En España, no es raro encontrar en todos los armarios alguna prenda que, por su tejido delicado, nos da miedo lavarla en casa. No obstante, si sabemos cómo hacerlo para no estropearla, no pasará nada si lo hacemos nosotros mismos. ¿Quieres aprender a limpiar un abrigo de lana de forma correcta? ¡Sigue leyendo!

Si tienes un abrigo de lana en el armario y quieres volver a utilizarlo pero huele a humedad, o tu abrigo se ha manchado, no será necesario que lo lleves a la tintorería. Descubre cómo limpiar un abrigo de lana de hombre o de mujer paso a paso.

Lavar a mano un abrigo de lana de mujer o de hombre

Aunque la ropa de lana parece difícil de lavar en casa por su delicadeza, en realidad, no lo es tanto. Pero sí es cierto que debes tener mucho cuidado al hacerlo, porque en realidad es un tejido muy delicado.

Así que, lo primero que debes hacer antes de lavar un abrigo de lana de hombre o de mujer, es consultar la etiqueta. De este modo, te asegurarás de cuál es su composición y comprobarás cuáles son las indicaciones recomendadas por el fabricante para su limpieza y mantenimiento.

Ten en cuenta que si haces caso a estas recomendaciones, tendrás tu abrigo de lana perfecto durante muchos años. Por eso, debes elegir la opción de lavado que se especifique en la etiqueta. A veces, solo nos indica una sola forma de lavado por su alto porcentaje de lana, pero si nos permite más formas, te mostramos cómo hacerlo para no dañar el tejido.

Antes de ponerte manos a la obra, debes preparar lo siguiente:

  • Agua fría
  • Detergente especial para lana
  • Una toalla grande
  • Un cepillo para ropa

Pasos para limpiar un abrigo de lana:

  1. Si has decidido lavar tu abrigo de lana de hombre o mujer a mano, lo primero que debes hacer es llenar un barreño grande o la bañera con agua fría y añadir un poco de detergente especial para lana.

  2. Es muy importante que utilices agua fría, o un poco tibia, pero nunca uses agua caliente para limpiar un abrigo de lana, ya que este tejido encoge con las altas temperaturas. Emplea solo la cantidad de detergente indicada en la etiqueta, así no dañarás el tejido.

  3. Cuanto tengas el agua preparada, sumerge el abrigo varias veces unos cuantos segundos para que el agua jabonosa penetre bien por todo el abrigo. Déjalo en remojo durante 5 minutos más o menos y enjuaga el abrigo con abundante agua fría varias veces hasta que elimines todo el detergente.

  4. Para escurrir el agua después de limpiar un abrigo de lana, no lo estrujes. Mejor aprieta con ambas manos hasta que saques el máximo de agua posible.

  5. Después, enróllalo en la toalla procurando que quede lo más liso posible para que no se arrugue, pues a este tejido se le marcan las arrugas y dobleces con mucha facilidad. Una vez que la toalla haya absorbido todo el agua posible, extiende el abrigo en una superficie plana encima de otra toalla seca y deja que vaya secándose poco a poco.

  6. Por último, dale la vuelta cada 30 minutos para que se seque bien por ambos lados y asegurarte de que no queden marcas ni arrugas.

Limpiar un abrigo de lana en la lavadora

Si en la etiqueta de tu abrigo de lana de mujer o de hombre se especifica que puede lavarse en la lavadora, puedes hacerlo. Eso sí, siempre y cuando tu lavadora cuente con un programa específico para lana o prendas delicadas. Asegúrate además de que dicho programa lava con agua fría para evitar que la prenda encoja.

Por otro lado, si tu abrigo de lana de hombre o mujer lleva broches o un cinturón, te recomendamos que los quites antes de introducirlo en la lavadora. Abrocha también todos los botones y cierra las cremalleras, evitando así que alguna pieza pueda engancharse en la lavadora y el abrigo acabe dañado.

Otra forma segura de limpiar un abrigo de lana en la lavadora, es ponerlo en una bolsa especial para lavado a máquina. Así evitarás posibles daños ocasionados por los movimientos bruscos de la lavadora.

En esta ocasión, también te recomendamos que uses un detergente especial para lana. Y en cuanto termine la lavadora, saca el abrigo para que no se arrugue y extiéndelo sobre una superficie plana envuelto en una toalla seca, como indicamos en el apartado anterior.

También puedes lavar solo las zonas del abrigo de lana que estén manchadas, así no tendrás que lavarlo entero para evitar desgastar el tejido de forma prematura. Para ello, sigue las mismas recomendaciones que para el lavado a mano, pero sumerge solo la parte sucia.

También puedes mojar la zona afectada con el abrigo sobre una toalla hasta que quede bien empapada. Cuando termines, enjuaga solo ese trozo debajo del grifo con agua fría.

Forma correcta de secar un abrigo de lana

Tan importante es saber limpiar un abrigo de lana de forma correcta, como secarlo bien para no estropearlo. Como hemos comentado, la lana encoje a altas temperaturas, por ello nunca debes usar secadora, ni cualquier otra fuente de calor, para eliminar la humedad de esta prenda.

Lo ideal es dejar que se vaya secando solo, como hemos explicado antes. Extiende tu abrigo de lana de mujer o de hombre sobre una toalla en una superficie amplia y lisa y, para que este proceso sea más rápido, puedes abrir las ventanas.

Tampoco seques tu abrigo de lana colgado de una percha ni en un tendedero, pues de lo contrario se quedarán marcas y arrugas en la tela. Incluso podría llegar a deformarse. Y para terminar, utiliza un cepillo específico para ropa y dejarás tu abrigo de lana como nuevo.

También te puede interesar...