Ya ha comenzado la temporada de coliflor en España (de noviembre a abril) y según la Fundación Española de la Nutrición, la coliflor destaca por su alto contenido en agua (89%), minerales (potasio, calcio y magnesio), vitamina C y fibra, por lo que ya podemos disfrutar de todos los beneficios de sus propiedades nutricionales

Si bien es cierto que la coliflor no es de las verduras preferidas por los niños, es muy nutritiva y ofrece increíbles aportes a nuestro organismo. Además, todo depende de la forma de cocinarla, pudiendo utilizarla como protagonista de deliciosos y variados platos o como acompañamiento de carnes o pescado. 

Este vegetal tiene un bajo aporte calórico, además de ser una gran fuente de fibra, así que es ideal para mantener una alimentación sana y equilibrada. Lo ideal es comerla fresca, aunque congelarla también es una buena alternativa para conservarla más tiempo. ¡Descubre cómo hacerlo!

Cómo congelar coliflor paso a paso

Existen distintas formas de congelar las verduras, pues cada una es diferente y necesita procesos específicos para poder preservarlas. En este artículo te contamos cómo conservar coliflor cocida y cruda, para que lo hagas según tus gustos y los usos posteriores que quieras darle.

Sin embargo, antes de pasar a explicarte cómo congelar la coliflor, debes saber que la finalidad de esta técnica es conservar las propiedades y beneficios de esta verdura durante el máximo tiempo posible. La razón es que las verduras pierden enseguida sus particularidades, así que toma nota de los siguientes pasos para congelar coliflor hervida:

  1. Lo primero que debes hacer es proceder a lavar muy bien la coliflor.

  2. Después, prepara un recipiente con agua fría y un poco vinagre o sal.

  3. Sumerge la coliflor en ese envase y déjala reposar durante 5 minutos más o menos.

  4. Pasado ese tiempo, retírala y lávala debajo del grifo con abundante agua fría.

  5. A continuación, elimina las hojas y corta las flores de esta verdura del tamaño deseado.

  6. Es el turno de blanquear la coliflor. Para ello, pon agua a hervir en un cazo y agrega un poco de sal y zumo de limón para mantener el color de la verdura inalterable.

  7. Cuando el agua rompa a hervir, introduce la coliflor y deja que se cocine durante 3 minutos.

  8. Retírala a un bol con agua y cubitos de hielo para detener la cocción enseguida.

  9. Una vez fría, cuela la coliflor cocida y sécala con papel absorbente para eliminar el exceso de humedad antes de congelarla.

  10. Para terminar, introduce la coliflor en bolsas de congelación o un envase hermético e intenta introducirla en el congelador de manera que no quede sus flores muy apelmazadas.

Bolsas de congelación

Siguiendo estas recomendaciones, podrás disfrutar de los beneficios de la coliflor hasta un año después de congelarla. No obstante, siempre se recomienda ingerir las verduras frescas, de modo que intenta consumirla lo antes posible.

A la hora de utilizar la coliflor cocida, puedes cocerla sin tener que descongelarla antes. Por eso es mejor congelarla en porciones, así no tendrás problemas para descongelar las flores de coliflor.

Cómo congelar coliflor cruda

Si bien es cierto que puedes congelar la coliflor tal cual sin cocer ni blanquear y seguirá siendo apta para consumir, tendrás un inconveniente. Y es que si la coliflor no se cuece un poco antes de introducirla en el congelador, podría perder su textura, parte de sus nutrientes y, por supuesto, también su color. Incluso el sabor tampoco será el mismo cuando la cocines.

El secreto reside en que blanquear la coliflor ralentiza el avance de las enzimas, que son las causantes del deterioro de las verduras. Asimismo, congelar la coliflor hervida permitirá que mantenga sus propiedades, pues son muchas y muy beneficiosas como para prescindir de ellas.

Sin embargo, si aun así deseas congelarla cruda, solo debes cortarla, lavarla, secarla bien e introducirla en bolsas o recipientes adecuados para su conservación.

Cómo congelar coliflor cocida

En el caso de que hagas una receta con coliflor hervida y te sobre, puedes guardarla en el congelador o en la nevera si vas a consumirla pronto. Dentro del frigorífico se mantendrá entre 5 y 7 días, pero congelada se mantendrán intactas sus propiedades y todos los beneficios de la coliflor por más tiempo.

Es importante considerar que ese tiempo puede variar en función de lo fresca que esté la coliflor, así que intenta buscar siempre las que tengan una textura más firme y con colores brillantes. Por otro lado, si quieres conservar de forma correcta la coliflor cocida, guárdala en un recipiente hermético.

También puedes rociarla con un poco de zumo de limón para que no se ponga amarilla ya que, cuanto más tiempo permanezca en el frigorífico, peor será su textura y no tendrá el mismo sabor al consumirla.

Propiedades y beneficios de la coliflor

Para terminar este post, no queríamos dejar de mencionar todas las propiedades y beneficios de la coliflor después de decir varias veces lo saludable que es para nuestro organismo. Y es que resulta que esta verdura cuenta con una gran cantidad de nutrientes, razón por la cual merece la pena, y mucho, comerla fresca.

Después de descubrir todas las bondades de la coliflor hervida no podrás dejar de introducirla en tus elaboraciones, así que presta atención a las propiedades más destacadas de la coliflor:

  • Su contenido en agua es bastante alto, alrededor del 90%, convirtiéndose en uno de los alimentos con menor aporte calórico así como de hidratos de carbono.

  • Es también una excelente fuente de fibra, por lo que nos ayuda a regular y facilitar la digestión.

  • Por otra parte, es una de las verduras con más contenido en calcio, y también cuenta con elevadas cantidades de azufre y hierro.

  • Aporta mucha vitamina C al organismo, por lo que está especialmente indicada para prevenir determinadas enfermedades y mantener en buenas condiciones nuestro sistema inmunitario.

  • Por último, pero no menos importante, es un magnífico antioxidante y diurético.

También te puede interesar...