Moda FASHION WEEKS

El desfile más dulce de Ágatha Ruiz de la Prada

La diseñadora presenta en la Madrid Fashion Week una colección "espectacular" para el próximo otoño-invierno 2017-2018, llena de tartas, cupcakes, donuts, regalos, confeti y serpentinas, al ritmo de la música de Alaska

Cristina De Alzaga

Fran Rivera y Lourdes Montes; Chabelita Pantoja, Mariló Montero, Esperanza Aguirre, Carmen Lomana, Candelas Sastre, Beba Longoria, Octavio Aceves, Fabiola Toledo... había tantos invitados en el front row del desfile de Ágatha Ruiz de la Prada que Fran Rivera se tuvo que sentar en el suelo, delante de su mujer.

Cuando empezó a sonar la nueva canción de Alaska, Espectacular, las modelos comenzaron a salir y convirtieron la pasarela, como de costumbre, en una auténtica fiesta. Tartas de tres pisos que parecen flotar, cupcakes de moldes dorados en vestidos largos y cortos; donuts (cubiertos de sirope de fresa, chocolate y caramelo) en cuellos y faldas... golosinas vivientes que transformaron la Madrid Fashion Week en una merendola, poco después de que el reloj marcara la hora del mediodía.

Y mientras a los asistentes se les hacía la boca agua pensando en dulces y pasteles, confetis, serpentinas, cintas y lazos transformaban el desfile en un festín para los golos@s.

Tres grandes contenedores de reciclaje se situaban a la entrada de la pasarela, en un guiño al reciclaje que siempre acompaña los desfiles de Ágatha. Y todo tipo de tejidos (terciopelo, lamé, algodón, gasa, peluche y plástico), daban forma a modelos que representan todo un universo onírico: desde el vestido-caja de regalo, en rojo y dorado, a escarapelas gigantes, pasando por novias que llevan velo en color merengue rosa y traje-tarta. 

Hacia el final, dos vestidos de gasa, uno en rojo y otro en rosa, llevaban la cola sujeta en el aire por dos globos en forma de corazón. Aunque la sorpresa llegó cuando una modelo, que llevaba con un vestido-globo dorado, al más puro estilo Balenciaga, retiró la capa que lo cubría dejando escapar más de una docena de globos.

No faltó la inspiración en el surrealismo, presente en todas las colecciones de la diseñadora, en un antifaz con grandes ojos que remataba el escote palabra de honor de un vestido de lentejuelas doradas. La paleta de colores es amplia, pero se detiene en todas las gamas de azul, y homenajea al rosa fucsia (el shocking pink de Elsa Schiaparelli).

En septiembre, Ágatha presentó su colección para esta primavera- verano, con una colección "combativa", que tomaba referencias del boxeo y del glamour de las películas de Hollywood protagonizadas por la actriz y nadadora Esther Williams. 

La colección para el próximo otoño-invierno 2017-2018 se inspira en la merienda de Alicia en el País de la Maravillas, y el resultado, como canta Alaska, es espectacular.

.

.