La vida del príncipe Moulay Hassan de Marruecos (18 años), el heredero al trono alauí, es más hermética que la de cualquier otro royal europeo o del mundo. Sus fotografías están contadas, analizadas y seccionadas, sus apariciones son escasas y el control de los medios de comunicación en el país árabe es una realidad que choca frontalmente con los derechos de sus ciudadanos.

Noticias relacionadas

Pero el boom de las redes sociales ha provocado que no siempre se pueda tener todo dominado. Mucho menos si las imágenes son posteadas desde otras naciones. Hace apenas unos días, se viralizaba en TikTok un vídeo de Moulay Hassan de Marruecos, donde aparecía haciendo algo no demasiado protocolario en el sentido más estricto y puro de la palabra.

Los miembros de las familias reales del mundo son representación, imagen, figura, y el hecho de mostrar sus sentimientos en público no está siempre demasiado bien visto a ojos de los más puristas. En el clip de vídeo, el hijo del rey Mohamed VI (57) aparecía en un acto oficial, inmerso en un corrillo entre altos cargos y mandatarios de su país, evidentemente, bastante mayores que él, riéndose hasta el punto de tener que secarse las lágrimas. 

En esta ocasión, otra imagen del primogénito de la princesa Lalla Salma (43) se ha escapado de la censura y ha corrido como la pólvora, esta vez, por Instagram. Se trata una fotografía donde Moulay Hassan aparece junto a su padre en lo que se supone son unas vacaciones de verano en algún lugar indeterminado del planeta Tierra.

La instantánea fue tomada en agosto de 2019 y lo más llamativo de la imagen es el estilo absolutamente informal del jefe del Estado de Marruecos y de su heredero directo. El soberano luce una chaqueta negra en salvaje piel de cocodrilo, la más exclusiva, exótica y carísima de todas las pieles del mundo. Su hijo, en cambio, algo más discreto, lleva una americana en azul klein, hecha a medida y con pañuelo en el bolsillo del pecho.

Ambos decidieron lucir camisa de seda blanca descamisasda hasta el tercer botón y se sacaron los cuellos por fuera de la solapa, muy del estilo años 70 recientemente recogido y revisado por otros diseñadores vistos, por ejemplo, en las pasarelas de París. Una imagen fresca, nunca antes vista del príncipe Moulay, sin imposturas y alejadas del frío estricto protocolo con el que nacen los miembros reales. 

Moulay en sus 18 años

El príncipe Moulay Hassan, en septiembre de 2019. Gtres

El 8 de mayo de 2003 fue uno de los días más felices en la vida del rey Mohamed VI de Marruecos. Con 101 salvas de cañón a modo de celebración, su entonces esposa, Lalla Salma, traía al mundo, tan sólo un año después de darse el 'sí, quiero', a un niño varón.

Un pequeño príncipe, heredero, por supuesto llamado a ser rey de los alauitas: Moulay Hassan. El pasado día 8 de mayo de 2021, el primogénito del monarca marroquí alcanzaba su mayoría de edad y lo hacía en un contexto radicalmente opuesto al de aquel día de júbilo, pompa y boato en el que nacía. 

Moulay Hassan llegó a la edad adulta en mitad de una pandemia que le impidió, al menos que se sepa, celebrar sus 18 años como suelen hacer en las altas esferas de Rabat. Hassan, a su edad, ya va a la Universidad y no se trata de un centro cualquiera.

El príncipe continúa con sus estudios superiores en la Universidad Politécnica Mohamed VI, conocida popularmente como la UM6P. Este privado y elitista centro universitario tiene dos sedes: una que está ubicada en la ciudad de Ben Guerir, a 250 kilómetros al sur la capital, y otra, a la que acude el príncipe, en Rabat, donde vive junto a su madre, la persona por la que dicen siente una extrema debilidad y que es su máxima influencia. 

[Más información: El príncipe Moulay Hassan de Marruecos: se desvela la verdad tras su gesto más polémico y criticado]