Moulay Hassan (18 años), heredero al trono alauí, está generando confrontación en su familia. Su llegada a la mayoría de edad y los problemas de salud de su padre, Mohamed VI (57) podrían acelerar su ascenso al trono. Se trata de una situación que estaría incomodando a sus tres tías y hermanas del actual Rey, quienes temen perder sus privilegios dentro de la Corona. 

Noticias relacionadas

Desde que la madre de Moulay Hassan desapareció de la escena pública, las hermanas del monarca, Lalla Meryem (58), Lalla Asma (55) y Lalla Hasna (53) han ocupado su lugar. Así se pudo comprobar en febrero de 2019, durante la visita de Felipe VI (53) y Letizia (48). La menor de ellas, de hecho, es quien ejerce oficiosamente de primera dama y gestiona el país durante las ausencias de su hermano, Mohamed VI. El monarca mantiene una relación muy estrecha con ella, al igual que con las otras dos, quienes han hecho un frente común contra Lalla Salma (43).

Moulay Hassan y Lalla Salma, en una imagen de archivo. Gtres

Aunque el repentino ascenso al trono de Moulay Hassan seguirá siendo una incógnita mientras Mohamed VI no decida abdicar, la prensa local asegura que "las hermanas del Rey no ocultan su malestar por la gestión en Palacio y lo que respecta al heredero del trono". La preocupación y el desasosiego dentro de la Familia Real de Marruecos va en aumento, porque cuando el joven sea coronado como el rey Hassan III, seguirá, según algunos expertos, la guía, el consejo y el dictamen de su madre, Lalla Salma, a quienes muchas voces atribuyen un anhelo de venganza por haber sido condenada al ostracismo.

Moulay Hassan está muy unido a su madre, no solo por vivir con ella, sino también porque la ha visto sufrir por todas las restricciones que le fueron impuestas mientras ejercía de Princesa de Marruecos. La influencia que ha ejercido Lalla Salma sobre él ya se ha visto reflejado en la elegancia, la madurez y el savoir faire en actos oficiales que ha presidido en solitario desde hace más de una década.

Sin embargo, según los expertos, podría apreciarse mucho más en las decisiones del joven, en caso de ascender al trono. De acuerdo con la prensa marroquí, esta situación sería intolerable para Lalla Asma, Lalla Meryem y Lalla Hasna, quienes automáticamente perdería poderes y privilegios. 

La reina Letizia junto a Lalla Meryem, durante su visita a Marruecos en 2019. Gtres

La difícil relación de Lalla Salma con sus cuñadas quedó patentada en Le Crapouillot Marocain, uno de los tantos misteriosos periódicos digitales creados en el Magreb y en cuya información oficial no aparece ni el nombre de su director ni dirección postal alguna. A raíz de conocerse oficialmente el divorcio real, el citado medio se atrevió a criticar con suma dureza a la Princesa, quien había sido considerada como 'la Hija del Pueblo'. El diario dibujó de ella un perfil frío, destacó su "engañosa actitud cool" y le adjudicó un carácter colérico, agresivo y narcisista fruto de un "ego desmesurado".

La mala salud del Rey

La coronación de Moulay Hassan se percibe como un acontecimiento cercano, debido a la delicada salud de su padre. Mohamed VI padece una enfermedad obstructiva crónica que entorpece el flujo de aire en algunos órganos y puede desencadenarle un enfisema y una bronquitis crónica. 

Moulay Hassan, recibiendo a Felipe VI y Letizia, bajo la atenta mirada de sus tías, hermanas de Mohamed VI. Gtres

El Rey, de hecho, fue intervenido dos veces el año pasado por sus problemas cardíacos y ahora está a la espera de una próxima operación. Al margen de sus arritmias, también ha presentado dolencias respiratorias que se han constatado en algunos actos públicos.

La prensa de Marruecos asegura que en caso de que abdique, se creará una regencia que asesorará a su hijo para poder gobernar. Sin embargo, se prevé que ninguna formación será tan influyente para él como los consejos que pueda brindarle su madre. 

[Más información: El estratégico silencio del príncipe Moulay Hassan de Marruecos casi un mes después de cumplir 18 años]