Algunos de los invitados al enlace: Chenoa, los Morancos, los Gemeliers y Pitingo

Algunos de los invitados al enlace: Chenoa, los Morancos, los Gemeliers y Pitingo

Corazón CUMBRE DE VIPS EN ANDALUCÍA

El exclusivo bodón del hijo del Turronero: lluvia de estrellas para amenizar el convite

Bertín Osborne, Pitingo, Los del Río y los Morancos fueron algunos de los que actuaron este sábado en la ya denominada boda del año en Andalucía.

Este sábado tenía lugar una de las bodas más asombrosas jamás vistas. Y no, no nos referimos a la de Leo Messi y Antonella Roccuzzo. Esta no tenía lugar en Rosario (Argentina), sino en Andalucía. Entre Cádiz y Sevilla. Ceremonia religiosa en Ubrique y celebración en Dos Hermanas. Un total de 100 kilómetros de distancia que tuvieron que recorrer los invitados pero que a buen seguro les mereció la pena.

Para ponerles en situación, imagínense una boda con varios centenares de personas y cuando llega el momento de amenizar el convite sale a escena Bertín Osborne a cantar a los novios. Luego Arévalo a acompañarle. Después Pintingo, Los Morancos, Siempre A y hasta Los del Rio. Farruquito andaba por allí, al igual que David de María, India Martínez, Juan Peña, Los Gemeliers, Chenoa… Un sinfín de artistas y caras conocidas. Por estar, aunque no subieron al escenario, estaban Mario Conde, Elena Furiase y hasta los componentes del programa deportivo El Chiringuito (Josep Pedrerol, Cristobal Soria, Quim Domenech, Edu Aguirre, Juanfe Sanz Perez). No faltó nadie. Ni siquiera Ismael Beiro, el ganador de la primera edición de ‘Gran Hermano’.

¿Y quién se casaba para congregar a tan extraordinaria lista de invitados? Pues José Luis López Mariscal, el hijo del empresario José Luis López Fernández, una de las principales fortunas andaluzas. ¿Que no les suena? ¿Y si les decimos que se le conoce como ‘el Turronero’? Tal vez ya les suene y lo relacionen con la ‘operación Karlos’, por el que María José Campanario y su madre, Remedios Torres, se sentaron en el banquillo de los acusados. Pues no se equivocan, el Turronero es aquel empresario amigo del clan Janeiro que fue condenado por ejercer de intermediario entre la mujer de Jesulín de Ubrique y el expolicia Carlos Carretero, el cerebro de la trama.

Nada como una boda para revivir lo sublime del amor verdadero... Te amo @bertinosborne que te arrancas a bailar si #LosDelRio cantan!!! 💏💕💕

Una publicación compartida de Fabiola de Osborne (@fabiolaosborne_) el 1 de Jul de 2017 a la(s) 12:36 PDT

Pero los Janeiro no eran sus únicos amigos conocidos, como podemos ver. Este sábado se casaba su hijo con su novia, Rocío, y se ha convertido en el acto social del año en Andalucía y en uno de los más importantes de España sin duda. La ceremonia tenía lugar en Ubrique (Cádiz), de donde es el empresario. Tras darse el ‘sí, quiero’, el ya matrimonio y los cientos de invitados se desplazaron hasta Dos Hermanas (Sevilla) para disfrutar del fiestón en Hacienda San Miguel de Montelirio, donde se montó un escenario para las actuaciones programadas y las que surgieron en el momento.

“Se casa el hijo de un empresario al que queremos muchos artistas por su gran corazón. Organiza muchas fiestas y da trabajo a muchos de nosotros. También organiza muchas labores para los más necesitados a la que acudimos los artistas”, decía uno de los invitados en su red social cuando le preguntaban quiénes eran los protagonistas del bodorrio.

José Luis López 'el Turronero' junto a su hija Maria del Carmen el día de su boda (20011)

José Luis López 'el Turronero' junto a su hija Maria del Carmen el día de su boda (20011)

Condenado por varios asuntos

Al margen de la operación Karlos, José Luis López ‘el Turronero’ tiene otras condenas. A principio de año la Audiencia de Cádiz le condenaba a dos años de prisión por un delito contra la Hacienda Pública enmarcada en la denominada ‘operación Lobo’, en la que la Agencia Tributaria desarticuló una red de empresas que defraudaron al fisco unos 10 millones de euros entre 2004 y 2005.

A esto hay que sumar otro asunto pendiente con la Justicia, el que le sentó en el banquillo de los acusados junto al exalcalde de Jerez, Pedro Pacheco, por el caso de la estación de autobuses. El turronero fue condenado a año y medio de prisión al beneficiarse de la venta fraudulenta de la antigua estación de autobuses de la ciudad. Además, tiene pendiente una causa en el Juzgado de Instrucción número 2 de Totana (Murcia) por delito contra la Hacienda Pública.