Melania Trump no quiere que se comercialice con su nombre

Melania Trump no quiere que se comercialice con su nombre Gtres

Celebrities LA LUCHA DE LA PRIMERA DAMA

La querella de Melania Trump tras publicarse que fue chica de compañía

EL ESPAÑOL ha hablado con la abogada eslovena de la primera dama, que se encarga de cuidar de su imagen en Europa. "No permitirá que se manche su nombre".

Silvia Taulés

Muchos la compadecen por ser la esposa de un hombre poseído por el poder y la verborrea (cuanto menos). Aparece en público como una bella mujer frágil y dominada, siempre en segundo plano. Pero nada más lejos de la realidad. Melania Trump (46 años) sabe bien lo que quiere y lucha por lograrlo: la primera dama de Estados Unidos ha emprendido una batalla legal para controlar su imagen al milímetro. De punta a punta del mundo. No permitirá que se comercialicen productos con su nombre y tampoco permitirá que nadie hable de ella en falso.

Melania Trump ha fernado la producción de una miel con su fotografía en la etiqueta

Melania Trump ha fernado la producción de una miel con su fotografía en la etiqueta Reuters

Este mismo lunes, sus abogados estadounidenses (tiene en otros países) presentaron una nueva demanda contra The Daily Mail por haber informado, en su versión digital, que en su pasado fue acompañante femenina (escort es la palabra técnica). El medio se retractó pero Trump sigue adelante. Y pide una compensación de al menos 150 millones de dólares por haber perdido oportunidades de mercado (cuenta con una marca de cosméticos propia) al verse relacionada con un mundo al que no pertenece.

Según la demanda interpuesta en Nueva York (presentó otra en Maryland que no fue aceptada porque las oficinas del demandado están en Nueva York), la citada información perjudicó la imagen de la primera dama de tal modo que no pudo beneficiarse de su imagen como esperaba.

Melania Trump posó desnuda en su primera etapa de modelo, pero nunca fue escort

Melania Trump posó desnuda en su primera etapa de modelo, pero nunca fue escort

"Tuvo una oportunidad única en la vida, como persona extremadamente famosa y muy conocida, además de exmodelo profesional, imagen de marca y empresaria de éxito, de lanzar una marca comercial con varias gamas de productos, cada uno de los cuales podría haberle proporcionado relaciones comerciales millonarias por un periodo de varios años durante los que la demandante es una de las mujeres más fotografiadas del mundo", señala la demanda.

También en Europa

A miles de kilómetros, la batalla es similar. En algunas cafeterías de Sevnica (Eslovenia) se sirve un nuevo postre: el Melania. Cuando Donald Trump (70) anunció su candidatura para la carrera hacia la Casa Blanca, todo cambió en este pequeño rincón esloveno. El pueblo Sevnica, de 5.000 habitantes, decidió adaptarse a los nuevos tiempos y rendir homenaje a su ciudadana más ilustre. Así que muchas casas colgaron la bandera americana de sus balcones. Melania Trump nació allí como Melania Knaus y ellos quieren recordárselo al mundo.

Pero la primera dama no está por la labor. "Mucha gente ha cruzado los límites", declara a EL ESPAÑOL Natasa Musar, la abogada eslovena que Melania Trump (46) ha contratado para que controle el uso que se hace de su imagen en su país natal. "Todo el mundo quiere hacer dinero con ella, por lo que he tenido que vigilar cada detalle y la informo constantemente de lo que sucede". 

Vecinas de Sevnica siguen las elecciones americanas en una cafetería del pueblo

Vecinas de Sevnica siguen las elecciones americanas en una cafetería del pueblo

Consciente de la situación, la primera dama quiere poner freno a quienes se lucran con su nombre. Y lo ha hecho en su estilo: poco ruido y acciones contundentes. Trump ha contratado al bufete de abogados eslovenos para que no se use su imagen como reclamo publicitario. Pirc Musar & Partnerji, el despacho de Ljubljana, la capital, que trabaja con la primera dama, avisa de que el nombre Melania Trump es una marca registrada.

El primer paso del despacho fue el emitir un comunicado de prensa en esloveno, a finales de diciembre, "para que la gente sepa que no se puede usar su imagen, ni el nombre Melania Trump, ni el nombre Trump, sin su consentimiento. Tampoco su fotografía, aunque hayan comprado el copyright, los derechos de imagen son de la mujer del presidente de Estados Unidos. Melania Trump no permitirá que se comercialicen productos con su imagen y su nombre"

Uno de los postres dedicados a Melania Trump que se venden en su pueblo natal

Uno de los postres dedicados a Melania Trump que se venden en su pueblo natal

Musar, directora del despacho de abogados, matizó en la conversación que no demandarán a nadie. "Está claro que mis clientes no quiere emprender acciones legales. Por el momento, eso está fuera de cuestión. Estamos controlando la situación de cerca y estoy en contacto semanal con mi cliente para informarla de la actualidad".

