El príncipe Moulay Hassan de Marruecos, hijo del rey Mohamed VI (57 años) y la princesa Lalla Salma (42) se embarca en una nueva y vital etapa en su vida al comenzar sus estudios universitarios tras el verano. De este modo, el heredero del trono alauita deja atrás el que fuera el Colegio Real de Rabat, ubicado, por cierto, intramuros de su imponente palacio, donde estudiaba junto a reducidísimo grupo de cinco alumnos

Noticias relacionadas

Moulay Hassan ya va a la universidad y no se trata de un centro cualquiera. El príncipe continúa con sus estudios superiores en la Universidad Politécnica Mohamed VI, conocida popularmente como la UM6P. Este privado y elitista centro universitario está ubicado en la ciudad de Ben Guerir, a 250 kilómetros al sur de Rabat, donde Moulay ha vivido durante los primeros 18 años de su vida. Con este nuevo curso, el príncipe Hassan deberá despedirse de sus padres tras un verano especialmente retirado de la vida institucional

Moulay Hassan, detrás de su padre, el rey Mohamed VI, en Rabat en 2019. Gtres

En este punto, cabe recordar que esta nueva aventura académica del príncipe llega en un momento convulso a nivel informativo en lo que respecta a su padre. Y es que, por primera vez desde que accedió al trono en 1999, ha trascendido que el rey Mohamed VI ha renunciado a sus vacaciones de verano. ¿La razón? Uno de los grandes misterios que sobrevuela a la monarquía de Marruecos en estos momentos. Todos los años, el Rey congelaba su agenda e iniciaba sus días de asueto y desconexión en la costa norte del país. El monarca alauí pasaba semanas en la residencia real de Rincón, que los marroquíes llaman M’diq, una ciudad de 57.000 habitantes ubicada al este de Ceuta. No obstante, este año ha dicho un no rotundo a descansar. Sin razón o motivo aparente.

El rey está desde el 26 de diciembre de 2020 en Dar al Majzén, el palacio real de Fez, y de ahí prácticamente no se ha movido. Este verano, pues, no ha habido mar ni navegación para él, pasatiempo que siempre le gustó. Cuentan los entendidos, y los que no se explican por qué Mohamed no ha querido veranear, que en Fez las temperaturas alcanzan los 38 grados de máxima. Sea como fuere, este nuevo curso no será todo lo alegre que le gustaría al monarca, pues debe despedirse de su pupilo, del futuro rey de su país. 

La Casa Real de Marruecos es muy prudente a la hora de emitir comunicados oficiales sobre la familia. Los asuntos que ellos consideran privados y que no son meramente institucionales suelen ser un secreto para el pueblo marroquí y para el mundo. Sin embargo, algunos medios locales han podido confirmar que la carrera que el futuro rey ha elegido es Ciencias Económicas y Sociales en la Facultad de Gobernanza de la Universidad Politécnica Mohamed VI. 

Al contrario que su padre, Mohamed VI, que optó por la literatura en sus estudios secundarios y se especializó en Derecho en la universidad, el príncipe Moulay prefiere las asignaturas científicas y técnicas. El actual soberano estudió Derecho en la Universidad de Rabat, donde se graduó en 1985 en relaciones internacionales, antes de obtener en 1993, en la Universidad Sophia-Antipolis de Niza, en Francia, el título de doctor con la mención "muy honorable". La tesis de doctorado Mohamed VI trató sobre la cooperación entre la Comunidad Económica Europea y la Unión del Magreb Árabe.

El príncipe Moulay Hassan de Marruecos en una imagen de archivo. Gtres

Moulay Hassan siente un gran respeto hacia su padre y así se lo demuestra cada vez que puede. En 2020 el monarca tuvo que ser sometido a una delicada operación del corazón, una circunstancia en la que su hijo estuvo a su lado, tal y como se pudo ver en redes sociales. De la misma forma ocurrió dos años antes cuando el monarca se sometió a otra intervención en París, tras sufrir una arritmia. En la fotografía distribuida por la Casa Real se observa un detalle muy significativo y es que aunque toda la familia se encuentra alrededor del Rey, es su hijo mayor quien le sostiene la mano con firmezaA esto se le añaden pequeños detalles que se aprecian en sus apariciones públicas. Moulay es uno de los herederos reales que antes se inició en su labor institucional, ya que desde que era muy pequeño, de la mano de su padre, comenzó a comprender paulatinamente la función que, por nacimiento, le tocaba desempeñar.

El pupilo se encuentra muy implicado en las lecciones de su maestro. Esto se nota, por ejemplo, en las miradas constantes que Moulay dedica a su padre cuando protagonizan actos juntos. Tal y como recogen las redes sociales, Moulay observa todos los detalles relativos a su progenitor, desde su vestuario hasta sus gestos. En este tipo de eventos el Rey se convierte en su ancla y el Príncipe trata de asimilar toda la información sobre el comportamiento de su padre, unos recuerdos que le serán muy útiles en el futuro. Qué duda cabe que esa complicidad ahora, con la nueva vida universitaria de Hassan, cambiará sustancialmente. 

Universidad con sello español

Así como otros jóvenes royals europeos y del mundo cambian de país para conocer, conectar y desarrollar cierta sensibilidad con otras culturas -gran parte de su futuro trabajo es relacionarse con mandatarios y jefes del Estado de todo el planeta-, el príncipe Moulay ha optado por permanecer en su tierra, Marruecos. 

La UM6P donde estudia fue fundada por la compañía estatal marroquí Oficina Jerifiana de Fosfatos -OCP, siglas en francés-, abrió sus puertas en enero de 2017 y aspira a convertirse en un centro universitario de excelencia en todo el continente africano. Este prestigioso centro de estudios que ahora forma al futuro rey Hassan III tiene sello español, pues la totalidad del diseño de su campus es obra del celebérrimo arquitecto catalán Ricardo Bofill (81).

El campus por donde va a pasear el hijo del Rey tiene una plaza central y una zona peatonal que abarca de un extremo a otro, los colores tierra evocan al desierto, pero no desde el prisma de lo árido, sino de lo exótico. Alrededor de los edificios hay plantados olivos, cipreses y palmeras, los árboles más característicos de Marruecos. 

[Más información: Así es la relación del príncipe Moulay Hassan de Marruecos con su padre, el rey Mohamed VI]