Goyo Jiménez ya coincidió con los reyes en el madrileño teatro Galileo.

Goyo Jiménez ya coincidió con los reyes en el madrileño teatro Galileo. Efe

Casas Reales SALIDA PRIVADA

La última escapada de los reyes: monólogos y un paseo por Malasaña

Felipe VI y su esposa disfrutaron este sábado de una noche de risas y paseos nocturnos por Madrid. Como suele ser habitual, fueron los ciudadanos anónimos los que informaron de esta nueva salida privada de los monarcas.

Prácticamente cada fin de semana, los reyes salen de su casa en Zarzuela rumbo al centro de Madrid para disfrutar de su momento de ocio privado. El cine suele ser su destino más frecuente, pero este sábado hicieron una excepción y optaron por disfrutar de una noche de risas en los cines Callao de Madrid, donde presenciaron el nuevo espectáculo de Goyo Jiménez (47 años) titulado Bytheway. La escapada de Felipe (49) y Letizia (44) no habría trascendido de no ser por algunos de los espectadores que en ese momento se encontraban disfrutando del espectáculo del humorista y decidieron compartir la noticia a través de las redes sociales.

Esta vez, al parecer, no hubo selfie como ya ocurrió en 2015 con el propio Jiménez, que no desaprovechó la ocasión de fotografiarse con los monarcas durante la entrega del premio FameLab al mejor monólogo sobre ciencia. En aquella ocasión únicamente estaba prevista la asistencia de la reina consorte, pero al final Felipe VI decidió acompañarla y el humorista, encargado de ejercer de maestro de ceremonias, no dudó en inmortalizar el momento.

[Lea aquí: El certamen de monólogos científicos que flipa a la reina Letizia]

Que no iba a darme una colleja, sólo saludaba @FECYT_Ciencia #Famelab2015 #Cienciaparatodos

Una publicación compartida de Goyaceo (@goyojimenez) el 15 de May de 2015 a la(s) 1:56 PDT

Pero la actuación de Jiménez este sábado no fue el único plan del que disfrutaron los reyes, pues posteriormente emprendieron un largo paseo por las calles de Madrid, concretamente por la zona de Malasaña, muy frecuentada los fines de semana y, por lo tanto, llena de gente. Evidentemente, algunos de los viandantes se percataron de la real presencia y dieron buena cuenta de ello en las redes sociales, algo de lo que los propios monarcas eran muy conscientes que podía ocurrir.

No en vano, en los últimos tiempos se han dejado ver a menudo en sus salidas privadas, lo que ha contribuido a construir, en el imaginario colectivo, una imagen más positiva de la Familia Real.