Moulay Hassan (18 años) ha cobrado gran relevancia pública desde que alcanzó el pasado mayo la mayoría de edad. El príncipe de Marruecos, que comenzó a asistir a actos públicos desde muy temprana edad, está acostumbrado a que cada uno de sus movimientos sean seguidos por la prensa local e internacional, pero desde que cumplió los 18 años la atención que se concentra en él se ha multiplicado.

Noticias relacionadas

Ahora su fama ha traspasado las fronteras de la prensa tradicional y el hijo del rey alauí se ha convertido en una estrella de la plataforma digital más querida por los más jóvenes: TikTok. Y no es que el príncipe haya decidido abrirse un perfil en dicha red social, algo que no sería muy adecuado para el heredero a la corona marroquí, sino que en esta aplicación se han filtrado unas imágenes del hijo de Mohamed VI (57) que no han dejado a nadie indiferente.

En el clip aparece Moulay Hassan durante un acto oficial, vestido de príncipe árabe. Durante el evento, en un momento en el que parece que no se da cuenta de que nadie lo graba, no puede evitar que le sobrevenga una carcajada. Al principio, el príncipe, consciente de su posición, intenta guardar las formas y con su mano sobre la boca trata de ocultar su impetuosa risa. Sin embargo, las carcajadas van a más y en cierto instante, Moulay se ve obligado a retirarse las lágrimas que se le saltan provocadas por las risas.

@marwa.jenner

He stole my heart🤤😍#marocaine🇲🇦 #moulayhassan #foryou #explorepage #morocco

♬ original sound - Marwa z-h

Esta actitud no muy apropiada por parte de un miembro de la realeza marroquí durante un acto público, ha sorprendido a los tiktokers. Y el asombro ha sido mayor al tratarse del primogénito de los reyes alauitas, que suele hacer gala durante sus apariciones en actos oficiales de un semblante bastante serio.

A pesar de ello, la naturalidad del heredero ha encandilado a los usuarios de la red social. "Ha robado mi corazón", comentaba uno de ellos, mientras que otro añadía: "Es la primera vez que lo veo reírse, por fin se ríe". El vídeo, que se ha viralizado desde diversas cuentas, ha acumulado millones de reproducciones y los me gustas se cuentan por miles.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el heredero de la corona marroquí concentra la atención de los usuarios de redes sociales. Y es que en estas plataformas se generó un gran debate a partir de una exquisita afición que Moulay ha heredado de su padre y de su abuelo: el gusto por la relojería fina.

Siendo todavía un adolescente, el heredero se mostró en varias ocasiones con exclusivos relojes que forman parte de las casas relojeras más costosas y cuyas cifras, dependiendo del punto de venta, podrían rondar los 40.000 euros.

El príncipe marroquí, junto al rey Mohamed VI, ambos luciendo relojes durante la firma del acuerdo bilateral entre España y Marruecos, en febrero de 2019. Gtres

Una de las piezas por la que se ha decantado en algún acto relacionado con la monarquía es el Rolex Yacht-Master II. Se trata de una joya en oro amarillo de 18 quilates con el clásico brazalete oyster, valorado en 41.400 euros, que llama la atención por su especifica funcionalidad.

La marca lo describe como "la herramienta esencial de los patrones para calibrar el rumbo" que, por sus elementos, sirve para "sincronizarlo con las secuencias de salida de las regatas". De la misma firma, Moulay Hassan ha lucido el modelo GMT-Master II en oro Everose de 18 quilates, diseñado para mostrar la hora en dos husos horarios simultáneamente y a la venta por un precio 36.400 euros

Todos ellos son lujosas piezas símbolo de una ostentación poco común entre otros herederos. En las antípodas del príncipe marroquí se encuentra la princesa Leonor (15), que el pasado 3 de agosto aparecía en Mallorca luciendo unos pendientes plateados cuyo valor no superaba los cinco euros

[Más información: El príncipe Moulay Hassan de Marruecos: se desvela la verdad tras su gesto más polémico y criticado]