Alessandra Ambrosio con sus amigos en Ibiza.

Alessandra Ambrosio con sus amigos en Ibiza. Gtres

Famosos VACACIONES DE LUJO

Ibiza, la isla de los multimillonarios de todo el mundo en verano

Denominada la isla Blanca, en verano es, sin duda alguna, de todos los colores. Su concentración de famosos, sus fiestas orgiásticas y su gran variedad de ocio nocturno la convierten en el epicentro de los ricos y famosos del planeta.

Luis Fernando Romo

La energía misteriosa de Es Vedrá atrae cada verano a Ibiza a multitud de famosos nacionales e internacionales que, durante unos días, suelen bajarse del pedestal para mostrarse como el resto de los mortales. O casi. Porque sus cuerpos esculturales, sus yates de lujo alquilados, las mansiones en las que residen, los hoteles donde pernoctan o los chiringuitos que frecuentan están al alcance de muy pocos bolsillos.

Atrás quedas los tiempos en los que Errol Flynn, Ursula Andress, Elizabeth Taylor o el príncipe Bertil de Suecia frecuentaban o vivían este paraíso del Mediterráneo que en las últimas décadas ha borrado del mapa el auténtico glamour para dar cobijo a un sinfín de famosos de diferentes magnitudes, como Cristiano Ronaldo, Piqué y Shakira, Eugenia Martínez de Irujo o la mismísima Rihanna.

[Más información: Rihanna, desatada con un millonario saudí en una piscina de Ibiza]

Dónde poner la toalla para ver a las celebrities

En la isla hay varios puntos estratégicos para poner la toalla, la hamaca y, parapetado tras unas gafas de sol, observar de cerca lo que hacen los famosos. Ses Salines, con su arena fina blanca y sus aguas turquesas, se ha ganado la reputación como un paraíso exclusivo ubicado en el Parque Natural de Ses Salines, donde se han bañado las modelos Kate Moss y Alessandra Ambrosio, el actor Leonardo DiCaprio, los futbolistas Cristiano Ronaldo y Leo Messi o el político Pedro Sánchez.

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez disfrutan de unas vacaciones en Ibiza.

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez disfrutan de unas vacaciones en Ibiza. Gtres

Situada en un entorno natural entre dos acantilados, Cala Jondal (municipio de Sant Josep de S’Atalaia) se ha convertido en otro lugar de moda gracias a los beach clubs Blue Marlin y Tropicana o los restaurantes Es Sabina y Yemanja, que tienen servicio de comida a domicilio para los yates a través de zodiac. Por allí se han dejado caer las modelos Naomi Campbell y Claudia Schiffer; los actores Adrien Brody, George Clooney o Nicole Kidman y deportistas del calibre de Boris Becker. Y por último, la playa d’en Bossa, donde solían nadar felices Paula Echevarría y David Bustamante junto a su hija Daniella. Ahí se encuentra también uno de los centros neurálgicos del nuevo ocio ibicenco, el hotel discoteca UshuaÏa.

Paula Echevarría, David Bustamante y su hija Daniella en Ibiza, 2015.

Paula Echevarría, David Bustamante y su hija Daniella en Ibiza, 2015. Gtres

En menos de treinta minutos, las celebrities que quieren seguir disfrutando de lo exótico lo pueden hacerlo en otra isla de las Baleares, Formentera, muy próxima en ferry y famosa por su tranquilidad y su naturaleza salvaje. En la playa de Ses Illetes es normal que te des un codazo con dos parejas de ‘moda’, Eugenia Silva y Alfonso de Borbón y Martina KleinÁlex Corretja o con el tenista Rafa Nadal, cuyo restaurante favorito allí es El Pirata.

[Más información: Rafa Nadal fuera de la pista: éstos son sus negocios millonarios]

Y, sin duda alguna, en la playa de Cavall d’en Borràs, gracias al poder de los reality shows, hay una concentración de famosos entorno al Beso Beach, local de moda de este verano donde trabaja Jorge Brazalez, ganador de la quinta edición de Masterchef. Alli es fácil tomarse algo al lado de Mario Casas o hasta el mismísimo pirata del Caribe Orlando Bloom.

