Moulay Hassan (18 años) mantiene una estrecha relación con su madre, la princesa Lalla Salma (43). Según medios locales, su progenitora es verdaderamente clave en las decisiones personales de su hijo y existe cierta preocupación sobre esta gran influencia. Sin embargo, el joven cuenta con otro referente que ahora que ha cumplido la mayoría de edad y prevé un aumento de su presencia en actos institucionales, se hace más necesario que nunca.

Noticias relacionadas

Este segundo ejemplo a seguir, igual de importante que el de su madre, no es otro que el rey Mohamed VI (57), su propio padre. Y es que no hay que olvidar que algún día el heredero ocupará el lugar del actual Rey y, por ello, el monarca se preocupa de que, poco a poco, su hijo vaya adquiriendo las habilidades necesarias para llevar a cabo esta labor que tan pocas personas en el mundo tienen la posibilidad de experimentar.

Para lograrlo el Príncipe está recibiendo una minuciosa formación. Este año, como corresponde a su edad, el heredero al trono alauita ha iniciado sus estudios universitarios en la Universidad Politécnica Mohamed VI y ha escogido formarse en una carrera similar a la de su padre. El actual Rey se licenció en 1985 en Derecho tras presentar una monografía que ya demostraba su interés por las relaciones internacionales de su país: "La Unión Arabo-africana y la estrategia del Reino de Marruecos en materia de relaciones internacionales". Tras esto, en 1987 recibió el Certificado de Estudios Superiores (C.E.S) en Ciencias Políticas. 

Moulay Hassan, detrás de su padre, el rey Mohamed VI, en Rabat en 2019. Gtres

Por su parte, el heredero ha iniciado la carrera de Gobernanza, Ciencias Económicas y Sociales. Esta elección no es casual, ya que gracias a las enseñanzas que se imparten en las aulas los monarcas adquieren una visión global de la situación del mundo que les permite tomar las decisiones adecuadas para sus reinos.

Moulay Hassan siente un gran respeto hacia su padre y así se lo demuestra cada vez que puede. En 2020 el monarca tuvo que ser sometido a una delicada operación del corazón, una circunstancia en la que su hijo estuvo a su lado, tal y como se pudo ver en redes sociales. De la misma forma ocurrió dos años antes cuando el monarca se sometió a otra intervención en París, tras sufrir una arritmia. En la fotografía distribuida por la Casa Real se observa un detalle muy significativo y es que aunque toda la familia se encuentra alrededor del Rey, es su hijo mayor quien le sostiene la mano con firmeza.

A esto se le añaden pequeños detalles que se aprecian en sus apariciones públicas. Moulay es uno de los herederos reales que antes se inició en su labor institucional, ya que desde que era muy pequeño, de la mano de su padre, comenzó a comprender paulatinamente la función que, por nacimiento, le tocaba desempeñar.

El pupilo se encuentra muy implicado en las lecciones de su maestro. Esto se nota, por ejemplo, en las miradas constantes que Moulay dedica a su padre cuando protagonizan actos juntos. Tal y como recogen las redes sociales, Moulay observa todos los detalles relativos a su progenitor, desde su vestuario hasta sus gestos. En este tipo de eventos el Rey se convierte en su ancla y el Príncipe trata de asimilar toda la información sobre el comportamiento de su padre, unos recuerdos que le serán muy útiles en el futuro.

Esta es para él, una forma de aprender a través del mejor maestro. El joven Príncipe se encuentra agradecido por todas estas enseñanzas, algo que le demuestra con gestos que denotan el gran cariño que existe entre padre e hijo. Así se pudo ver en durante la conmemoración del centenario del armisticio de la Primera Guerra Mundial.

Conmemoración del centenario del armisticio de la Primera Guerra Mundial.

Durante el acto, la lluvia caía con fuerza y  y mientras que Angela Merkel (67) se protegía por sí misma de la lluvia, era Moulay quien, con sumo cuidado, portaba el paraguas que resguardaba a su padre de esta desagradable circunstancia meteorológica. Un detalle que pone de manifiesto lo importante que la comodidad del monarca es para él.

Esta conexión se ha revelado de manera pública desde que el Príncipe era pequeño. Repasando las instantáneas en las que padre e hijo aparecen juntos, en muchas de ellas se puede observar cómo ambos visten de forma muy similar, si no idéntica. Esta es una manera muy gráfica de comunicar su pretensión por imitar, en un futuro, el rol que Mohamed VI desempeña actualmente en Marruecos. 

Y es que son muchas las imágenes en redes sociales en las que padre e hijo aparecen juntos, en las que se puede apreciar el gran nexo que se ha forjado entre el actual y el futuro rey. También existen numerosas instantáneas con su hermana, la princesa Lalla Khadija (14). Sin embargo, no ocurre lo mismo con la princesa Lalla. A pesar de que los medios locales afirman que la relación entre madre e hijo es muy estrecha, esto no se refleja en redes sociales y apenas existen documentos gráficos de ellos juntos. Esto quizás se deba a que, tal y como afirman periodistas locales, en parte de la Familia Real existen preocupación por esta influencia que Lalla Salma ejerce en su hijo.

La princesa Lalla Salma arregla el atuendo de su hijo, el heredero Moulay Hassan.

Y es que la madre de Moulay ha sido una princesa poco convencional. Lalla Salma fue la primera esposa de un soberano alauí a la que se le otorgó un título real. Sin embargo, la imagen de la princesa cayó en picado cuando a finales de 2017, principios de 2018, desapareció de la escena pública por algo que desde Marruecos intentaban tapar de todas las maneras: su divorcio del Rey. Fue en el mes de marzo de 2018 cuando se conocía la noticia de la separación entre el soberano y la princesa: Mohamed VI y Lalla Salma ponían punto final a su historia de amor tras 16 años casados. Algo que, según medios locales, no afectó demasiado a Moulay Hassan y la pequeña princesa Lalla Khadija (14), que desde siempre vivieron con su madre en su residencia habitual de Dar es Salam.

Un año después de conocerse la separación real, en 2019, Lalla Salma reaparecía de manera privada en una de las plazas más famosas del mundo, Yamma el Fna, de Marrakech. La exesposa del Rey cenó al aire libre junto a su hija menorla princesa Khadija.

[Más información: Preocupación en Marruecos por la influencia de Lalla Salma sobre el príncipe heredero Moulay Hassan]