La era Trump ha terminado. En muy pocas horas Estados Unidos tendrá nuevo presidente y, por consiguiente, nueva primera dama. Desde este miércoles, Joe Biden (78 años) y su mujer, Jill (69), ocuparán la Casa Blanca, donde permanecerán durante los próximos cuatro años. A partir de ahora, no solo serán examinados cada uno de los movimientos del mandatario, sino también las apuestas estilísticas de su discreta esposa.  

Noticias relacionadas

"Tal y como ocurre en España con la realeza o en Latinoamérica con los artistas, en Estados Unidos lo que visten los políticos convierte", explica a JALEOS la fashion stylist Sofía Ungredda. Aunque a priori, Jill Biden no es referencia para las cabeceras y revistas de estilo, "en pocas semanas, los medios de comunicación estarán hablando de ella", asegura a este periódico Jesús Reyes, CEO de CoolHunting Madrid Comunicación, agencia especializada en moda y belleza.

Jill y Joe Biden, durante un acto en Washington. Gtres

El estilo de Jill Biden recuerda al de la primera dama francesa, Brigitte Macron (67). Es clásica y recatada. Suele optar por conjuntos de falda y chaqueta, vestidos, zapatos altos o botas. Utiliza colores tradicionales, pero también incorpora tonos atrevidos. Sus looks, además, tienen un poco de su esencia y de su historia. La primera dama de Estados Unidos es profesora de inglés y a lo largo de su trayectoria ha ejercido profesionalmente en diferentes escuelas.

"Su imagen representa a la mujer trabajadora real de Estados Unidos", explica Jesús Reyes a JALEOS. Su análisis coincide con el de la estilista Victoria Nogales: "Jill Biden quiere dar una imagen de mujer trabajadora 'normal' como cualquier norteamericana". 

Sus outfits, comenta Sofía Ungredda, son los típicos de una persona de "high class americana". Además, comunican seguridad y experiencia dentro de la política, un entorno en el que, según la experta, sabe manejarse a la perfección, ya que antes de llegar a la Casa Blanca, su marido fue senador y vicepresidente de Estados Unidos. Con sus apuestas estilísticas, Jill Biden también demuestra que "quiere pasar desapercibida. Por lo menos en sus comienzos como primera dama, para cederle todo su protagonismo a su marido", asegura Victoria Nogales a este medio.

Joe y Jill Biden, en una imagen de 2012. Gtres

Con sus looks, Jill demuestra que, al igual que la Reina de España, está comprometida con el medioambiente. "Así lo ha demostrado ya, vistiendo prendas con materiales reciclados, tejidos ecológicos y repitiendo en multitud de ocasiones prendas o estilismos sin mayor complejo", explica Jesús Reyes. Aunque difieren en su gusto por la moda, según el experto, Jill Biden podría haberse inspirado en Letizia (48), quien "está siendo un gran ejemplo en los últimos meses tras la pandemia, de cómo una figura pública tan relevante puede repetir propuestas de vestuario para respetar el medioambiente y mostrarse cercana a los ciudadanos".

La estilista Victoria Nogales sostiene la misma opinión que su homólogo. "Su falta de joyas la acerca a la realidad de los ciudadanos. Mientras que repetir looks demuestra que está a favor de una moda sostenible". La experta, además, afirma que Jill Biden es "una primera dama muy diferente a las dos anteriores". Melania Trump (50), su antecesora, ha sido su antítesis, ya que en su caso predominaban los estrenos y las marcas de lujo. Mientras que Michelle Obama (57) se convirtió en una referente en términos de estilo durante su estancia en la Casa Blanca, protagonizando incluso cabeceras y portadas de revista. 

En uno de los últimos actos de Joe Biden como candidato a la presidencia, Jill lució un vestido clásico de estampado floral.

Jill Biden, pese a su elegancia, no llegará a ser un icono de moda. En este nuevo Gobierno, de acuerdo con Sofía Ungredda, "el símbolo de estilo será Kamala Harris (56), quien acaparará todas las miradas". De hecho, ya lo está haciendo. La vicepresidenta es portada del número de febrero de la edición americana de la revista Vogue. "Va a tener presencia, pero sin ser icono de moda", asegura la experta. Sobre la primera dama, también comenta que "es muy regia y no va a utilizar prendas controversiales. Va a mantener su estilo americano, acorde a su edad". 

[Más información: Jill Biden, el polo opuesto de Melania Trump: una profesora discreta tras la exuberante modelo]