Kiko Matamoros.

Kiko Matamoros. Gtres

Famosos EL ANTES Y EL DESPUÉS

La sorprendente metamorfosis de Kiko Matamoros desde que entró en televisión

El colaborador ha sufrido un cambio físico importante que ha conseguido gracias a las numerosas operaciones estéticas a las que se ha sometido.

Noticias relacionadas

La marcha de Kiko Matamoros (60 años) ha dejado huérfanos a muchos de sus seguidores. El vacío que deja un personaje como él no va a ser fácil de reemplazar. Pero tras 15 años dando grandes momentos en la pequeña pantalla, el colaborador ha dicho "¡Basta!". La primera vez que sentó en un programa de televisión como tertuliano fue en 2002, en Al descubierto (Antena 3). Antes de ello ya era conocido por ser representante de la fallecida Carmina Ordóñez. Después llegaron Salsa Rosa, La Noria, A tu lado, De buena ley y Sálvame Diario y Sábado Deluxe, entre otros.

[Más información: El rentable negocio por el que Kiko Matamoros abandona 'Sálvame']

La transformación física que ha sufrido Kiko desde esas primeras apariciones hasta ahora que ha decidido irse es sorprendente. Sabido es de sobra que es un hombre que no descuida su imagen y al que le encanta cuidarse. Además nunca ha escondido las operaciones estéticas a los que se ha sometido llegando a sentarse en platós con apósitos en la cabeza del postoperatorio. JALEOS analiza, retoque a retoque, la metamorfosis sufrida por Matamoros con ayuda de una de las mayores expertas en la materia.

La doctora Barba, experta en cirugía y medicina estética y propietaria de la clínica madrileña que lleva a su nombre, asegura que el colaborador le "ha sacado mucho partido a su rostro" y explica los tratamientos a los que se ha sometido:

Lifting medio facial y cervical. Se corta la piel y se estira para corregir la flacidez de las mejillas, el óvalo facial y el cuello. Es una cirugía que dura aproximadamente cuatro horas y que necesita de anestesia general. No puede detener el proceso de envejecimiento, pero puede mejorar los signos más visibles del mismo mediante el tensado de las estructuras más profundas. El coste medio de la misma es entre 6.000 y 8.000 euros.

Blefaroplastia superior e inferior. Es una técnica que se puede realizar a través de cirugía o con láser para eliminar el exceso de piel en los párpados. Son las temidas bolsas de los ojos, que otras famosas como Ana Rosa Quintana (61) también s ehabrían quitado como ya reveló JALEOS. Sirve para rejuvenecer la mirada y el rostro. Cuesta alrededor de 1.500 euros.

Otoplastia y corrección del lóbulo de la oreja. Una de las obsesiones del marido de Makoke (47) siempre han sido sus orejas. La otoplastia ha corregido las comúnmente denominadas orejas de soplillo pegándolas a la cabeza, mientras la corrección del lóbulo ha servido para que la piel no caiga y cuelgue. Ambas cosas se suelen hacer a la vez aunque como ha explicado la doctora Barba también se pueden realizar por separado. Se lleva a cabo con anestesia local y en conjunto tiene un precio de 4.000 euros.

Microinjerto capilar en las cejas. La operación consistió en la extracción de pelos de la parte posterior de la cabeza para su posterior colocación en las cejas. En cada una de ellas, y después de cuatro horas en quirófano, se le reimplantaron 500 pelos a través de microinjertos. "Tenía cejas, pero poco pobladas. No me gustaban", declaró en aquel momento. Esta operación oscila entre los 1.500 y 3.000 euros.

Bótox en la parte de la frente. La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. Con ello se consiguen eliminar las arrugas. También, según explica la doctora, lleva bótox en las patas de gallo.

Además de todos estos retoques estéticos, Kiko Matamoros cuida su piel con vitaminas, tratamientos antimanchas y radiofrecuencia. "La textura de la piel la tiene muy bien y eso no se consigue solo estirando la piel con un lifting, se consigue con este tipo de cosas".

La boca ha sido una de las últimas partes de su rostro que el colaborador ha querido arreglar. De hecho aún estaría en proceso y en opinión de la experta ahora mismo llevaría una dentadura provisional hasta la colocación total de unos implantes. "Esa es la razón por la que solo enseña la fila de dientes de abajo", concluye.