Las mascarillas han llegado para quedarse. Al menos, esa es la opinión de José Castellano, Business Manager de Maskk, una marca de origen portugués que vio una oportunidad de negocio en España ante la demanda de un accesorio que se ha vuelto imprescindible desde comienzo de año.

Noticias relacionadas

Sin olvidar que es un producto que busca proteger, Maskk se ha enfocado en ofrecer mascarillas 'menos frías' y más divertidas con diseños creativos. Eso sí, contando con todos los certificados de calidad que permiten su uso diario. De ahí que haya conquistado a influencers como María Pombo (26 años), Laura Escanes (24), Dulceida (31), Grace Villarreal, Tomás Páramo (24) o María García de Jaime (24). Según explica José Castellano a JALEOS, trabajar con estas personalidades le ha dado tanta visibilidad a la marca que han empezado a surgir oportunidades de todo tipo, dentro y fuera de España. 

Laura Matamoros, con un mascarilla Maskk Instagram

Han creado el accesorio de la temporada.

No pensamos que la mascarilla sea un accesorio de temporada. Pensamos que se está creando una nueva realidad y unos nuevos hábitos en la sociedad, que no solo estarán presentes por la covid. Pensamos en la mascarilla como un accesorio que va a formar parte de nuestro día a día, independientemente de que esto se calme un poco o desaparezca del todo. Yo creo que es un accesorio con el que se va a vivir para llevar el día a día con más precaución y seguridad.

¿Qué diferencia a Maskk de otras mascarillas?

La diferenciación que quisimos conseguir frente a las demás mascarillas fue lo más difícil al inicio de la marca. Las nuestras incluyen un cordón que le permite a nuestro cliente regular la mascarilla por detrás del cuello y así evitar que le tire de las orejas. Este sistema de ajuste, que es la clave y la diferencia más grande de nuestra mascarilla frente al resto, es un sistema que costó mucho desarrollar. También destaca el patrón -otro proceso que fue bastante largo- que le aporta elegancia a la mascarilla, y sus tejidos de calidad con la máxima respirabilidad posible. Todas estas premisas, combinadas con la certificación que tenemos y los diseños que hemos conseguido, hacen de Maskk la mascarilla que la gente quiere.

Al ser un accesorio ligado a la salud, ¿ha sido difícil entrar al mercado y generar confianza en los clientes?

Es bastante delicado. Hacer un artículo ligado al tema de la salud siempre genera mucho miedo, muchas preguntas y mucha incertidumbre. Sin embargo, hemos conseguido posicionarnos como una mascarilla que ofrece seguridad y por eso la gente está confiando en nosotros.

¿Cómo lo han conseguido?

Desde el inicio hemos tenido claro que la principal función de nuestra mascarilla es proteger. Partiendo de esta premisa hemos intentado que, naciendo de una mascarilla, Maskk también se convierta en un accesorio de moda, con un diseño marcado y materiales sustentables. Lo hacemos aportando materiales de máxima calidad, cien por cien homologados y con todas las certificaciones necesarias.

También han contado con el apoyo de los influencers. ¿Esto les ha generado algún impacto a nivel de ventas o crecimiento en redes sociales?

Al ser un negocio online, conocemos y sabemos de primera mano la fuerza que tiene la figura del influencer como canal de comunicación y venta. Además, el gran poder y efecto de su trabajo, dentro de nuestro sector que es el textil. Por ello empezamos mandándoles nuestro producto para que lo enseñaran en sus redes sociales. Ciertamente, esto ha tenido un impacto bastante importante, tanto a nivel de ventas como en crecimiento digital. Se ha incrementado el número de personas que entran a la página web, el número de seguidores que tenemos en Instagram y las interacciones en las fotos. Teniendo en cuenta estos datos, nos planteamos algo más serio y comenzamos a entablar relaciones más directas y trabajar de manera continuada con influencers de la categoría de María Pombo, Laura Escanes, Laura Matamoros o Pablo Castellano. Lo que también conseguimos con estas acciones es que los clientes confíen en nosotros, que es en realidad lo más importante. 

Teniendo en cuenta este éxito, ¿han pensado en hacer una colección cápsula con alguno de estos influencers?

Quién sabe. A lo mejor estamos preparando algo de eso ahora mismo.

¿Algún famoso con el que les gustaría trabajar?

Estamos en un proceso de crecimiento tan grande y en un proceso de expansión mundial, que yo creo que todo llegará. Al final, creo que trabajar con personalidades de otros países es algo que va a llegar. Pero si tuviese que decir algún nombre con el que soñamos trabajar o que llevase nuestra Maskk, te diría Will Smith, apuntando muy alto. Quién sabe.

¿Las mascarillas solo se venden online o también están en puntos de venta?

Maskk nace como una marca cien por cien online, pero hemos tenido tanta aceptación en el canal online y una repercusión tan grande en redes y medios de comunicación, que han surgido oportunidades muy interesantes para la venta offline. Esta semana hemos entrado en El Corte Inglés, a nivel peninsular, tanto en España como en Portugal. Muchas tiendas multimarca también se han puesto en contacto con nosotros.

¿Tienen pensado agregar otros productos a la marca?

Pronto tendremos novedades muy interesantes que comunicaremos a través de nuestras redes sociales.

[Más información: Las 'influencers' lo tienen claro: esta es la prenda que no puede faltar en todos tus estilismos]