Harry y Meghan Markle en un evento reciente.

Harry y Meghan Markle en un evento reciente. Gtres.

Casas Reales MIEDO EN PALACIO

Temor a la presencia de francotiradores en la boda de Harry y Meghan Markle

La policía desplegará a más de 3.000 agentes para que refuercen la seguridad de los asistentes al gran evento.

El 19 de mayo las calles de Windsor serán una de las zonas más seguras del planeta. Al menos así se desprende de las informaciones sobre la seguridad que rodeará la boda de Harry (33 años) y Meghan Markle (36). 

Fuentes de la policía británica han desvelado que los temores se centran en el paseo en carruaje descapotable que la pareja quiere realizar por las calles de Windsor. El recorrido de 3,2 kilómetros se encuentra en medio de numerosos pisos, tiendas y balcones que son la causa del calvario de las fuerzas de seguridad.

Para evitar cualquier tipo de incidente, la policía prevé desplegar más de 3.000 agentes para proteger a la Familia Real, un número que, según se baraja es más del triple de oficiales que protegió la boda del príncipe Carlos (69) y Camila Parker Bowles (70) en 2005. 

Policías en los alrededores del recinto.

Policías en los alrededores del recinto. Gtres.

El temor principal de las fuerzas de seguridad es que el paseo en carruaje de los novios presenta "graves problemas de seguridad" y existe la posibilidad de que la ciudad se convierta en "el centro de Sarajevo", en referencia a la capital de Bosnia donde los francotiradores atacaban a los civiles en las guerras balcánicas. 

Además de los policías, el día de la boda también estarán presentes otros miembros de distintas las fuerzas especiales: más de 40 soldados del Servicio Aéreo Especial, oficiales de policía del comando antiterrorista y el escuadrón de protección real. Decenas de policías encubiertos y varios francotiradores cubrirán las calles principales para combatir una amenaza terrorista "severa", según la califica el MI5.

En el marco de estas medidas, el jueves la policía arrestó a un hombre de 20 años del que se sospechaba que estaba planeando un ataque terrorista. 

El príncipe y los duques de Cambridge incorporan a Meghan a la Fundación Real

En el caso de la boda entre el príncipe Guillermo (35) y Kate Middleton (36), en 2011, el protocolo de seguridad fue más fácil de organizar ya que los espacios públicos en los que tuvo lugar la ceremonia se encontraban en una amplia franja de la carretera junto al Palacio de Buckingham sin edificios altos. 

[Más información: Todas las claves de la boda del príncipe Harry y Meghan a un mes de celebrarse]