Beyoncé durante su espectáculo en Coachella 2018.

Beyoncé durante su espectáculo en Coachella 2018.

Celebrities UN DURO ESFUERZO PARA RECUPERAR SU FIGURA

Esta es la estricta dieta que siguió Beyoncé para su espectáculo en Coachella

Esta estricta alimentación terminó por sumir a la cantante en un estado de nervios que le causó temblores musculares y le afectó psicológicamente.

Noticias relacionadas

El año pasado, la cantante Beyoncé (37 años) hizo historia en el Festival de Coachella con uno de los conciertos más asombrosos del festival. Para poder realizarlo, la cantante estuvo preparándose física y mentalmente durante varios meses, hasta el punto de realizar una estricta dieta que llevó a cabo durante 44 días.

Trailer del documental 'Homecoming: A Film By Beyoncé' en Netflix.

Beyoncé era la artista principal del Festival de Coachella el año 2017, pero el embarazo de sus gemelos, Sir y Rumi, la obligó a cancelar su asistencia. Un año después, la cantante tenía claro que iba a subir a ese escenario, costase lo que costase.

"Buenos días, son las 5:00 horas de la mañana y este es el primer día de ensayos para Coachella", empieza el vídeo que ha publicado la artista, donde se ven sus pies ante una báscula. "La pesadilla de toda mujer ... Este es mi peso, 79 kilogramos. Va a ser un largo camino", asegura Beyoncé después de pesarse.

"Estoy de vuelta en el escenario después de dar a luz a los gemelos. Soy una mujer que siente que su cuerpo no es suyo", continúa. La cantante aseguró que llegó a pesar 98 kilogramos tras dar a luz a sus gemelos y, cuando empezó con su preparación para Coachella, tan solo habían pasado ocho meses desde el parto y ya había perdido 20 kilogramos.

Beyoncé siguió una estricta dieta para prepararse para Coachella 2018.

Beyoncé siguió una estricta dieta para prepararse para Coachella 2018.

Durante todo el vídeo se ve como Beyoncé trabaja su condición física y su alimentación con su entrenador personal, Marco Borges, creador de la dieta 22 días nutritivos, misma dieta que la cantante siguió durante 44 días. La cantante pop explica en el vídeo en qué consiste la dieta: "De ahora en adelante viviré cien por cien a base de plantas, hasta llegar a Coachella".

Se necesitan 21 días para crear un hábito, al llegar al día 22 el hábito ya está formado y el cuerpo se ha acostumbrado a él. Esa es la finalidad de esta dieta, crear un hábito saludable que se mantenga a largo plazo.

El plan de comida, orgánico, sano y natural, está compuesto por frutas, verduras y semillas en forma de batidos, purés, ensaladas, sopas y salteados. "Conocemos el poder de la verdura", explica Borges. "Es una dieta basa en plantas que trata de eliminar todos los alimentos excesivamente procesados, que no nos hacen ningún bien. Al comer plantas, verduras y frutas obtienes más energía y tu cuerpo se desintoxica de las malas toxinas".

En el vídeo, y según como lo pinta su entrenador, parece fácil, pero Beyoncé admite que fue un duro trabajo y que terminó por cruzar una línea que no debería haber cruzado. La cantante tenía una rutina diaria de ejercicios, masajes y coreografías para prepararse para Coachella, mientras que en sus ratos libres se encargaba de sus tres pequeños. "Perder peso fue mucho más sencillo que volver a estar en forma y sentirme cómoda con mi cuerpo", explica.

El espectáculo de Beyoncé está considerado como uno de los mejores conciertos de la historia de Coachella.

El espectáculo de Beyoncé está considerado como uno de los mejores conciertos de la historia de Coachella.

"Para poder cumplir mi objetivo, me limito a no comer pan, ni carbohidratos, ni azúcar, ni lácteos, ni carne, ni pescado, ni alcohol... ¡Y tengo hambre!", dice la cantante, mientras come un bol de ensalada. Finalmente, los 44 días de preparación dieron su fruto. Beyoncé se subió al escenario e hizo uno de los mejores conciertos de su carrera y de la historia de Coachella. La cantante alcanzó un peso ideal, volvió a ponerse en forma y se encontró cómoda y segura sobre el escenario.

No obstante, tras este esperado espectáculo Beyoncé comprendió que no podía volver a hacer algo así. "Solo trataba de encontrar la manera de equilibrar el hecho de ser madre de una niña de seis años y de los gemelos, que me necesitan constantemente, y a la vez poder trabajar conmigo misma, con mi cuerpo", explica al final del vídeo.

Estos intensos 44 días terminaron por sumir a la cantante en un estado de nervios y descontrol que le llegaron a causar temblores musculares y le afectaron psicológicamente. Beyoncé llegó a no sentir conexión entre su cuerpo y su alma, y tan solo querer volver con sus niños. "Ya no es como antes, cuando podía ensayar durante 15 horas seguidas. Ahora tengo hijos. Tengo marido. Tengo que cuidar mi cuerpo. Definitivamente me empujé más lejos de lo que realmente podía. Ya aprendí una lección muy valiosa. Nunca, nunca me empujaré tan lejos otra vez", finaliza.

[Más información: Encuentro real en Londres: Beyoncé y Meghan Markle, juntas en el estreno de 'El Rey León']