La princesa Leonor y su defensora Adriana Martín.

La princesa Leonor y su defensora Adriana Martín.

Casas Reales EN TWITTER

Esta es la republicana que defendió a Leonor: sus 7 consejos para que no pierda la Corona

Adriana Martín, tiene 32 años, es fotógrafa y se declara antimonárquica. No dudo en responder a aquellos que criticaron a la hija de los reyes de España por sus gustos literarios y cinéfilos.

Cristina Rodrigo

Tímida y republicana. Así es como se define Adriana Martín, la tuitera que defendió los gustos cinéfilos y literarios de la princesa Leonor (11 años), mientras el resto del mundo se mofaba de ella. Cuando esta madrileña, de 32 años, escribió su primer mensaje en la red social nunca imaginó la repercusión que iban a tener sus declaraciones. Su móvil se bloqueó debido a las menciones que estaba recibiendo y su cuenta de Twitter aumentó de 2.000 a 7.200 seguidores. "¿Estáis locos? si no he dicho nada. He escrito cosas mucho más inteligentes en el pasado... Sentí un gran desconcierto. Ni siquiera sabía muy bien hacia dónde iba a ir el discurso cuando estaba escribiendo los mensajes", pensó en ese momento según comenta a EL ESPAÑOL. Ahora cada vez que escribe un tuit se lo piensa dos veces antes de publicarlo.

[Más información: Las curiosas aficiones de la princesa Leonor]

De padre abogado y padre profesora, la proeza de esta madrileña licenciada en Física por la Universidad Complutense y fotógrafa de profesión residió en alzar la voz para defender lo que ella entendía como un acoso hacia una niña que estaba siendo atacada por adultos. "En ese momento yo no la vi como un miembro de la familia real, solo como una niña. Hay gente que me ha comparado ese caso con el de Froilán cuando se pegó un tiro en el pie, pero yo creo que no tiene nada que ver. Los que lo comparan no han entendido ni una sola palabra de lo que dije".

[Más información: La republicana que defendió a Leonor: "Vi a adultos acosando a una niña por leer y aluciné"]

Adriana Martín en la redacción de EL ESPAÑOL.

Adriana Martín en la redacción de EL ESPAÑOL. Carmen Suárez

Cuenta que hubo gente que le acusó de formar parte de la maquinaria propagandística de la Casa Real. Sin embargo, a Adriana los reyes le causan estupor. "Me alucina la sucesión de hechos desde que nos levantamos con el rey emérito pidiendo perdón porque se había ido a cazar elefantes con su querida. ¿Pero tienen vergüenza? No les importa nada lo que pasa a este país. Van a lo suyo".

Aunque no es lo que desea, es consciente de que Leonor un día reinará. Para que no cometa los mismos errores que su abuelo y su padre, Adriana tiene una serie de consejos para ella:

1. CONTACTO CON LA GENTE

Para Adriana lo primero que debería hacer la futura reina es recorrer el país y entrar en contacto con las personas. "Pero no que lo recorra como Pedro Sánchez dando la mano a la gente. Me refiero a coger un coche y entrar en contacto directo con el patrimonio de este país y por el camino sentarse a tomar un café y escuchar lo que dice la gente y formarse una opinión sobre el país que va a reinar. Ni siquiera estoy segura de que su padre haya hecho algo así. Un poco como lo que hacen los anglosajones cuando terminan la universidad y se toman un año sabático para viajar con una mochila. Yo sé que no va a coger un interrail, pero tiene que haber un punto intermedio. Sería posible un tipo de solución de compromiso. Me parece fundamental".

La princesa Leonor.

La princesa Leonor. Gtres

2. REFLEXIÓN

El siguiente consejo es que piense. "Que se plantee sinceramente, descartando por un momento lo que le hayan dicho en casa de ser reina por la gracia de Dios que es de lo que va a estos, si este país los necesita". "No sé si los necesitábamos hace 30 o 40 años. No sé si era necesaria la figura de Juan Carlos en la Transición. Esa ya no es mi pregunta. ¿Pero ahora es necesaria la familia real para la estabilidad democrática o para mantener la integridad del Parlamento?.

3. SENSIBILIDAD

Una de las cualidades que para Adriana tiene tener que Leonor es la sensibilidad. "Su padre y mucho menos su abuelo que ha estado más tiempo en la Corona no la han tenido. Juan carlos ha sido insensible en muchas ocasiones. Le recuerdo pidiendo perdón por irse a cazar bichos cuando medio país se estaba cayendo a cachos. En ese momento yo estaba viviendo en Inglaterra y cuando se lo conté a mis amigos no daban crédito".

Juan Carlos I junto a Jeff Rann, director de Rann Safaris.

Juan Carlos I junto a Jeff Rann, director de Rann Safaris.

4. IGUALDAD

Otro de los principios básicos en no creerse mejor que nadie. "Sé que lo ha tenido todo por su condición de princesa y futura reina de España, la mejor educación, pero no por creerse superior a los demás. Siempre me ha dado la impresión de esta gente que se creen que vienen de la pata del Cid, y eso para ellos es estar un par de pasitos por delante de los demás. Es desesperante".

5. NO OSTENTACIÓN

A Adriana Felipe VI le merece muy poco respeto desde que dio su primer discurso de Navidad. "Lo hizo en pleno Palacio Real, con todo ese fausto, esos salones de baile... me sentí insultada. Además en esa época estaba en paro. ¿Pero qué necesidad? ¿Qué necesidad de dirirgirte a tus súbditos como si fueras Napoleón?", comenta. Por eso, espera que Leonor no siga sus pasos y deje atrás la ostentación.

6. EMERGENCIA ENÉRGETICA

"Si no quieres ser reina del maldito desierto del Sahara, que piense que la emergencia energética que hay ahora mismo en el mundo es muy grave. No somos conscientes de lo urgente que es, si queremos mantener nuestro ritmo de vida, invertir y poner a tantos cerebros como sea posible a pensar en alternativas para seguir obteniendo energía".

7. CULTURA

Muy importante es también que no pierda el contacto con la cultura. "Su madre asiste a festivales de música, que ella siga sus pasos". Además le recomienda que siga con la lectura. "Que lea La historia interminable, El hobbit y Los tres mosqueteros que es muy guay".

Letizia y Felipe en un concierto de Jaume Anglada en 2004.

Letizia y Felipe en un concierto de Jaume Anglada en 2004.

Adriana Martín cree en la República. Su abuela materna fue enfermera en el Frente Nacional en Guadalajara y presidenta de las mujeres republicanas al final de la guerra en Alcoy. Ella ha crecido con todas las historias que le trasladó una de las figuras más importantes que ha tenido en su infancia. "Mi abuela también era pianista y nos tocaba el himno republicano cuando éramos pequeños. Es imposible no contagiarte de eso". Ella propone un referéndum para conocer realmente si el "pueblo" quiere o no una monarquía.