Letizia en su última aparición pública.

Letizia en su última aparición pública.

Casas Reales TRATAMIENTOS REALES

Letizia, Año Nuevo, retoque nuevo

La reina ha lucido unos labios más gruesos y unos pómulos más marcados en los dos actos oficiales que ha protagonizado en 2018.

Los reyes Felipe VI (49) y Letizia (45 años) han regresado a la rutina después de los festejos navideños y han retomado la agenda real con total normalidad. Este lunes, el matrimonio, ha comenzado la semana asistiendo a un acto en el Museo Reina Sofía para hacer entrega de los Premios Fundación Víctimas del Terrorismo. Nuevamente, la reina, quien ha elegido para la ocasión un vestido gris de manga larga reciclado de Carlonia Herrera, ha sido el centro de todas las miradas. 

Más que su estilismo, esta vez ha llamado la atención su rostro. Con unos labios más gruesos y unos pómulos más marcados parece que la monarca ha aprovechado el parón navideño en sus actividades reales para hacerse algún que otro retoque estético. Ya en su primer acto oficial de 2018, después de la Pascua Militar, algo había cambiado en ella. 

La reina Letizia durante el acto de entrega de los  premios de las Víctimas de Terrorismo.

La reina Letizia durante el acto de entrega de los premios de las Víctimas de Terrorismo. Gtres

La evolución en alguno de los rasgos de Letizia es evidente. Según algunos expertos consultados por JALEOS, la reina podría haber recurrido a la toxina botulínica, o lo que es lo mismo, al botox. Eso es lo que habría proporcionado al rostro de la reina una piel tersa, sin arrugas de expresión. Además se habría sometido a un lifting sin cirugía con hilos tensores  faciales, que da una mayor proyección de los pómulos. Aunque también puede haberlos potenciado con inyecciones de ácido hialurónico.

Los tratamientos de botox y el lifting sin cirugía con hilos tensores son los tratamientos que mas se realizan hombres y mujeres porque se hacen de forma cómoda, sencilla, ambulatoriamente, con discreción y en unos horas el paciente se puede incorporar a la vida cotidiana. 

Tratamientos periódicos

Lo ideal es repetir la técnica cada seis u ocho meses. Recurriendo a la hemeroteca fotográfica, otro de los momentos en los que quedaron patentes los retoques de la reina fue en abril del pasado año. Ella y Felipe VI se embarcaron en su primer viaje oficial a Japón como reyes de España. Las 12 horas de vuelo, los 10.781 kilómetros de distancia que separan a Madrid de Tokio y unos nuevos tratamientos estéticos se reflejaron en el rostro de la monarca.

[Más información: El agotador viaje de 12 horas a Japón, reflejado en el rostro de Letizia]

La reina Letizia a su llegada a Japón en abril de 2017.

La reina Letizia a su llegada a Japón en abril de 2017. Gtres

El resultado de tanto cuidado es un rostro más redondeado que el que Letizia mostraba años atrás, con una nariz más perfilada, unos pómulos más definidos y una mirada mucho más expresiva debido a las extensiones de pestañas que tanto le gustan.

[Más información: Los otros cinco trucos que utiliza la reina Letizia para 'engañarnos']