El café es de las bebidas más consumidas y preferidas por los españoles. Casi la mitad de la población consume café diariamente y, el porcentaje es aún mayor si consideramos su versión sin cafeína.

La cafetera italiana es un clásico en muchas cocinas españolas porque el café sale más rápido y delicioso. Este tipo de cafeteras filtran el agua por un embudo desde una cámara inferior, que luego pasa a través de los posos de café hasta que el café terminado está listo para verterse desde la cámara superior de la cafetera.

Los aceites del café eventualmente cubren el interior de las cámaras, sazonándolo para que el café no tenga un sabor metálico. Si no has usado la cafetera en un tiempo, estos aceites desarrollan un sabor rancio y la cafetera necesitará una limpieza a fondo, por eso el mantenimiento y limpieza de cafeteras cobra gran importancia en este punto.

Limpieza básica

Desmonta las cámaras superior e inferior de la cafetera. Quita el filtro del embudo y la placa del filtro y la junta del interior de las cámaras superior e inferior.

Mezcla una parte de bicarbonato de sodio con dos partes de agua. La solución debe ser líquida, no una pasta. El bicarbonato de sodio elimina la acumulación de aceite dentro de la cafetera, pero es lo suficientemente abrasivo para no rayar o agujerear el metal.

Frota el interior de las cámaras y el filtro extraíble con la solución de bicarbonato de sodio, usando una esponja suave para limpiar. Usa un cepillo de botella estrecho para limpiar el interior del embudo. Enjuaga la cafetera italiana con agua limpia. Deja que se seque al aire completamente antes de volver a montarlo.

Consejo

Prepara agua clara en la cafetera una o dos veces antes de hacer el café para asegurar que todos los residuos de limpieza se eliminen. Guarda la cafetera desmontada para evitar olores rancios, y así la humedad no se acumula en el interior y causa cal o daños.

Limpieza antes del primer uso

Es una buena idea bautizar a la cafetera italiana antes de preparar la primera taza. Lava todas las partes de tu cafetera de acero inoxidable o aluminio con agua caliente.
Después de esto, deberías usar cualquier grano viejo para preparar una taza de café y tirar el café. Los aceites de café sellarán el aluminio y evitarán que el sabor metálico se filtre en el café.

Limpiando regularmente tu cafetera

Es 100% una buena idea limpiar una cafetera italiana después de cada uso. Hay un rumor de que los aceites de café que sobran de tu bebida realzan el sabor. Sin embargo, siempre habrá una capa de óxido de aluminio en presencia de oxígeno y esto evitará la corrosión y la persistencia de cualquier sabor jabonoso. Debes usar jabón para limpiar la superficie del metal para evitar cualquier residuo de aceite de café viejo y rancio.

Evita los productos de limpieza fuertes, comerciales o concentrados. Todo lo que necesitas es un simple jabón para platos para desengrasar la cafetera y deshacerte de los restos.

Desmonta tu cafetera y enjabona adecuadamente y limpia todas las piezas. Retira el filtro y limpia la parte inferior porque los posos de café pueden quedar atrapados debajo. Una vez limpia y enjuagada, asegúrate de usar una toalla limpia para secar a mano cada pieza. Cuando el agua se deja en la superficie del metal causará corrosión a largo plazo.

Eliminación de la cal

Esto sólo se aplicará a aquellos que vivan en una zona con aguas con bastante cal. Esto se debe a que el agua tiene un alto contenido mineral y, como resultado, puede causar daños o bloqueo de la cafetera. La mayoría de las veces el agua con cal es causada por la piedra caliza que deposita carbonatos de calcio y magnesio, bicarbonatos y sulfatos en el agua cuando se filtra.

La mejor solución para limpiar y descalcificar tu cafetera es con vinagre. El vinagre blanco funciona mejor porque limpia, desinfecta y elimina cualquier acumulación de minerales de forma natural sin dejar ningún tipo de químicos u olores.
Para los lugares a los que puedes llegar con una toalla enjuaga y limpia tu cafetera con vinagre. Después, enjuágala con agua y vuelve a secarla.

Para limpiar el interior del caño de la cafetera debes usar una mezcla de una parte de vinagre por dos partes de agua y preparar la bebida como lo harías normalmente, pero sin los posos del café. Deja que la mezcla hierva y pase por el embudo. Repite esto hasta que sientas que tu cafetera ha sido completamente limpiada y descalcificada.

Cómo limpiar una cafetera italiana quemada

Si has dejado la cafetera sobre la vitrocerámica por mucho tiempo o te has olvidado del café, o incluso se trata de una cafetera antigua, puedes quedarte con el café quemado dentro de la cafetera y con el mango derretido. Para eliminar cualquier residuo de café quemado de tu cafetera tendrás que usar vinagre de nuevo.

Primero debes remojar tu cafetera en una mezcla de una parte de vinagre y dos partes de agua durante un día entero. Después, enjuaga y frota tu cafetera con una esponja o paño suave. No uses metal porque elimina la capa de óxido de aluminio de la superficie de la cafetera. Una vez que todos los residuos sean removidos, puedes usar la mezcla de vinagre para limpiar el interior de la cafetera.

Haznos saber si estos pasos funcionaron y compártelo con cualquiera de tus amigos que creas que pueden quemar su café. Esperamos que te quede una cafetera italiana limpia. Con estos consejos ya podrás usar durante mucho tiempo la cafetería italiana ya que la tendrás en perfecto estado.

También te puede interesar...