Sin ninguna duda, el pescado a la parrilla es uno de los platos más deliciosos para disfrutar en casa. No obstante, aunque es muy sencillo de elaborar, nos puede crear problemas a la hora de cocinarlo porque se suele quedar pegado a la parrilla. Se quema la piel, el filete se desmenuza y ocurre cada vez que hacemos parrillada de pescado. ¿Por qué?

Puesto que sabemos que ya has pasado por esto alguna vez, te mostramos unos consejos para evitar que el pescado se pegue a la parrilla. Se acabó el pescado desmigado, descubre cómo hacerlo sin problemas. ¡Comenzamos!

Qué hacer para que no se pegue el pescado en la parrilla

Si quieres saber por qué se pega el pescado en la parrilla o en la plancha cuando crees que lo estás haciendo bien, es debido a diversas causas. Por eso, es fundamental tener en cuenta los siguientes factores para evitar que el pescado a la parrilla acabe destrozado. ¡Toma nota!

1. Elige una buena parrilla para pescado

La mayoría de las ocasiones, el motivo principal por el que se pega el pescado a la parrilla es porque este no es fresco, o bien porque sus características no son adecuadas para hacer una parrillada de pescado.

Por lo tanto, y puesto que la herramienta principal para hacer este plato es la plancha o parrilla, es necesario escogerla bien y mantenerla en perfecto estado. A la hora de comprarla, ten en cuenta que sean con superficie antiadherente o de cerámica, ya que disminuyen de forma considerable la probabilidad de que el pescado u otros alimentos se peguen a su superficie.

Revisa las planchas o sartenes cada cierto tiempo para asegurarte de que están en buen estado, y recuerda que estos artículos de cocina tienden a perder sus cualidades con el uso y los malos cuidados. Además, un buen cuidado es fundamental para el mantenimiento de una buena parrilla y obtener una exquisita parrillada de pescado.

2. Calienta muy bien la parrilla para pescado

Aunque al principio pueda parecer que causa el efecto contrario, la plancha bien caliente ayuda a que absorba mucho menos aceite y se selle casi de inmediato. El resultado será una pieza bien cocinada y firme que podrás manipular de manera sencilla.

Para ello, solo debes asegurarte muy bien de que la parrilla para pescado donde cocines tenga una buena temperatura antes de colocar el filete encima. Del mismo modo, comprueba que no haya rastros de aceite quemado o un exceso de aceite o grasa, pues podría introducirse dentro del pescado y humedecerlo en exceso provocando así que se desmigaje.

3. Añade un poco de harina o sal

Ambos ingredientes son excelentes para evitar que el pescado a la parrilla acabe pegado a la vez que añadimos un toque único y delicioso al plato.

En el caso de la sal, funciona añadiendo una cantidad generosa, pero no excesiva, de sal gruesa al pescado antes de colocarlo encima de la parrilla. Esto origina una especie de película protectora alrededor de la carne del pescado y evita que se pegue.

Por otro lado, la harina se encarga de reducir la absorción de aceite del pescado en caso de cocinarlo a la plancha. Además, le aporta un toque crujiente, por eso puedes hacerlo también con tu parrillada de pescado. Solo tienes que secar muy bien la pieza de pescado y pasarlo por harina, sacudiendo el exceso antes de ponerlo en la parrilla. Aunque no es necesario utilizar huevo o pan rallado, puedes enharinarlo primero y pasarlo luego por huevo batido y de nuevo por harina o pan rallado para un resultado más crujiente.

4. Utiliza muy poco aceite

Recuerda que, como dijimos antes, una de las principales causas por las que el pescado a la parrilla se quedaba pegado era por absorber demasiado aceite. Por eso es importante no utilizar demasiado aceite o mantequilla antes de cocinarlo.

Lo mas recomendable es verter unas gotas sobre la superficie de la parrilla para pescado o del propio pescado y, con ayuda de una brocha o papel de cocina, expandirlas por toda la superficie antes de colocar la pieza de pescado. Más tarde puedes añadir un poco más si lo deseas.

5. Seca muy bien el pescado

Como hemos dicho, y aunque parezca una contrariedad, la humedad es enemiga del pescado, al menos a la hora de hacer una parrillada de pescado. Por este motivo, es indispensable secarlo muy bien antes de guisarlo.

En caso de que el pescado venga congelado, debes descongelarlo por completo antes de cocinarlo y, justo antes de colocarlo al fuego, absorber el exceso de líquido ayudándote con una servilleta de cocina o un paño.

Si por el contrario el pescado está fresco, solo tienes que secar la pieza antes de ponerla al fuego con la ayuda de un paño de cocina o una servilleta. En cualquier caso, lo importante es que no quede nada de agua para que no se peque a la parrilla para pescado.

Ahora que ya sabes cómo hacer que tu parrillada de pescado quede perfecta, quizás te interesen estos consejos para conservar tu parrilla o plancha en perfectas condiciones y evites que se acabe pegando:

  • Para alargar la vida útil de la plancha o parrilla, evita emplear utensilios de metal sobre su superficie o se acabará rallando más temprano que tarde.

  • No restriegues con la parte que ralla del estropajo el fondo de la parrilla o plancha a la hora de lavarlas, esto también rallará la superficie y el pescado a la parrilla, así como otros alimentos, se pegarán cada vez con más facilidad.

  • Evita guardar estos utensilios apilados o se dañará la superficie antiadherente.

También te puede interesar...