[Más información: Mario Casas luce palmito (y abdominales) en Ibiza]

Lujo obsceno

El lujo en Ibiza es más que obsceno. Prima la excentricidad. Si es barato, no interesa. Multimillonarios rusos y árabes se codean con celebrities de Hollywood para ver quién da más el cante con su talonario. De esto sabe mucho Abel Matutes Jr., apodado 'el príncipe de Ibiza' –es hijo de Abel Matutes, ex ministro de Asuntos Exteriores con Aznar– que está al frente del emporio del ocio nocturno y hotelero Palladium Hotel Group. Por sus locales pasa la élite más selecta del planeta.

[Más información: Abel Matutes II, el rey del ocio de Ibiza]

La joya de la corona es el Ushuaïa Beach Club, donde el año pasado Leonardo DiCaprio se gastó 10.000 euros cada noche. También han estado Paris Hilton, Bono (U2), Matthew McConaughey o Kylie Minogue. En este hotel discoteca pinchan los dj’s más famosos del mundo, como Bob Sinclair o David Guetta, a razón de 600 euros por minuto. Por ello, una cama balinesa frente al escenario puede llegar a costar 15.000 euros (consumiciones no incluidas). Y a la hora de beber, es todo un peligro, ya que hay botellas de champán Luis Roderer que alcanzan los 20.000 euros. A poca distancia se encontraba la mítica discoteca Space, ubicada en unos terrenos de los Matutes, que fue derrumbada para construir Hï Ibiza, pendiente de la inauguración oficial, y que según fuentes consultadas por el EL ESPAÑOL, estará unida por un puente al Ushuaïa.

El 'príncipe de Ibiza' también disfruta en la misma zona d’en Bosa del recién inaugurado Tatel, un restaurante que tiene entre sus accionistas a Rafa Nadal, Pau Gasol, Enrique Iglesias. En Talamanca, esos mismos accionistas abrieron hace unos días el Zela, que fusiona la comida mediterráneo-japonesa, y al que se añadió también como socio Cristiano Ronaldo, que acudió a regañadientes al photocall de presentación.

Cristiano Ronaldo visita ZELA, en Ibiza.

Cristiano Ronaldo visita ZELA, en Ibiza. Gtres

El chef italiano Walter Martino es un dios en la isla. Sus exclusivos platos encandilan a los multimillonarios más estrambóticos del planeta. Se ha llegado a embolsar un millón de euros de propina porque un príncipe de Dubai quedó encantado con su menú de lujo decorado en oro y diamantes y ha preparado platos con trufa blanca del Piamonte que cuestan 60.000 euros. Nada se le resiste a este arquitecto gastronómico.

Pachá es otro centro del ocio en el que DiCaprio, un juerguista consumado junto a su amigo Tobey Maguire, se gastó 20.000 euros en diez botellas de champán que regaló al Dj Solomun. El Sublimotion del chef Paco Roncero, ubicado en el Hard Rock Hotel, está considerado el restaurante más caro del mundo gracias a su experiencia multi sensorial. Su menú cuesta 1.500 euros sin IVA y este verano va a contar con grandes sorpresas, como el ilusionista Jorge Blass. El restaurante Cipriani, ubicado en el Ibiza Gran Hotel (allí se han alojado Kim Kardashian y Kanye West) es otro de los lugares más 'in' de la isla que tristemente se hizo famoso hace tres años cuando el actor Orlando Bloom pegó allí al cantante Justin Bieber.

En Lio, en Marina Botafoch, otro local nocturno por excelencia, te puedes encontrar desde a Sean Penn, pasando por Anne Hathaway o Leo Messi y, como no, es imprescindible acudir desde hace varias temporadas a la superfiesta 'Foam & Diamonds' de Paris Hilton que pincha en Amnesia hasta altas horas de la madrugada. Llegan a cobrar dos millones de euros por varios días al mes. Ferran Adrià ha estado envuelto en una polémica sexista porque hace unos días promocionó un evento en su restaurante Heart con un cartel con cuatro mujeres desnudas de cintura para abajo enseñando el derrière.

