La familia Bosé hace unos años.

La familia Bosé hace unos años. Instagram

Famosos HACE UNA SEMANA Y DOS DÍAS

La vida de los Bosé continúa tras la muerte de Bimba

Su tío Miguel se ha refugiado en la música, sus hijas han vuelto al colegio, y su madre Lucía y su tía Paola están viviendo el duelo en la más estricta intimidad.

Noticias relacionadas

Cuando se cumple una semana y dos días de la muerte de Bimba Bosé, su familia intenta recomponer sus vidas tras el duro golpe y continuar hacia adelante. No va a ser fácil, como no lo es para nadie que haya perdido a un ser tan querido. Por eso, cada uno de ellos ha elegido superar este duelo de la mejor manera que puede.

Miguel Bosé (60 años), por ejemplo, se ha refugiado en su trabajo y en su música, aunque eso le traiga muchos recuerdos con su sobrina con la que se subió a escenarios de todo el mundo. El cantante se encuentra ultimando todos los detalles de su gira 'Estaré 2017', que comenzará el próximo 16 de febrero en el Auditorio Nacional de México, con tres conciertos consecutivos, y que continuará por otros países como Estados Unidos, Puerto Rico y España. Además, Miguel Bosé sigue con su faceta más solidaria apoyando diferentes causas como la tragedia que están viviendo los chilenos con su oleada de incendios o luchando contra el calentamiento global de la tierra.

Imagen de la promoción de la gira de Miguel Bosé.

Imagen de la promoción de la gira de Miguel Bosé. Instagram

Por su parte, Lucía (59) y Paola Dominguín (56), prefieren vivir la triste pérdida de Bimba en la intimidad más absoluta. Las hermanas, que viven juntas en Valencia, han desaparecido de la escena pública. Nunca les ha gustado frecuentar la vida social, pero ahora mucho menos. La última vez que se las vio fue en el tanatorio de La Paz donde fue velado el cuerpo sin vida de la modelo. Allí, Paola no pudo contener las lágrimas al agradecer a los medios su presencia. Para ella Bimba era más que su sobrina, era como una hija y "su heroína", como explicó tiempo atrás en más de una entrevista.

Olfo Bosé, su madre Lucía y su tía Paola Dominguín en el tanatorio de La Paz.

Olfo Bosé, su madre Lucía y su tía Paola Dominguín en el tanatorio de La Paz. Gtres

Si para todos la muerte de Bimba Bosé ha sido un gran mazazo, más para sus hijas Dora (13) y June Postigo (5), fruto de su matrimonio con el músico Diego Postigo. A pesar de su juventud, ambas han tenido que decir adiós a su madre. Las dos han vuelto a retomar sus clases y a rodearse de sus amigos, quienes están siendo un gran apoyo en estos momentos. Este fin de semana Dora publicaba una historia en su cuenta de Instagram disfrutando con sus compañeras.

Otro que prefiere vivir su dolor de puertas para adentro es Olfo Bosé, el hermano de Bimba. Quién un día fuera uno de los personajes televisivos más controvertidos, al contar muchas de sus intimidades, hoy no quiere saber nada de los medios de comunicación. Ha estado al lado de su hermana en su enfermedad y desde que falleciese tampoco se le ha vuelto a ver. De hecho, ha cerrado hasta su cuenta de Instagram para que nadie pueda ver las imágenes y los momentos que comparte en la red social. Quizás el desencadenante fue la fotografía que publicó de la fiesta de disfraces en homenaje a Bimba, una de las últimas voluntades de la modelo. La imagen fue muy critica y horas después la retiró.

Fiesta homenaje a Bimba de su familia.

Fiesta homenaje a Bimba de su familia. Instagram

Lucía Bosé, la abuela, ni siquiera tuvo fuerzas para asistir al funeral de su nieta. Vive alejada de todo en Brieva, un pequeño pueblo de la provincia de Segovia, donde prefiere llevar en silencio su dolor. El pasado 28 de enero cumplió 86 años en uno de los momentos más amargos. De hecho, sus familiares más cercanos y su nieta Dora se trasladaron hasta su casa para soplar con ella las velas. Bimba no quería que estuvieran tristes por su pérdida.

Lucía Bosé en su última aparición pública el 20 de octubre de 2016.

Lucía Bosé en su última aparición pública el 20 de octubre de 2016. Gtres

Bimba Bosé murió el pasado 23 de enero, a los 41 años de edad, tras luchar dos años contra un cáncer de mama. Probó modernos tratamientos para la cura de su enfermedad como la cámara hiperbárica, pero nada funcionó. Aún así nunca perdió sus sonrisa ni la esperanza. A su velatorio acudieron numerosos rostros conocidos que quisieron despedirse de la modelo. Uno de los más afectados fue su amigo y "hermano" David Delfín (46).

David Delfín durante el velatorio de Bimba Bosé.

David Delfín durante el velatorio de Bimba Bosé. Gtres