Desfile final de la colección Walldress de la firma Zap & Buj.

Desfile final de la colección "Walldress" de la firma Zap & Buj.

Moda MADRID FASHION WEEK

Una moda (como una casa) en la pasarela SamsungEGO

La pasarela de los jóvenes talentos comienza con el desfile de la firma ganadora del "Innovation Project", Zap Buj, que explora al máximo los límites entre moda, arquitectura y tecnología.

Ayer se despedían los diseñadores consagrados y hoy la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) presenta en la pasarela Samsung EGO: el talento más joven; esos nombres que protagonizarán el futuro de la moda en nuestro país y que en las próximas temporadas quedarán finalistas o ganarán premios como el VOGUE Who is next. Entre los ganadores de otras ediciones, Leandro Cano, Pepa Salazar, Rubén Gómez y María Glück, Virginia Vallejo, Abrahamsson y Wellness.

Como dijo en la presentación Celestino García, vicepresidente corporativo de Samsung España, "a través de la beca Samsung EGO Innovation Project, la firma tecnológica lleva colaborando ininterrumpidamente desde 2013 con la pasarela madrileña y durante las últimas ocho ediciones han premiado con 10.000€ la colección de jóvenes diseñadores que mejor representan esa innovación".

El proyecto ganador de esta edición es Walldress, de la firma Zap & Buj, formada por las arquitectas y diseñadoras de moda Elena Zapico y Raquel Buj. Ambas creen firmemente "en la confluencia de arquitectura y moda y experimentan en su taller con nuevos materiales y herramientas digitales que posibiliten el acercamiento entre ambas". 

Elena Zapico y Raquel Buj, de la firma Zpa and Buj.

Elena Zapico y Raquel Buj, de la firma Zpa and Buj.

La unión entre moda y tecnología está presente no sólo en el diseño, sino también en los tejidos utilizados. En este caso, un polímero con memoria de forma (MSP) fabricado en colaboración con la Asociación de Investigación de la Industria Textil de Valencia (AITEX) y el Instituto de Ciencia y Tecnología de polímeros (ICTP) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sabido es que la moda del siglo XXI pasa por tejidos en movimiento; no el natural que le otorgan la tela, sino los que llevan incorporados chips, cables e incluso LEds para no sólo moverlos sino iluminarlos o cambiar su color, que ya presentan fuera con gran éxito diseñadores internacionales como Hussein Chalayan o Iris Van Herpen en sus últimas colecciones.

Y gracias a la tecnología wearable las prendas del futuro incorporarán información de nuestro cuerpo y constantes vitales, con tejidos que detectarán si tenemos fiebre o calor y evitarán, por ejemplo, que sudemos.

La colección Walldress de Zap & Buj va un paso más alláestá formada por siete planos arquitectónicos que en el desfile flotaban sobre la pasarela y, junto a ellos, las modelos, con unos bodies color carne; una a una han ido colocándose los distintos modelos sobre su cuerpo y recorriendo la pasarela. 

Algunos de los modelos de la colección ganadora del Samsung EGO Innovation Project.

Algunos de los modelos de la colección ganadora del Samsung EGO Innovation Project.

A medida que las modelos caminaban, los diseños iban cambiando, gracias a los polímeros con memoria de forma y otros innovadores tejidos elaborados por la propia firma, como silicona líquida translúcida. La relación entre moda y arquitectura se ha hecho aún más presente en el uso que Elena Zapico y Raquel Buj hacen de materiales empleados para la construcción, como láminas dicroicas y productos de aislamiento térmico. 
Unas placas de calor instaladas en el suelo de la pasarela daban calor a los tejidos para que cambiaran de forma.

Unas placas de calor instaladas en el suelo de la pasarela daban calor a los tejidos para que cambiaran de forma.

Tras aplicar un estímulo de calor con unas placas instaladas en el suelo de la pasarela y el que desprendían los focos, lo que al inicio del desfile eran simples planos arquitectónicos han modificado su patrón, convirtiéndose en vestidos de formas diferentes ante los ojos del público.
La diseñadoras de la firma, saludando al final del desfile y dos momentos del mismo.

La diseñadoras de la firma, saludando al final del desfile y dos momentos del mismo.

Aunque hoy no hay colas tan larguísimas como en los días anteriores, ni empujones por hacerse el selfie con el creador de moda, para muchos entendidos y analistas es la jornada más interesante y estimulante, en la que se puede comprobar lo que aseguraba Charo Izquierdo, directora de la MBFWM, en sus palabras de bienvenida: "las escuelas de moda cada vez son más y mejores en nuestro país".

Por eso, entre los patrocinadores hemos podido ver en el Cibelespacio los stands de ESNE (Escuela de Diseño, Tecnología e Innovación, el IED (Instituto Europeo di Design) y la UFV (Universidad Francisco de Vitoria). Esta última estrenaba presencia en la Madrid Fashion Week para dar a conocer su gran oferta formativa relacionada con la moda, la belleza y el estilo de vida, como el Grado en Diseño + Título Propio de Experto en Moda, el ciclo superior de Asesoría de Imagen Personal y Corporativa, el Máster de Comunicación y Marketing de Moda, así como el nuevo Curso Superior de Face Design y Make Up Artist Pro, con el que el maquillaje entra en la universidad. Una formación cada vez más amplia y completa dirigida a esos jóvenes que quieren hacerse un hueco en la moda. Y viendo cómo lo consiguen, no cabe duda de que estamos en el buen camino.