[Más información: Ferrán Adriá y su hermano la arman por un cartel con cuatro traseros]

Las residencias donde viven los ricos y famosos

Gutti acaba de poner a la venta por 2,8 millones de euros su mansión de 1.000 metros cuadrados a las afueras de Can Rimbau, una exclusiva mansión blindada ante los flashes de los paparazzi. Pero aún conserva dos apartamentos de lujo en la privilegiada cala de Port des Torrent, en el suroeste de la isla.

Tras su divorcio del Dj David Guetta, Cathy Lobé se quedó con villa Titanium, una impresionante mansión de 12 habitaciones y 12 baños ubicada cerca de San Antonio que necesita una veintena de personas para su mantenimiento y que actualmente está alquilada a un primo del jeque Abdul Aziz.

Eugenia Martínez de Irujo es otra forofa de la isla, donde su madre le dejó como herencia una 'hippy' mansión en Punta Galera, donde ha estado paseando con su nuevo amor, Narcís Rebollo.

Eugenia Martínez de Irujo con unos amigos en Ibiza, 2015.

Eugenia Martínez de Irujo con unos amigos en Ibiza, 2015. Gtres

En Coll del Vent, Pepe Navarro tiene una impresionante mansión de 512 metros cuadrados sobre un terreno de 10 hectáreas con vistas al mar valorada en unos 10 millones de euros; en Es Pouet, en Talamanca, Joaquín Torres, el arquitecto de los famosos, diseñó unos dúplex de lujo por valor de más de 1,5 millones de euros donde viven Blanca y Borja Thyssen, Fernando Hierro o Sergio Ramos y en la urbanización Can Lola tienen su residencia desde hace décadas la familia Goyanes-Lapique.

[Más información: La impresionante casa de Pepe Navarro en Ibiza cuyo valor alcanzaría los 10 millones]

El millonario ruso Vladimir Doronin, ex de Naomi Campbell, compró hace poco la super mansión de cala Conta (Sant Josep) en la que solía veranear durante años la top model australiana Elle MacPherson.

Palacios flotantes donde pernoctan las estrellas

Los que son ricos de verdad no quieren hoteles. Para eso, ya tienen los suyos propios, auténticos palacios flotantes que compiten unos con otros para ver quien posee el mejor yate de lujo con la mayor concentración de celebridades. Un maestro de ceremonias espectacular, pero que ya no está para muchos trotes, es Valentino, que a bordo de su lujoso 'TM Blue One', de 47 metros de eslora, ha dado cobijo a Jon Kortajarena, Naty Abascal e incluso a la mismísima Lady Di. En su interior hay cuadros de Picasso y retratos del diseñador pintados por Warhol. Armani prefiere usar el 'Main', de 65 metros de eslora, para navegar tranquilamente ajeno a las fiestas multitudinarias, aunque en su proa se han podido fotografiar a famosos patrios como Eugenia Silva o a Naomi Watts y Ornella Mutti. Otro diseñador que les hace la competencia es Dolce & Gabbana con el 'Regina d’Italia', que con sus 51 metros de eslora y decorado con pinturas del siglo XVII ha dado la bienvenida a Naomi Campbell, Kate Moss o Jennifer López.

Sin embargo, estos yates de lujo son pequeñas barcas de pescadores en comparación con las mega embarcaciones de los nuevos multimillonarios y príncipes árabes que valoran el 'anonimato'. El empresario ruso Andrei Melnichenko acaba de dejar boquiabiertos a los isleños con su velero llamado 'A', de 400 millones de euros y 143 metros de eslora, diseñado por Philippe Starck, con ocho pisos de altura, helipuerto, habitaciones con vistas al mar y mástiles con la altura del Big Ben.

El ruso Roman Abramovich posee una gran flota, pero por Ibiza suele recalar 'El Eclipse', de 340 millones de euros y 170 metros de eslora con dos helipuertos, escudo antipaparazzi y 70 tripulantes y 'Le Grand Bleu', de 113 metros de eslora. El hijo favorito del fallecido rey Fahd de Arabia, el príncipe Abdul Aziz bin Fahd Al Saud, sorprende a todos con el 'Strambotic', de 147 metros de eslora, sistema antimisiles, blindaje especial, grifos de oro, suelos de madera refinada… y un gasto de 400.000 euros cada vez que se llena el depósito.

[Más información: El nuevo puerto de Ibiza para megayates que atraerá a los billonarios]