Gastronomía GASTRONOMÍA

Restaurantes en Madrid para hacer dieta y eliminar toxinas

Te damos cuatro opciones para poder salir a comer o cenar fuera de casa, sin miedo a coger ni un gramo. Los locales de cocina vegana, vegetariana o saludable se imponen estos días como la mejor apuesta detox tras las fiestas

"Desintoxicarse" de los excesos de la Navidades es un reto que suele llevarnos algunas semanas y que, muchas veces, nos obliga a aplazar planes para no salir a comer o cenar fuera de casa. Y aunque proliferan la cuentas de Instagram vendiendo tés detox, zumos detox y dietas detox, muchas veces sin eficacia comprobada, comer y/o cenar sano y ligero sí es una opción inteligente, lo mismo que introducir productos ecológicos en tu dieta.

Por eso, la moda del "menú detox" se ha impuesto en las cartas de locales veganos, vegetarianos o simplemente healthy. Aquí hay una muestra, por si no quieres renunciar a unas salidas muy saludables.

Level Veggie Bistró

Imagen del interior del Levél Veggie Bistro.

Imagen del interior del Levél Veggie Bistro.

No es un vegano cualquiera. Es uno de los pocos restaurantes de la capital que llevan la tendencia crudivegana a sus más estrictos estándares. Nada en este restaurante con vistas al Retiro se cocina por encima de 41º para conservar todas sus esencias nutricionales.

Sin embargo, en su carta va más allá de las típicas ensaladas que uno pudiera pensar. Se pueden comer sushi, burritos, falafel y hasta hamburguesa, eso sí, elaborados sin nada de carne y con un cuidado especial en la cocina.

La sorpresa viene cuando uno prueba los platos y pregunta por sus ingredientes: falafel hecho con frutos secos, el sushi de falso arroz hecho de coliflor, spaghetti de verdura o la lasaña de calabacín, con una falsa crema de ricota, que hay que escuchar bien al camarero cómo se hace.

Hamburguesa Fabrizio.

Hamburguesa Fabrizio.

Uno de los platos que sorprende por su potente sabor es la hamburguesa Fabrizio, con patatas rústicas que no recuerdan a las de tu abuela, es que son las de tu abuela.

La carta también da un capricho en los postres pero utilizando endulzantes naturales y siguiendo las normas de la filosofía crudivegana. Un consejo: hay que probar lo que el cliente pedirá como cocacola... pero que sigue siendo un producto artesanal en este restaurante.

Avenida Menéndez Pelayo, 61 (Madrid)

Bendita Locura

Bendita Locura.

Bendita Locura.

Este restaurante es un lugar para todo... para desayunar, para tomar un café con un postre, para comer o cenar y hasta para tomarte una copa o un rico smoothy o batido de frutas si no quieres alcohol.

No tiene una carta amplísima pero sí muy variada (carne, pescado y verduras) y, sobre todo, con opciones muy ricas de comer saludablemente (ni siquiera tienen freidora y las patatas que se sirven se hacen asadas).

Dentro de las opciones detox que ofrece este local está la ensalada de quinoa, espinacas, pollo asado, naranja, tomate, cilantro y vinagreta de lima. Aunque uno de los platos más aconsejables es el salmón marinado en cítricos y vodka con pan de pita y sour cream o crema agria de mostaza.

Si optamos por ir a media mañana o media tarde, las tartas no son de dieta pero sí cocinadas por ellos mismos y la oferta de tés muy amplia, además de los ricos smoothies que se pueden pedir a cualquier hora.

Calle de Príncipe de Vergara 73 (Madrid)

Copenhagen

Restaurante Copenhagen.

Restaurante Copenhagen.

Otro de los vegetarianos de moda que han abierto en el último año, en pleno barrio de Salamanca. Su diseño ya habla de que la filosofía verde se impregna en la luz, la colocación de las mesas y hasta en cómo atienden los camareros.

Es el quinto local de este grupo que nació con un auténtico pensamiento nórdico y viene avalado por el éxito de sus cuatro locales en Valencia (otro Copenhagen, Olso, Malmö y Helsinki).

La carta está diseñada para que cualquier pueda sentarse a disfrutarla, desde intolerantes hasta diabéticos, y con la norma de mantener los criterios nutricionales y etiquetar perfectamente los platos como veganos, sin gluten y raw food.

La cocina del restaurante está preparada para hacer todos los procesos allí mismo, ya sea cocción, horneado o deshidratación. Y sólo eligen de fuera los productos que siguen los estándares de calidad de un vegetariano de su categoría, como el calabizo, un chorizo de calabaza, 100% vegetal, elaborado en Pontevedra.

Coca de tomillo con setas de temporada

Coca de tomillo con setas de temporada

Dentro de sus ensaladas se pueden degustar la ensaladilla de quinoa o la de algas con espuma de espárrago blanco y atún vegetal. No hay que perderse el huevo campero con espárragos, setas, queso crema ni la coca de tomillo y salteado de setas, aunque también se puede optar por hamburguesas vegetales, quesadillas o arroces.

Muy a tener en cuenta... hay platos para los más pequeños, por lo que es fácil convertir el Conpenhagen en un buen plan familiar.

Si se ha sido muy verde en la elección de la comida, a lo mejor se puede permitir acabar con un trocito de la tarta cheescake vegana, brulée de vainilla, coulant de chocolate o una selección de helados... todo, muy casero.

Un consejo: la cerveza artesana.

Calle de José Ortega y Gasset, 73 (Madrid)

Viva Burger

Las hamburguesas también pueden ser vegetarianas. Este restaurante se ha especializado en comida vegana. Situado en pleno centro de La Latina, su carta nos demuestra que, para comer sano, hay un mundo además de las ensaladas: wraps, pinchos y deliciosas hamburguesas ¡sin carne! 

En su web se declaran "la mejor hamburguesería vegetariana del mundo mundial" y su lema es Eat Positive: 100% animal free. Para que todos puedan disfrutar y mimar su salud, sus platos veganos están libres de gluten, buena noticia para los celíacos.

Interior del restaurante, Viva Burger.

Interior del restaurante, Viva Burger.

Un menú de 25€ puede incluir, para comenzar, un pincho de boletus con queso azul y cebolla caramelizada y croqueta de arroz negro con alga; de segundo, "Merry Burger", una hamburguesa 100% vegana con castañas, piñones, ciruelas pasas y cebolla confitada; y para terminar, sorbete de fresa con cava. 

Costanilla de San Andrés, 16 (Madrid)