La princesa de Asturias, Leonor de Borbón (15 años), y el príncipe Moulay Hassan de Marruecos (18) tiene en común más de lo que se pudiera creer a priori. Nacidos sólo con dos años y medio de diferencia, ambos están llamados a ser rey de su patria, son los herederos al trono de su país y son primeros en la línea de sucesión por ser los primogénitos de los reyes Felipe VI (53) y Letizia (48), y Mohamed VI (57) y la princesa Lalla Salma (43), respectivamente.

Noticias relacionadas

Pero, más allá de las obviedades, hay algo que conecta directamente a estos dos jóvenes royals, cuyo destino dinástico es el mismo, pero cuya infancia y adolescencia han sido radicalmente diferentes. Una unión inesperada que trasciende tras años de exhaustivos análisis en los gestos, ademanes y comportamientos de los príncipes en público, además de algunas informaciones y también opiniones de voces expertas en la Casa Real española y alauí.

La princesa Lalla Salma arregla el atuendo de su hijo, el heredero Moulay Hassan. Gtres

La princesa Leonor y el príncipe Moulay Hassan de Marruecos viven, actúan y se relacionan bajo la influencia de sus madres: Letizia y Lalla Salma. Periodistas locales expertos en la primera familia alauí afirman que la figura de la exesposa del soberano es clave en las decisiones personales e institucionales de su hijo.

En el saber estar, la elegancia, la madurez y el savoir faire en actos oficiales que el heredero ha presidido en solitario desde hace más de una década dicen que existe la impronta de su progenitora. La evolución de Moulay Hassan se refleja, incluso, en su cambio de ropa, otro de los consejos de su madre.

La reina Letizia, cuidando hasta el más mínimo detalle de la imagen de su hija Leonor. Gtres

En este sentido, el nexo entre príncipes puede ser similar porque no es ningún secreto si se afirma que muchos profesionales que siguen los pasos de la Familia Real española sostienen que ven en Leonor el sello natural de la reina Letizia.

Como anécdota, cabe recordar que en el primer -y hasta la fecha único- acto en solitario presidido por la princesa, Leonor ejerció de periodista, al más puro estilo Letizia, yendo más allá de lo que se esperaba de ella: dar visibilidad por su relevante presencia representativa.

Fue en el Instituto Cervantes donde hizo una apreciación en público, alabando "la herramienta de la Biblioteca Cervantes virtual", y preguntando a Carmen Noguera, la secretaria general de la institución, por la situación de los trabajadores del Instituto Cervantes que vivían fuera de España y que no habían podido volver por la pandemia.

La princesa Leonor en su primer acto en solitario en el Instituto Cervantes. Gtres

En unas declaraciones de Jaime Peñafiel (88) para JALEOS el pasado mes de diciembre lo dejaba claro: "Letizia la está haciendo a su imagen y semejanza. Así de claro". No obstante, más allá de esta conexión puntual, tan subjetiva como apreciativa, sí que hay tres grandes diferencias. Tres situaciones vitales que han marcado su destino como personas destinadas a ser jefes del Estado de sus relativos países. 

1. Su primer discurso

La vida institucional y pública del príncipe Hassan empezó bastante antes que la de la princesa Leonor u otros herederos europeos. El hijo de Mohamed VI, que se convertirá en Hassan III cuando sea rey, pronunció su primer discurso a los ocho años en la academia militar de Kenitra, ciudad marroquí anteriormente conocida como Port-Lyautey. Leonor, por su parte, lo hizo a los 13 años en la solemne entrega de los Premios Princesa de Asturias en octubre de 2019, a 11 días de cumplir los 14. 

2. Su primer acto en solitario

Primer acto en solitario del príncipe Moulay Hassan con tan sólo siete años en Casablanca. Gtres

El príncipe heredero de Marruecos presidió su primer acto en solitario con tan sólo 7 años. Era febrero de 2010 y sin la presencia de sus padres, Moulay Hassan viajaba desde Rabat hasta Casablanca con motivo de la celebración del Salón Internacional del Libro (SIEL). Acompañado del entonces ministro de Cultura, Bensalem Himmich; del gobernador de Casablanca, Mohamed Halab y del alcalde, Mohamed Sajid, el joven, entonces un niño, efectuó una gira por Casablanca en un periplo que duró nueve días.

Los reyes de España, en cambio, han esperado algo más de tiempo para dejar sola a su hija al frente de actos oficiales. Fue el pasado 24 de marzo cuando Leonor recorrió los 16 kilómetros que separan al palacio de La Zarzuela del Instituto Cervantes, donde pasó la mañana con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (63), y con el director de la institución, Luis García Montero (62). 

3. Sus estudios

Moulay Hassan de Marruecos en el funeral de Jacques Chirac en septiembre de 2019.

Mientras que la princesa Leonor viajará en agosto hasta Llantwit Major, en Gales, para cursar el Bachillerato Internacional en el Atlantic College de los United World Colleges durante dos años, Moulay Hassan nunca ha salido de sus fronteras para realizar estudios académicos. Ni siquiera ahora, que ya se encuentra en la Universidad estudiando Gobernanza, Ciencias Económicas y Sociales, el joven alauí ha abandonado su patria, Marruecos. La última de las grandes diferencias entre los dos príncipes.

[Más información: El príncipe Moulay Hassan de Marruecos cumple 18 años: así es el heredero que detesta que le besen la mano]