La primera dama tiene claro que hay cuestiones en las que mejor no meterse. Y las acepta incluso con agrado. "Se ríe cuando le cuento que hay pasteles dedicados a ella. 'Es bonito', me dice con una sonrisa", añade Musar, "así que esos detalles los vamos a permitir, pero no permitiremos que vendan productos a gran escala, como la miel que se comercializó un tiempo y que después de nuestro comunicado de prensa dejaron de vender". 

"Inadmisible sin permiso"

El comunicado era claro: "El uso de la imagen de cualquier persona con fines comerciales está más allá del alcance de la información pública y es inadmisible sin permiso expreso. Debido a que nos hemos topado con la idea de algunos emprendedores de usar el nombre Trump y Melania Trump para explotarlo comercialmente, lo correcto es llamar la atención y advertir de que dos nombres protegidos como marcas".

Donald y Melania Trump, cuando todavía no estaban casados

Donald y Melania Trump, cuando todavía no estaban casados

Y añaden: "También esperamos que las personas emprendedoras sean conscientes de que no está permitido el uso de fotografías de ella sin su consentimiento, incluso si tal persona o compañía en una foto de los derechos de autor".

Eslovenia está aprovechando el tirón de la llegada de Melania a la Casa Blanca. La estrategia funciona, si atendemos a los números que ofrece la misma Oficina de Turismo del Gobierno. Según el departamento de Estadística, ya en 2016 se ha notado el boom. El número de reservas de ciudadanos americanos en el país de su nueva primera dama se ha incrementado en un 10% en comparación con el año anterior.

Conocido en Europa como un buen destino para el esquí, Eslovenia empieza a estar en el mapa del turista americano, poco viajero y receloso de nuevos destinos. El Gobierno del país del Este europeo recoge el guante para aprovechar el tirón. La página web del país ya indica en su inicio que allí es donde nació la primera dama de Estados Unidos.

Espíritu aventurero

Además, ofrecen un apartado especial a su ciudad natal: "Sevnica es el nombre de una ciudad ubicada en el corazón de Eslovenia donde pasó su niñez y juventud la primera dama de EEUU Melania Trump. Aquí la vista descansa con el amplio paisaje al que le da la vida el Sava, el río esloveno más largo. El Castillo de Sevnica domina el casco antiguo ofreciendo las mejores vistas de la ciudad y sus boscosos alrededores. Unas pequeñas iglesias blancas y unas columnas en recuerdo a las epidemias de peste adornan sus redondeadas colinas. Si tiene espíritu aventurero, no dude en subir a la colina de Ajdovski Gradec, testimonio de los primeros pobladores de esta parte de Eslovenia. Su rica historia, su espectacular naturaleza y el moderno ritmo de la ciudad ofrecen algo para todos los gustos".

El alcalde del pueblo, Srecko Ocvirk, se congratula de su nueva posición mundial porque considera que "la atención global es positiva porque Sevnica se está convirtiendo en un destino turístico", según declaró a Reuters.

Un turista se hace un selfie ante el cartel con la foto de Trump a la entrada de su pueblo natal

Un turista se hace un selfie ante el cartel con la foto de Trump a la entrada de su pueblo natal

No sólo el Gobierno se ha armado para aprovechar la fama de su famosa ciudadana, el pueblo de Sevnica es el primero en el que se ha notado el cambio. Muchos comercios venden productos bajo la marca Melania, o Melanija (su nombre en esloveno), y hay incluso rutas turísticas para conocer los lugares que frecuentó de joven. Numerosos medios americanos han viajado hasta el pueblo para informar hasta del más mínimo detalle de la vida de la esposa de Donald Trump. Hemos visto su escuela, su casa, incluso el parque en el que jugaba. Han aparecido amigos, conocidos, familiares y algún que otro espontáneo.

La relación de Trump con su país de origen es fluida y cuando nació su hijo, Barron, hace 10 años, la actual primera dama donó una importante cantidad al centro sanitario del pueblo.

Melania o Melanija

Con todo, los habitantes de Sevnica están haciendo su agosto y será difícil que les paren, sobre todo ante la llegada de turistas americanos en busca de su pequeño El Dorado. Bruno Lojze Vedmar, el primero en bautizar un postre con el nombre de la primera dama, dice a Reuters estar encantado con las ventas. Como lo están en la cafetería que vende tartas de limón en su honor. Cierto es que la empresa que vendía miel con su fotografía ha tenido que dejar de hacerlo, pero es más difícil controlar que se comercialicen productos bajo el nombre Melania, o Melanjia.

Mientras tanto, todo aquel que visite Sevnica se encontrará con un cartel desde el que Melania Trump saluda sonriente: "Bienvenidos a la ciudad natal de la primera dama de Estados Unidos". La abogado de Melania Trump se ríe: "No sabemos quién ordenó que se pusiera ese cartel, pero entendemos que no es con propósito comercial, sino un detalle para fortalecer la imagen de la ciudad. A mi cliente le hace gracia eso". Y a los eslovenos, que han visto un filón comercial que explotan con buenos resultados. 

Melania Trump en los inicios de su carrera como modelo

Melania Trump en los inicios de su carrera como modelo