Corte Inglés, que resultaba herido de gravedad) tenía un accidente. 

La familia quedó duramente tocada por esta pérdida. Al hecho de aprender a vivir sin el que había sido el hombre de su vida y criar sola a sus cuatro hijos, Helena tenía que ponerse al frente de la compañía. Entonces, Helena ocupó el cargo de vicepresidente, donde aprendió cómo eran los entresijos de la compañía. Pero ya en 2004 fue nombrada presidenta de Prosegur, donde la argentina demostró que podía con eso y más. 

Una de las mujeres más ricas de España (y del mundo)

Helena Revoredo es una de las mujeres más ricas del mundo, y por ende de España. Según Forbes, la empresaria tiene una fortuna estimada de más de 2.300 millones de euros. La primera vez que apareció en una de estas listas fue en 2013, cuando el medio estadounidense incluyó su nombre como una de las mujeres millonarias más ricas de España. 

Helena Revoredo posando.

Helena Revoredo posando. Prosegur

Hay que tener en cuenta que Helena no solo es la presidenta de Prosegur, y es que ocupa otros cargos como consejera en compañías de gran renombre como Endesa o Mediaset España. 

Propietarios de grandes fincas

Entre las aficiones de la familia, y de la gran parte de la gente adinerada, se encuentra la caza. Para ello, la familia posee dos fincas de gran extensión donde amigos, empresarios y grandes políticos han disfrutado de largas jornadas de caza. 

Una de ellas es La Romera, situada en la provincia manchega de Ciudad Real. La finca cuenta con una extensión de 2.500 metros cuadrados, donde destaca su zona ajardinada, además de grandes salones, una zona chill out y una plaza de toros. Llama la atención que, tratándose de una de las mujeres más ricas de España (y del mundo), alquile la finca para la celebración de eventos, sobre todo bodas. 

A esta finca han acudido apellidos ilustres tanto de la política como de los negocios (Entrecanales, Botín, March, Albelló, Mora-Figureoa, Álvarez...) para disfrutar de largas cacerías, y cerrar algún que otro acuerdo. 

La familia también posee otra finca en Cuenca, llamada Torrefuerte, sobre la que han trascendido muy pocos detalles. 

Los hijos continúan un legado familiar 

El matrimonio tuvo cuatro hijos que, siguiendo la tradición del linaje, han continuado el legado familiar emprendiendo nuevos negocios y casándose con otros hijos de la jet set. 

El primogéntio es Christian Gut (45), un nombre más que conocido dentro del mundo de las empresas. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, entró en el negocio familiar en 2007 como consejero delegado de Prosegur. 

Helena Revoredo junto a su hijo Christian Gut (dcha).

Helena Revoredo junto a su hijo Christian Gut (dcha).

El mayor de los Gut Revoredo está casado con Clara LLadó, hija de Juan Lladó (fundador de la gestora de fondos Gesconsult), con quien tiene tres hijos. En sus tiempos libres, la familia disfruta de largas estancias en la finca manchega de La Romera, donde Christian aprovecha para practicar una de sus pasiones, la caza (herencia familiar). 

La segunda hija es Chantal Gut, quien actualmente reside en Nueva York junto a su marido, un norteamericano llamado David Older. Chantal también quiso seguir el legado familiar, y en 1997 entró como consejera en Prosegur, compañía en la que actualmente ocupa el cargo de responsable del área de expansión internacional. 

La tercera de las hijas es Bárbara Gut, sobre la que se conocen pocos datos, salvo que está casada con el escritor José Machado, con quien posee cinco hijos y con quien vive en Sotogrande. 

El más pequeño de los Gut Revoredo es Germán, quien hace dos años ocupó titulares con su boda que costó 100.000 euros y que tuvo entre sus invitados a los principales presidentes del Ibex 35. El más joven de los hermanos estuvo viviendo muchos años en Shangay, donde durante casi una década emprendió varios negocios (como el hotel Cahi Living). 

En 2015 Germán se casó con Patricia Villanueva Nieta, una joven de buena familia pero discreta, en una ceremonia con pompa y circunstancia celebrada en Madrid. La boda no llamó la atención por el coste, sino por las altas medidas de seguridad debido a la lista de invitados. Para evitar filtraciones de la prensa, además del amplio dispositivo de seguridad, los novios fletaron varios helicópteros para que sobrevolaran la zona donde se celebraba la boda y así asegurar la seguridad de los asistentes.